¿Como nació el actual conflicto entre Rusia y Ucrania? ¿Qué fuerzas ocultas lo alientan?

ACNmarzo 6, 2022

En el momento de su colapso, el “Imperio Soviético” estaba formado por la URSS y los países del Pacto de Varsovia. Además de Rusia, había 14 repúblicas socialistas soviéticas que componían la URSS y 6 países que componían el Pacto de Varsovia además de la URSS. Así, el “Imperio Soviético”, además de Rusia, estaba compuesto por un total de otras 20 entidades nacionalesTodos recuperaron su independencia tras el colapso, si tenemos en cuenta los países del Pacto de Varsovia, cuya independencia fue sólo formal, dado que Alemania Oriental se reunió entonces con Alemania Occidental, mientras que Checoslovaquia se dividió entre Checoslovaquia y Eslovaquia, siempre hay 20 países independientes que recuperaron su libertad del yugo soviético hace unos 30 años.

 

¿Cuántos de estos 20 países han sido “recapturados” por Moscú? Estrictamente hablando, ni siquiera uno. En la práctica, sólo uno está hoy bajo su control, Bielorrusia (9 millones de habitantes), que sin embargo, entre altibajos, se ha mantenido como una autocracia ligada a Moscú desde la independencia. Moscú también tiene el control de facto de Abjasia (250.000 habitantes), de Osetia del Sur (50.000) -territorios sujetos a disputa con Georgia- de Crimea (2 millones de habitantes) y -antes del estallido del presente conflicto- de parte del Donbass ucraniano. (que tiene 7 millones de habitantes en total).

 

Actualmente, junto con Rusia, otras 4 ex repúblicas soviéticas forman parte de la Unión Económica Euroasiática: Bielorrusia, Armenia, Kazajstán, Kirguistán.

 

9 de los 20 países mencionados, todos europeos, entraron en la OTAN y en la Unión Europea en el lapso de tiempo constituido por los 2 mandatos presidenciales estadounidenses de Clinton y Bush hijo: Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Chequia, Eslovaquia, Hungría, Rumanía y Bulgaria. En 2004 finalizó este proceso.

Y siendo realistas, este proceso era inevitable. Para estos países -pero especialmente para los países bálticos y Polonia, que a lo largo de los siglos han desarrollado una especie de miedo atávico al poder ruso- entrar en la Unión Europea y en la OTAN fue como encerrarse en Occidente. Y a pesar del comprensible descontento que se escondía detrás de la impotencia en la Rusia desorganizada de la última década del siglo XX y en la reconstrucción pero aún muy débil de los primeros años de Putin, esto constituyó un desarrollo natural y oportuno: Europa era” reconquistada” hasta sus fronteras “naturales” con el “mundo ruso”, el eslavo oriental y el ortodoxo cristiano en un sentido amplio. El círculo se había cerrado felizmente.

 

Intentar ir más allá de esa línea fue el gran y culposo error de OccidenteY fue al mismo tiempo la dolorosa demostración de una excepcional incomprensión de la historia, de una excepcional insensibilidad -típica del democratismo ideológico cuando no jacobino tout court- hacia los sentimientos de los pueblos, bien o mal, y de una excepcional ceguera estratégica. a escala global a la luz del mundo que se gestaba a principios del tercer milenio.

 

Ucrania, en su conjunto, nunca ha sido -en sentido estricto- un país europeo y nadie, ni siquiera en Europa, lo ha considerado como tal. En realidad, un examen sereno de la cuestión ucraniana debería llegar sin dificultad a la conclusión de que Ucrania pertenece al “mundo ruso” en sentido amplio, pero no puede reducirse a Rusia. Este es el terreno natural sobre el que debe florecer su independencia. Si la Rusia zarista y luego bolchevique siempre ha obstaculizado y pisoteado el desarrollo de una cultura ucraniana autónoma distinta de la rusa, a lo largo de los siglos las potencias europeas (principalmente la Polonia católica) de vez en cuando en el cuadrante ucraniano sin resolver la han visto básicamente como un país ser conquistado y sometido.

 

Para una cuestión geopolítica de europeos y americanos “más allá de los límites” debieron pues razonar con otros criterios, reformular prioridades y reducir mucho las ambiciones (en este caso equivocadas e inapropiadas). En Ucrania, como había sucedido regularmente en el pasado cuando las circunstancias históricas habían permitido al nacionalismo ucraniano vislumbrar la posibilidad de la autodeterminación, desde los días de la independencia había habido tensión entre las diferentes almas del país, tensión de la cual los principales actores eran los nacionalistas ucranianos del extremo noroeste y los prorrusos del extremo sureste. La situación había cristalizado políticamente en el contraste entre la “coalición naranja” pro-occidental (tan frívolamente como cínicamente instigada por Occidente) y el Partido de las Regiones (apoyado por Moscú), un partido que en sí mismo no era exactamente o sólo pro- Occidental ruso pero que de hecho recogió todos los votos de los prorrusos. Y hasta 2014, esta división política coincidía casi a la perfección con una división geográfica noroeste/sureste del país. Pero fue en 2004, el año de la Revolución Naranja, cuando la OTAN empezó a hablar realmente de Ucrania. Y dado que, en mi opinión, a pesar del caso finlandés muy particular, la entrada de Ucrania en la OTAN y la Unión Europea son dos cuestiones indisolubles, naturalmente, en la suposición o creencia de que Rusia era demasiado débil o que realmente no se atrevería a oponerse a este plan; cuyo diseño debería haberse realizado sin complicaciones bélicas: en definitiva, el ensayado esquema (ya menudo contraproducente según la clásica heterogénesis de fines) en las posteriores y equívocas primaveras árabes.

 

En esta situación, la elección de Barack Obama como presidente de Estados Unidos jugó un papel decisivo en la radicalización del conflicto.

 

Esta elección marcó el momento en que para los liberales, para los progresistas, para los socialistas democráticos (socialdemócratas), para los ex marxistas que no eran viejos comunistas (habría sido pedir demasiado a estos últimos), ya de hecho nomenklatura en Occidente sociedad, había llegado la ocasión propicia para presentarse oportunistamente como campeones de un nuevo Oeste (odiado hasta anteayer, pero seductoramente victorioso) declinado a su manera: laicista, elitista, tan fatuo y autorreferencial como desprovisto de toda referencia , (el jacobinismo, decía Cochin, es “el partido del partido tomado”), ecomilenialista, nihilista, líder a escala mundial, y sobre todo dispuesto a excomulgar, en primer lugar, los “viejos occidentales” que habían resistido las sirenas del “siglo corto” nazi-fascista-comunista. En pocas palabras, fue la puesta en escena de “La violación de Occidente”.

 

Este nuevo Oeste, por supuesto, no era del todo nuevo. Siempre ha existido un Occidente jacobino, enemigo de sí mismo, intolerante con sus raíces cristianas universalistas, y por tanto movido por un universalismo anticristiano e indiferente a la historia de los pueblos, un “civilizador” tan abstracto como prevaricador. Excepto que las patologías más graves del “siglo corto” que él mismo había creado (¿acaso los bolcheviques eran los hijos más sectarios y coherentes de este occidentalismo en suelo ruso?), lo habían enviado al desván. Pero ahora su momento había vuelto, incluso en política exterior. Y de hecho los pacifistas que inundaron las grandes ciudades occidentales hasta todo el período de la presidencia de Bush fueron desapareciendo o casi desapareciendo de las calles.

 

Cómo Escribí  hace unos meses:

 

«Como resultado de un proceso universalista, está en la naturaleza de la democracia -a través de la influencia política, la cultural más amplia, a través del comercio- expandirse y exportarse. Y a largo plazo, nada puede detener este proceso, porque responde a los anhelos de la naturaleza humana. En cambio, es propio del pensamiento político progresista mostrar alternativamente, según las circunstancias, dos actitudes opuestas (y esta duplicidad es necesariamente inherente al error, como la consistencia es inherente a la verdad) sobre el tema de la “democracia exportadora”: o el pacifismo absoluto (a menudo caracterizada por una intransigencia agresiva y sectaria), o el apoyo acrítico a la misión “civilizadora” que todo lo aplasta

 

Dependiendo de las circunstancias, todo se puede justificar. Depende de la fuerza del enemigo a derribar. Si es débil, y si además se la califica de “reaccionaria”, aplastémosla, sin muchos escrúpulos, en nombre de la humanidad y de nuestra concepción de la “democracia”Este rasgo revelador ha sido revisado, con el apoyo acrítico inicial otorgado a las “primaveras árabes”, las reales y las construidas en la mesa. El éxito de estos resortes parecía inevitable. 

 

El mesianismo democrático de la izquierda europea y de los liberales anglosajones sólo veía ventajas en el activismo muscular en política exterior: la exportación de la democracia, ridiculizada en tiempos de Bush, volvía a ser sagrada”. con el inicial apoyo acrítico dado a las “primaveras árabes”, las reales y las construidas en la mesa. El éxito de estos resortes parecía inevitable. El mesianismo democrático de la izquierda europea y de los liberales anglosajones sólo veía ventajas en el activismo muscular en política exterior: la exportación de la democracia, ridiculizada en tiempos de Bush, volvía a ser sagrada”.

 

Para estos campeones del nuevo Occidente liberal, la Rusia “neozarista” de Putin sólo podía encarnar el colmo de todas las atrocidades conservador-reaccionarias, ese auténtico “Imperio del mal” que nunca habían reconocido en el Moloch soviético, al que muchas veces habían ofrecido incienso. : demonizar a esta sempiterna Rusia “asiáticamente despótica” y al mismo tiempo “neoestalinista”, de hecho, también tenía el objetivo oculto, y quizás no siempre consciente, de sustraerse a sí misma de los sentimientos de culpa y de las acusaciones por un motivo no tan claro. pasado, así como satisfacer un sentimiento de venganza.

 

También es por esta razón que en estos días (y hasta nuevo aviso, por supuesto, tal vez cuando China realmente comience a asustar) todos son cómodos, conformistas, grotescamente “occidentales”, (mientras que era tan incómodo estar en los días de URSS, ¿verdad?), empezando por ese tal Walter Veltroni que hoy celebra la renovada vitalidad y unidad de Occidente y Europa en el Corriere della Sera; ese Walter Veltroni que permaneció en el PCI hasta 1991 (dos años después de la caída del Muro de Berlín), coincidiendo con el vigésimo primer año de toda nuestra milicia comunista dentro del partido amigo de Moscú, que estaba entonces a punto de hacer la primera táctica cambio de piel, convirtiéndose en el PDS (Partido Social Demócrata); ese Walter Veltroni que con el tiempo se ha convertido en un “democrático kennediano” con el aire muy tranquilo y condescendiente de quien no tiene nada que reprocharse, ni que explicar a los trogloditas que no entienden, porque aun cuando era comunista tenía siempre la oportunidad para presentarse del lado justo, democrático y liberal.

 

Y lo trágico es que a partir de esta desvergonzada transformación, los partidos conservadores o populares, seguramente también por sus propias insuficiencias culturales, quedaron literalmente desbordados y en su mayoría reducidos, incluso en esta materia de política exterior, como en todas las demás, al papel de actores de apoyo de la agenda liberal, alimentando así la reacción “soberana”, que, como cualquier reacción, lleva consigo muchos rasgos del enemigo que quiere combatir.

 

di Massimo Zamarion

5 de marzo de 2022.

zamax.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *