Ucrania: ¿fracasó el ecumenismo?

ACNmarzo 12, 2022
  • Todo derivado de haber perseguido una falsa idea de ecumenismo, poniendo en un segundo plano el significado de la Iglesia y el primado de Pedro.

 

La Santa Sede “está lista para hacer cualquier cosa por la paz”, dijo el Papa Francisco el pasado domingo, poniéndose a disposición de los líderes rusos y ucranianos. Pero esta voluntad tiene que lidiar con el bochorno mostrado desde el estallido de la crisis ucraniana, que corre el riesgo de romper el diálogo ecuménico con el patriarcado ortodoxo de Moscú en el que este pontificado ha invertido sin reservas, sacrificando incluso a la Iglesia greco- católica de ucrania. Pero ahora que el patriarca Kirill, protagonista de un histórico encuentro con el Papa Francisco en 2016 con un bis previsto para el próximo verano, apoya abiertamente la acción militar del presidente ruso Putin, la Santa Sede se encuentra paralizada, en un callejón sin salida: o el ecuménico se salta el proceso con Kirill o se desintegra la credibilidad del Vaticano como autoridad moral promotora de la paz.

¿Tienen razón el cardenal Hollerich o el patriarca Kirill sobre la doctrina de la homosexualidad y sus consecuencias para Europa? ¿Y qué hay de la diferencia sobre la doctrina de la guerra entre el Papa, que modificó un artículo del Catecismo, y el patriarca que justifica la guerra en curso con razones ‘metafísicas’? Un contraste sensacional. Kirill tiene razón en el lado doctrinal y dijo lo que también debería decir Francisco; pero en la casa católica se ha perdido la capacidad de pensar en la guerra. Donde, por otro lado, el patriarca se equivoca es en justificarlo como un medio para restaurar el orden moral en Europa. Jesús llamó a la humanidad a la conversión, pero no con las armas.

Así, la irrelevancia de las Iglesias europeas, católicas y no católicas, brilla sobre la crisis ucraniana,  pues, desde el final del Concilio Vaticano II, a pesar de las numerosas declaraciones comunes entre católicos y ortodoxos, no se ha logrado la unidad. Queríamos perseguir el objetivo de la unión con la Iglesia católica de todas las Iglesias ortodoxas juntas, y en cambio sucedió que, ahora una, ahora la otra, se han retirado del diálogo. Demasiado rápido, en el documento de Balamand -la localidad del Líbano donde católicos y ortodoxos se prepararon y lo firmaron en 1998- se definió un “método del pasado”, el de crear la unidad con Roma de una sola Iglesia oriental o parte de ella .

Después de 1054, no todos los cristianos orientales, griegos y esclavos, se separaron de Roma; de hecho, sucedió que algunas comunidades importantes de esos pueblos y naciones, en lugar de permitir que toda una Iglesia local, como la de Kiev, la de Antioquía o la de Alejandría, permaneciera separada de la única Iglesia católica y apostólica profesa en el Credo , prefirieron volver en comunión con Roma, aunque esto les provocara dolorosas divisiones. Incluso hoy, por tanto, la existencia en la Iglesia católica de Iglesias orientales particulares junto con las Iglesias latinas, ambrosianas, etc., demuestra que ser católico no está en antítesis con ser oriental: es decir, que la diversidad de las Iglesias locales puede coexistir con la unidad de la Iglesia universal, sino que esa unidad se configura precisamente en ya través de la diversidad. Las Iglesias orientales católicas, en efecto, manteniendo la tradición del Oriente cristiano, reconocen en el obispo de Roma el principio visible de la unidad de la Iglesia (cf.  Lumen gentium  , 23). También por eso el Concilio los invitó a trabajar en la obra ecuménica con la ortodoxia (cf.  Orientalium Ecclesiarum, 24-29). La más grande es la ucraniana -llamada despectivamente ‘Uniate’ porque estaba unida a Roma- que sufrió y derramó sangre bajo el comunismo soviético, precisamente para permanecer fiel al Papa.

Por otro lado, los católicos han permitido que los ortodoxos ignoren  el “criterio” de comunión plena y visible que es el primado petrino. Además, los ortodoxos, en fases alternas, se oponen y excomulgan, porque no se reveló que el patriarca de Constantinopla deba ocupar el lugar del papa en su asamblea. Independientemente de las razones históricas, la separación de Roma ha llevado a los ortodoxos a una idea diferente de la Iglesia, aunque todavía es componible, si se quiere, con la católica. Creen que debe producirse una unión corporativa de todas las Iglesias con una Iglesia ya existente, reconocida por todos como la Iglesia de Cristo.

Sin embargo, dado que cada Iglesia es un todo orgánico y los elementos comunes no se conciben del mismo modo, ya que están íntimamente ligados a la profesión de fe de cada Iglesia, por ellos no se puede acceder a los sacramentos, en particular al bautismo ya la Eucaristía, si antes no se profesa la misma fe que la Iglesia ortodoxa. Por ejemplo, la llamada intercomunión, defendida por los ecumenistas católicos, es vista como una forma de proselitismo. Así que los rusos y griegos volvieron a renombrar a los católicos que entraban en ellos ya celebrar de nuevos los matrimonios de parejas católico-ortodoxas.

Ahora bien, en el ecumenismo, los elementos humanos deben ser considerados : se dialoga con las jerarquías que son una “organización de poder” con la necesidad innata de perpetuarse; es una dinámica intrínseca contraria a la reunificación. No hablemos de que las jerarquías o todoxas son organizaciones que no gozan de mucho crédito en la base -las rusas vienen de la era soviética- por el pasado, sino también por el presente, porque son partidarias del renovado autoritarismo del estado. Por tanto, siempre se opondrán a una Iglesia transnacional unida, del mismo modo que se oponen al surgimiento de nuevas iglesias autocéfalas independientes.

¡Más fracaso ecuménico que éste!Pero en el Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos son impotentes. Se suele decir que no hay grandes diferencias entre el catolicismo y la ortodoxia. En realidad, observando de cerca, se puede decir que todo es parecido ya la vez todo es diferente entre estos dos ‘cristianismos’, comenzando por la diferente denominación y terminando por la desproporción numérica: mil millones y más fieles el primero, más de doscientos millones el segundo. Pero la principal diferencia está en el hecho de que, para los católicos, la Iglesia, compuesta por Iglesias particulares encabezadas por obispos, es un cuerpo único y universal con un principio visible de unidad, el Obispo de Roma, que es la Iglesia madre y cabeza de todas las iglesias particulares. El Papa tiene el ministerio de pastor supremo, es decir,

Por tanto, la Santa Sede Romana constituye el centro de unidad y comunión de la Iglesia. En cambio, para los ortodoxos las Iglesias locales son en gran medida autocéfalas y autónomas con sus patriarcas, metropolitanos y obispos; en consecuencia, el Papa es considerado solo el primer obispo de la cristiandad; no es el sucesor de Pedro, porque no habría recibido ningún primado del Señor; por lo tanto, Roma sería el ‘primer asiento’ solo por razones históricas y políticas.

A pesar de esta diferencia básica,  la Iglesia Católica cree que las Iglesias Ortodoxas tienen un bautismo válido y por lo tanto están incorporados a Cristo y están en cierta comunión con ella, debido a los muchos elementos de la única Iglesia de Cristo que se han conservado en ellas. (Sagrada Escritura, sacramentos, santos, etc.) (cf.  Unitatis redintegratio  , 23). Por tanto, de aquellas comunidades, aunque separadas y por tanto no en plena comunión, el Espíritu se sirve de ellas para empujar hacia la plenitud que existe en la Iglesia católica, “instrumento universal de salvación” (cf.  Lumen gentium  , 48) que siempre ha conservado la unidad encomendada al colegio apostólico unido a Pedro.

Por lo tanto, el movimiento ecuménico de hoy  no es sólo una realidad compleja sino confusa; es cierto que todas las confesiones cristianas se refieren a Jesucristo, pero todavía no hay acuerdo sobre “lo que es de Cristo”: la Escritura, los sacramentos… (cf. Discurso de Juan Pablo II en Colonia en 1980). El drama de la división eclesial y el problema ecuménico no pueden resolverse ocultando que en el origen está el pecado. Por tanto, la obra de la teología católica puede entenderse como una ayuda para resolver las “diferencias reales que surgen a la fe” y que “obstaculizan la plena comunión de los cristianos entre sí” (  Ut unum sint  , 39 y 36).

En realidad sigue siendo válida la observación de von Balthasar de  que en el diálogo ecuménico “el interlocutor de la Iglesia Católica nunca puede ser ‘uno’ sino solo fragmentado: E incluso dentro del mundo ortodoxo, si obispos o ministros individuales entran en diálogo con Roma, ninguno de ellos ellos es capaz de hablar duro incluso por su Iglesia autocéfala” (  Pequeña guía para cristianos  , Milán 1986, p. 100).

En 1980, Juan Pablo II proclamó a Cirilo y Metodio patronos de Europa, había señalado la solución al conflicto entre ortodoxos y católicos: volver, como los primeros discípulos de Cristo, ir en misión de dos en dos, reanudando la evangelización del continente europeo : esto iría resolviendo poco a poco las disputas doctrinales y canónicas. Sin embargo, el papa y los obispos se dejan llevar por el nuevo lema de la “Iglesia sinodal”, embrujada por la estructura sinodal ortodoxa, que consiste en un concilio llamado “santo sínodo” en torno al patriarca, integrado por eclesiásticos y laicos que lo eligen y que de hecho le condiciona el poder. Así, al fracaso del ecumenismo añadiríamos la deconstrucción ‘sinodal’ de la Iglesia católica, que lleva directamente a limitar el primado del Papa en la Iglesia universal y del obispo en la Iglesia particular, ambas instituciones divinas.

 

Por monseñor NICOLA BUX.

12 de marzo de 2022.

lanuovabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *