Las mujeres no pueden alcanzar el “potencial completo dado por Dios” sin el aborto: Biden

ACNmarzo 9, 2022

El presidente Joe Biden marcó el Día Internacional de la Mujer el martes al sugerir que las mujeres no pueden “vivir a la altura de todo el potencial que Dios les ha dado” sin el aborto a pedido.

“Toda persona merece la oportunidad de vivir a la altura de su potencial dado por Dios, sin importar el género u otros factores”, decía la declaración de Biden reconociendo el día festivo. “Sin embargo, con demasiada frecuencia, en demasiados lugares, las mujeres y las niñas enfrentan obstáculos que limitan sus posibilidades y socavan su participación en la vida económica, política y social”.

Entre sus esfuerzos para “hacer de la equidad de género una piedra angular de mi administración”, el presidente enumeró el hecho de que “lanzó un esfuerzo de todo el gobierno para proteger los derechos reproductivos”, un eufemismo popular para referirse al aborto legal.

Durante su primera semana en el cargo, Biden derogó la Política de la Ciudad de México, que prohíbe que la ayuda extranjera se dirija a organizaciones involucradas con el aborto; dos meses después, creó un Consejo de Política de Género de la Casa Blanca que identificó entre sus objetivos la promoción del aborto en el país y en el extranjero. En octubre, Biden rescindió el bloqueo de la administración Trump de financiar a los abortistas a través del programa de planificación familiar del Título X.

En enero de este año, su administración anunció un Grupo de Trabajo de Acceso a la Atención Médica Reproductiva “compuesto por funcionarios de alto nivel del HHS que han sido designados por sus respectivas agencias para identificar y coordinar actividades en todo el Departamento para proteger y reforzar el acceso a la salud sexual y reproductiva esencial con especial cuidado” a través de una variedad de acciones, que incluyen investigación, identificación y eliminación de políticas pro-vida que permanecen en los programas federales existentes, promoción de nuevas políticas y guías pro-aborto, y apoyo a los esfuerzos para normalizar el aborto mitigando su estigmatización.

Al mismo tiempo, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. (HHS, por sus siglas en inglés) anunció $6,6 millones en subvenciones del Título X para un puñado de entidades públicas y privadas aparentemente afectadas por las leyes estatales pro-vida, incluidas dos afiliadas de Planned Parenthood en Texas, así como Planned Parenthood del norte de Nueva Inglaterra.

Este mes, Biden también anunció que quiere 2600 millones de dólares del Congreso para financiar programas de “igualdad de género”, que si se otorgan probablemente incluirían más fondos para el aborto, y calificó de “peligroso” que los estados prohíban el aborto a las 15 semanas.

Además, el presidente apoya la legislación para codificar un “derecho” al aborto en la ley federal y ampliarlo para prohibir a los estados someter el aborto a requisitos de ultrasonido, períodos de espera obligatorios, requisitos de consentimiento informado y otras normas de salud y seguridad, como admitir privilegios; así como proteger los llamados abortos “webcam” (es decir, dispensar píldoras abortivas sin la visita de un médico en persona), prohibir la prohibición de abortos en función de la raza, el sexo o la discapacidad del bebé, y prohibir la prohibición de técnicas particulares como la dilatación y los procedimientos de evacuación (D&E), más conocidos como abortos de “desmembramiento” porque implican literalmente desgarrar a los bebés no nacidos en el útero y luego sacarlos del útero miembro por miembro.

La vigorosa promoción del aborto de Biden está totalmente en desacuerdo con su afiliación católica profesa . Si bien los católicos liberales y sus aliados seculares presentan rutinariamente el aborto como un tema discutible entre muchos de igual peso moral, desde el siglo I d.C. ha sido una enseñanza “inmutable” de la doctrina católica sobre la vida humana reconocer el aborto como un “mal moral, complicidad en la que “constituye una falta grave” acarreando la “pena canónica de excomunión a este crimen contra la vida humana”.

El ex arzobispo de Filadelfia, Charles Chaput , argumenta que “da[s] escándalo” que las iglesias católicas administren la Sagrada Comunión a los políticos a favor del aborto, porque “da la impresión de que las leyes morales de la Iglesia son opcionales… Recepción de la Comunión no es un derecho sino un don y un privilegio; y sobre el tema de los ‘derechos’, la comunidad creyente tiene un derecho prioritario a la integridad de sus creencias y prácticas”.

 

Por CALVIN FRIBURGO.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *