Decenas de madres de sacerdotes, pedirán al Papa libertad plena a la Misa Tradicional

ACNmarzo 5, 2022

Una cincuentena de mujeres dejarán París este domingo. Dirección del Vaticano, a la espera de una audiencia privada con el Papa durante la cual le gustaría pedirle que restablezca la libertad de esta liturgia.

 

No son “caminantes” políticos. Y no más “caminantes” religiosos. Estas son 45 madres que no temen la perspectiva de una larga caminata. Con este punto en común: uno de sus hijos es sacerdote. A pie, decidieron dejar París para…ir a Roma, este domingo.

 

Su camino es una batalla espiritual, una oración: el 30 de abril, día de su llegada, pretenden rogar al Papa Francisco que revise sus decisiones contra la misa, dicha en latín, celebrada según el misal Juan XXIII vigente hasta el Concilio Vaticano II (1962-1965).

 

En julio de 2021, Francisco restringió por completo la libertad de estas masas llamadas “tradicionalistas” o incluso de “San Pío V”. Una decisión judicial drástica que afectó a 250 lugares de culto y alrededor de 60.000 fieles en Francia, incluidos muchos jóvenes y familias.

 

Ante la protesta unánime de estos católicos, el Papa precisó muy recientemente, el 21 de febrero, a la Fraternidad de San Pedro -una congregación religiosa identificada con este rito que cuenta con 340 sacerdotes con una edad media de 38 años, y 185 seminaristas- que podría continuar.

 

Pero queda una vaguedad considerable para las parroquias y para otros institutos religiosos. Por no hablar del celo de ciertos obispos que no soportaban esta sensibilidad “tradicional” –o que estaban ansiosos por quedar bien en Roma para su carrera– que de repente endurecieron su tono contra esta familia de fieles.

 

Un profundo malestar entre los católicos

 

Esto crea un profundo malestar entre estos católicos del que estas “madres” quisieran testimoniar.

 

Estos círculos suelen ser muy prácticos y comprometidos. Están pidiendo “justicia” porque creen que están sufriendo una doble pena.

 

Por fidelidad católica, se negaron a seguir a Monseñor Lefebvre cuando ordenó obispos en Ecône en 1988 contra Roma, lo que podría llamarse un “cisma”. Roma, que hoy “premiaría” esta fidelidad sofocando de manera autoritaria el propio desarrollo dinámico de estos tradicionalistas.

 

Uno de ellos testifica: “Estamos en desorden. Nos miran hoy como leprosos, nos sentimos rechazados por nuestra propia madre… ¡Es duro! »

 

El malestar vivido en este punto empujó a una cincuentena de familias a reunirse en una asociación denominada “La calzada romana” en el origen de esta iniciativa.

 

El domingo 6 de marzo, después de una misa a las 9:30 horas en la iglesia Saint Roch de París, estas madres caminantes recibirán una bendición a las 11 horas en la plaza. Seguirá un picnic en el parque de Saint-Cloud abriendo un primer paso hacia la iglesia de Saint-Symphorien en Versalles con otro “momento de oración” a las 15:30 horas, las madres de familia partiendo con paso firme hacia su primera etapa en Vézelay.

 

Una odisea

 

La organización de esta odisea es minuciosa. Estas 45 mujeres son madres de sacerdotes pero también tuvieron otros hijos, ahora casados: ¡son por lo tanto todas abuelas! Siete de ellas tienen previsto hacer todo el recorrido, las demás les acompañarán en determinados tramos, pero la distancia es tal que algunos tramos del recorrido se harán en coche para llegar a tiempo, a la Plaza de San Pedro de Roma, el 30 de abril. . Un sitio “lavoieromaine.com” le permitirá seguir la ruta y su progreso.

 

Estas madres de sacerdotes, dispuestas a hacer cualquier cosa para apoyar la vocación de su hijo, ni siquiera saben cuándo partirán si serán recibidas por el Papa.

 

Se ha solicitado una audiencia privada a Francisco, cuyos organizadores aún esperan respuesta porque estas mujeres son también las portadoras de “miles de cartas” destinadas al Papa. Están escritos por laicos, familias que no entienden el impedimento repentino de este ritual católico centenario aunque sea marginado. Piden por tanto al Papa que revise su decisión “con espíritu sinodal”, asegura la organización. Miles de católicos permanecen confundidos desde hace varios meses.

 

Benoît Sevillia, uno de los organizadores de la marcha.

 

Uno de los organizadores, Benoît Sevillia, explica el espíritu: “estas cartas explican la fe de estos católicos con gran piedad filial hacia el Santo Padre y pleno amor a la Iglesia. Todos esperan que el Papa escuche las súplicas de estos miles de católicos que han permanecido confundidos durante varios meses. »

 

Este abogado profesional observa:

 

“Lo que nos sorprendió es que el 40% de las cartas recibidas fueron escritas por fieles que asistían ocasionalmente a la Misa celebrada en un rito extraordinario, y que testimoniaban cuánto había podido marcarlos este rito, había contado en su conversión y cuánto lo consideran una inmensa riqueza para la Iglesia”.

 

En cuanto a la reciente precisión traída por el Papa a la Fraternidad de San Pedro, el 21 de febrero, no parece haber desalentado esta iniciativa sino más bien la habría reforzado: “El acuerdo dado a la Fraternidad de San Pedro ha , al contrario, llena de esperanza, asegura Benoît Sévillia.

 

El enfoque adoptado por este instituto ha arrojado resultados casi inesperados, por lo que estamos agradecidos. Pero este acuerdo, stricto sensu, no concierne a los demás institutos tradicionales, ni especialmente a las comunidades religiosas y a todos los sacerdotes diocesanos de la Iglesia universal, para quienes queda viva la preocupación por su libertad para celebrar la liturgia según el misal de san Juan. Juan XXIII. »

 

Stéphanie, madre de un sacerdote de la diócesis de Versalles, ultima los detalles de su paquete: “Mi familia no suele ir a misa según el rito antiguo, ni mi hijo sacerdote la celebra. Pero hace unos treinta años descubrimos la misa tradicional, a la que asistimos en alguna ocasión. La belleza y riqueza de esta liturgia nos ha aportado mucho a nivel espiritual”.

 

Diana, por su parte, también emprende el camino de Roma como madre de un sacerdote de la Sociedad de San Pedro. Ella explica: “Cientos de católicos nos han escrito para expresar su apego al rito tradicional y su esperanza de que esta liturgia permanezca autorizada en la Iglesia. Vamos a llevar sus cartas al Papa como niños que van a ver a su padre, para presentarle respetuosamente una petición”.

 

Un prelado italiano que permaneció impasible

¿Y si no funcionaba? Hace treinta semanas, por ejemplo, que manifestantes muy pacíficos, rosarios en mano, se presentan todos los sábados ante la nunciatura apostólica de París para exigir la misma revisión al representante del Papa en Francia, monseñor Celestino Migliore. Sordo a estos llamados, este prelado italiano, un diplomático experimentado, permanece impasible. Su puerta, que se habría abierto en un cuarto de hora según la enseñanza evangélica básica a una manifestación de refugiados o cualquier otro católico comprometido, permanece cerrada como una caja fuerte…
Benoît Sevillia responde: “Estas madres están convencidas de que esta marcha puede tener éxito: el ejemplo del reciente decreto del Papa Francisco que reafirma el carisma litúrgico de la Fraternidad de San Pedro muestra que el Papa puede actuar como un padre y mostrarse al lado de sus hijos.Por supuesto, las madres de los sacerdotes le pedirán al Papa Francisco que reconsidere su motu proprio sobre la liturgia antigua. Pero si no se logra este objetivo, las madres habrán mostrado a la Iglesia, con esta marcha, la fuerza de su apego al rito tradicional. Será también una oportunidad para restablecer la verdad después de las muy malévolas insinuaciones de quienes sueñan con ver desaparecer esta franja de la Iglesia. Y entonces las madres rezarán por nosotros, por todos los sacerdotes, por la Iglesia. Sin olvidar, por supuesto, Ucrania, que estará en el centro de sus intenciones.
Jean-Marie Guénois.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *