La “Agenda 2030” para el ‘Desarrollo Sostenible’ impone un Nuevo Orden Mundial ajeno a la vida, la familia, la propiedad y la democracia

ACNmarzo 7, 2022

En nuestros días, a veces escuchamos sobre el Nuevo Orden Mundial, el Gran Reinicio, la Agenda 2030, Davos, etc. Quienes intentan reflexionar sobre estos temas son retratados, según la información dominante , como teóricos de la conspiración, populistas, extremistas que quizás se suman a las filas del denostado frente No vax.Este artículo pretende intentar esclarecer, a partir del análisis objetivo del texto, sobre la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, resolución adoptada por la Asamblea General de la ONU el 25 de septiembre de 2015. Se pretende así iniciar una serie de reflexiones y argumentaciones que, más allá del actual clima de contrastes exasperados, quisiera despejar un poco las mentes enturbiadas por este nuevo clima “ideológicamente correcto” que aqueja al sistema político, financiero y mediático.

 

Qué es la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

 

Para hablar adecuadamente de cualquier tema, especialmente en nuestros tiempos donde arrecia la confusión y la vergonzosa superficialidad, es necesario leer los textos, ceñirse a las fuentes oficiales, evitando cualquier tipo de atajo. Las 35 páginas A4 que contienen las indicaciones de la Agenda 2030 expresan la voluntad de transformar el mundo a través de 17 Objetivos, condensados ​​en una pequeña página y, desde el Preámbulo, transmiten un contenido y un lenguaje sobre el que es necesario reflexionar.

 

  • En primer lugar, el adjetivo “sostenible” aparece más de 200 veces, así como adjetivos de uso masivo como “inclusivo”, “resiliente” o expresiones como “igualdad de género”, “derecho a la salud reproductiva” que suelen transmitir ideologías de género . _o tienden a legitimar las prácticas abortivas.
  • Los contenidos están envueltos en un lenguaje líquido, en el que los términos se sitúan de forma ambigua e imprecisa, pero que revelan lo que el estigmatino padre Cornelio Fabro denominaba “principio de inmanencia”. Todo se concibe y se sitúa en un plano horizontal, sin dimensión espiritual ni tensión ética, donde no sólo no se evoca nunca la presencia de Dios y de su Gracia, sino que todo sólo puede resolverse a partir del hombre. De hecho, en el punto 53 de la Agenda 2030 podemos leer: El futuro de la humanidad y de nuestro planeta está en nuestras manos así como en el punto 59 se niega y manifiestamente se expresa la referencia a toda vocación trascendente:“…Reiteramos que el planeta Tierra y sus ecosistemas son nuestro hogar y que la expresión “Madre Tierra” es común a muchos países y regiones”
  • En este contexto horizontal se ubican las tres dimensiones del desarrollo sostenible: la dimensión económica, social y ambiental; se afirman las determinaciones, las resoluciones que la propia Agenda establece, con ese lenguaje líquido al que se refiere e informa aquí: “Estamos decididos a acabar con la pobreza y el hambre, en todas sus formas y dimensiones…” o: “Nosotros están decididos a promover sociedades pacíficas, justas e inclusivas, libres del miedo y la violencia”.

 

Declaración de intenciones y visión de la Agenda 2030

 

La introducción a la Declaración de Intenciones celebra con autosatisfacción la autoridad con la que se fijan los objetivos de la Agenda 2030 (las letras mayúsculas se corresponden fielmente con el texto): “Nosotros, Jefes de Estado y de Gobierno y Altos Representantes, reunidos en la Sede de Naciones Unidas en Nueva York del 25 al 27 de septiembre de 2015 con motivo de la celebración del 70 aniversario de la ONU, hoy hemos establecido los nuevos Objetivos globales para el Desarrollo Sostenible”. A continuación la visión , la imaginación que me recordó a lo expresado en junio de 2020 por Klaus Schwab, presidente ejecutivo del WEF (Foro Económico Mundial) en Davos, en el que promovía un “reset” general (Great Reset) en plena emergencia Covid:“La pandemia como oportunidad para reimaginar y reestablecer el mundo”. Estaba claro que la visión de Davos y el Foro Económico Mundial se basó en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible: “Un mundo justo, equitativo y tolerante, abierto y socialmente inclusivo que también satisfaga las necesidades de los más vulnerables… un mundo en el que el consumo , los procesos de producción y el uso de los recursos naturales son sostenibles”. El mundo imaginado y deseado reflejaba una dimensión antropológica amputada del ascetismo espiritual, reducida a la corporeidad terrenal, en abierta antítesis a la visión clásica y cristiana del hombre como unidad sustancial de alma y cuerpo. Para validar esta Visión y Declaraciones de Intención, era necesario hacer referencia a algo anterior y universalmente reconocido, la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948: “La nueva Agenda se fundamenta en la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

 

Comparación entre la Agenda 2030 y la Declaración de Derechos Humanos de la ONU de 1948

 

Ciñéndome estrictamente a los textos que pretendo comparar, dado que la Agenda 2030 afirmaba explícitamente que se enraizaba en la anterior Carta de 1948, cabe destacar la extensión del texto de la Agenda (35 páginas A4) en comparación con la anterior (9 páginas A4).

 

  • En los 30 artículos aprobados y proclamados por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948, aparece una visión del mundo diferente a la enunciada por la Agenda 2030. Cito, por ejemplo, algunos artículos donde la familia, las la propiedad, la soberanía popular, la educación de los niños se salvaguardan y enfatizan directa y claramente; por el contrario, en la Agenda 2030 no solo no se protegen sino que ni siquiera se mencionan.

 

  • El artículo 16 punto 3 de la Carta de la ONU de 1948 decía textualmente lo siguiente:La familia es el núcleo natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a ser protegida por la sociedad y el Estado He leído y releído atentamente línea por línea las 35 páginas de la Agenda 2030 y nunca he encontrado ninguna mención a protecciones o políticas “familiares” o por supuesto “sostenibles” al respecto.

 

  • El artículo 17 numeral 2 de 1948 decía textualmente: Ningún individuo puede ser privado arbitrariamente de su propiedad”. En la Agenda 2030, nada aparece para definir no solo la legitimidad natural de la propiedad privada sino incluso para subrayar los medios para defenderla.
  • El artículo 21 numeral 3 de 1948 enfatizaba que: La voluntad popular es el fundamento de la autoridad del gobierno”. Sin subrayar aquí cuánto debe remitirse el concepto de “soberanía popular” a una autoridad sobrenatural, en la Agenda 2030 nunca hay un consenso popular explícito, aludiendo más bien a un poder y autoridad de arriba hacia abajo.
  • Nuevamente, el artículo 26 inciso 3 de 1948 decía claramente: Los padres tienen derecho de preferencia en la elección del tipo de educación que han de dar a sus hijos“. Nada de esto, ni siquiera indirectamente, aparece en el texto de la Agenda 2030 donde los “principios no negociables” (defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural, la familia como célula fundamental de la sociedad y la unión entre un hombre y una mujer, criar a los hijos como papel principal de los padres) son hábilmente eludidos y obviamente no considerados.

 

Los 17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible

 

Los 17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible están condensados ​​y enunciados en una pequeña página de la Agenda 2030 de manera tan genérica y con un lenguaje lleno de repeticiones, adjetivos, verbos y reiteradas consideraciones que expresan la vaguedad y la utopía de la visión antes anunciada .

 

Te hacen sonreír o, quizás mejor, temer una grosera ingenuidad que manifiesta, a mi modo de ver, la violencia sin precedentes de un poder que busca legitimarse tras la fachada del sentirse bien y que en cambio lleva a las consecuencias extremas un diseño demasiado superficial y plano, centrado (aparentemente) sólo en las posibilidades humanas. Aquí hay un breve resumen de estas declaraciones “francas”:Poner fin a todas las formas de pobreza en el mundo”; “Proporcionar una educación de calidad, equitativa e inclusiva…”; “Lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y niñas”; “Fomentar un crecimiento económico duradero, inclusivo y sostenible”; “Hacer ciudades y asentamientos humanos inclusivos, seguros, duraderos y sostenibles”; “Garantizar modelos de producción y consumo sostenibles“; “Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible”; “Promover acciones, a todos los niveles, para combatir el cambio climático”.

 

Conclusiones

 

A la luz de los textos considerados, creo que la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible no es solo la realización suprema del principio de la inmanencia, es decir, de un espíritu que niega la trascendencia, la ley natural, la ascensión espiritual, la tensión ética del hombre pero que transmite un lenguaje igualmente plano y banal, repetitivo y autorreferencial.

 

La Agenda 2030 no sólo radica en hacer referencia a la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 sino que manifiesta e impone arbitrariamente la voluntad de un Nuevo Orden Mundial, un pensamiento único y universalmente aceptado, imponiendo su respetuosa acogida a los gobiernos nacionales y demás organismos internacionales.

 

Además de Davos y el WEF, algunos ejemplos nacionales también podrían vincularse con las solicitudes y el lenguaje propuesto por la Agenda 2030, basta pensar en los nuevos ministerios de innovación tecnológica y digitalización (del no votado Vittorio Colao, previamente colocado al frente del grupo de trabajo contra la epidemia por el gobierno de Conte) y de la transición ecológica (del ministro no votado Roberto Cingolani). Podríamos continuar citando la ASviS (Alianza Italiana para el Desarrollo Sostenible) a la que se han adherido más de 300 organizaciones, desde ACLI hasta COOP, desde los sindicatos CGIL y CISL hasta Confindustria, desde ARCI hasta ISS, etc. y seguir con el martilleo del PNRR (Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia).

 

Incluso la Iglesia Católica ha recibido las indicaciones y tomado prestado el lenguaje “inclusivo y sostenible” de la Agenda 2030, basta pensar en las formas expresadas en los diversos Sínodos diocesanos. El discurso sería muy largo e involucraría al aparato mediático, las finanzas y la vulgar filantropía de los ricos a lo Jeff Bezos o Bill Gates. Con gusto prescindiría de todo esto y de todos estos personajes: ¡la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible se siente insostenible!

 

Fabio Trevisan.

Observatorio Internacional Cardenal Van Thuan .

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *