“Los neonazis proliferan en Ucrania”

ACNmarzo 4, 2022
  • El 30 de noviembre de 2014, en un momento insospechado, La Stampa publicó este artículo para denunciar inquietantes influencias sobre el cambio de gobierno en Ucrania, algo que no es exagerado llamar golpe de Estado. 
  • Hoy, con la campaña anti-rusa en marcha en todo el llamado Occidente libre y democrático, quizás valdría la pena recordar lo que se dijo en ese momento.

aldo maría valli.

roma, italia.

4 de marzo de 2022.

⇓⇓⇓

Los neonazis proliferan en Ucrania, pero el nazismo ya no es el “mal absoluto” (para Occidente)

por María Grazia Bruzzone

La Stampa , 30 de noviembre de 2014

Hace una semana, la Asamblea General de la ONU aprobó una moción presentada por Rusia que condena los intentos de glorificar la ideología nazi y la posterior negación de los crímenes de guerra nazis, incluido el Holocausto. La resolución también señala y condena el aumento de los ataques racistas en todo el mundo y propone aplicar la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial adoptada en la ONU en 1969 pero nunca puesta en práctica.

Los medios italianos han ignorado casi por completo la noticia, que en cambio presenta aspectos interesantes, subrayados por blogs alternativos, incluidos los locales. Además, también hablan poco de las atrocidades que se siguen cometiendo en Ucrania, como  atestigua el último informe de la ONU.

Se dirá que la moción siguió a otras resoluciones similares aprobadas en Naciones Unidas, incluso recientemente (2010, 2012).

Se dirá que esta última resolución fue un hábil movimiento propagandístico del Kremlin para obtener una condena indirecta del nuevo gobierno ucraniano, nacido de un “golpe” patrocinado por Estados Unidos y respaldado por la UE.

El caso es que, si en otras ocasiones similares hubo unanimidad o casi, esta vez fue diferente.

Hubo 115 votos a favor, 3 en contra, 55 abstenciones. Estados Unidos, Canadá y Ucrania votaron en contra: esta es la primera novedadLa segunda es que los países de la Unión Europea (ambigua y un poco hipócrita, como suele suceder) y varios estados del norte de África se abstuvieron. Alemania también se abstuvo, mientras que Israel no pudo negar su sí, asociándose al resto del mundo.

Un giro ideológico. Lo subraya  un blog italiano decididamente “de izquierda”  que observa cómo en esta ocasión el “mérito” de la moción (la condena del nazismo) pierde peso, ya no cuenta. Lo importante es contrarrestar al oponente (Rusia) y apoyar al aliado (Ucrania liderada por Poroshenko y Pravy Sektor).

Un voto puramente “político”, por supuesto. Pero eso anula una forma de pensar arraigada en la tradición cultural occidental y, en particular, europea: la generación que creció después de la guerra en el mito de los “salvadores” estadounidenses de Europa por el pérfido criminal Hitler, gasificador de judíos y minorías, sabe algo al respecto. (pero del papel decisivo de Rusia para detener al Führer, y de los  23 millones de rusos muertos,  entre militares y civiles, poco se habló y se habló).

“Con esta votación, el concepto de ‘mal absoluto’, histórica y unitariamente identificado en el nazi-fascismo, ya no posee ningún perfil de valor reconocido y reconocible -observa el blog- sino que simplemente se convierte en la etiqueta que se le debe colocar al ‘enemigo del momento’. El fundamentalismo islámico-suní de ISIS puede ser nombrado como el nuevo “mal absoluto”, mientras que los nazi-fascistas en carne-sangre-barras-rifles -en cualquier país aliado con Occidente- ya no lo son tanto”.

Es un punto de inflexión que ha existido durante décadas. ¿Cuántos “nuevos Hitler” se han señalado, desde Noriega hasta Saddam Hussein, desde Milosevich hasta Gaddafi? Hasta el propio Putin en los últimos meses. Pero sin anular los términos de la pregunta, sin negar explícitamente el “mal absoluto” nazi original, como lo hace el reciente voto negativo en la ONU por parte de EE. UU., Canadá y Ucrania.

Ucrania y los neonazis. El punto de inflexión ideológico sería el problema menor si los neonazis de carne y hueso no solo fueran tolerados sino incluso utilizados, financiados, recompensados ​​con cargos parlamentarios, ministeriales y otros. Es lo que sucede en Ucrania pues, un año después de la llamada “revuelta de Maidan” y coincidiendo con la votación en la ONU, se documentan varios posts (varios en el sitio canadiense Global Research).

Es más, ocurre desde el principio, cuando facciones ultranacionalistas de extrema derecha, con banderas y claros símbolos neonazis, jugaron un papel decisivo en el “golpe de Estado” que derrocó al presidente Viktor Yanukovych (corrupto tanto como tú). quiere pero elegido regularmente) y dio a luz al gobierno de Arseniy Yatseniuk. Un guión escrito durante algún tiempo por el Departamento de Estado de EE.UU., ha sido ampliamente probado, en contra de la voluntad de los europeos que habían firmado un acuerdo con el presidente saliente, incumplido al día siguiente después de los furiosos y oscuros enfrentamientos nocturnos entre policías y manifestantes entre los que destacaban las milicias del Sector Derecha (Pravy Sektor) y misteriosos francotiradores, disturbios que pusieron en fuga a Yanukovich (Underblog  aquí  y  aquí  con varios enlaces, y otra vez aquí , autoritario y decisivo)

Neonazis en el gobierno de Ucrania… Hay muchos, a pesar del bajísimo éxito de su partido. Hacer una lista de ellos es inevitable.

Andry Parubiy. Secretario del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional de Ucrania. Parubiy había fundado el Partido Nacional Socialista de Ucrania, una formación neonazi y ultranacionalista de ultraderecha nacida en 1991 que, a pesar de que se cambió el nombre a Svoboda (libertad), se sienta en el parlamento (con solo seis elegidos) y continúa usa símbolos y banderas nazis y se refiere a Stepan Bandera, el colaborador ucraniano de Occidente del lado de Hitler, que en cambio fue combatido por los ucranianos orientales aliados con la Unión Soviética de Stalin. De ahí, y de hostilidades aún más antiguas, el odio feroz que opone a los dos lados de Ucrania. Sería útil profundizar para entender mejor las posiciones.

Oleh Tyahnybok. Líder de Svoboda, un partido que se sienta en el parlamento. Tyahnybok, fotografiada hace un año con el futuro primer ministro Yatseniuk junto al senador estadounidense John McCain y Victoria Nuland, asistente de John Kerry para Europa y Eurasia, halcón neoconservador y esposa de Robert Kagan, el verdadero artífice del plan ucraniano que costó cinco mil millones de dólares , declaró ella misma, cuya llamada telefónica se dio a conocer enviando explícitamente a los europeos a ser jodidos.

Dmitro Yarosh. Subsecretario de Seguridad Nacional. Líder de Pravy Sektor, supervisa las fuerzas armadas con Parubiy. Pravy Sektor incluye al grupo de extrema derecha Patriotas de Ucrania y a los paramilitares de Una-Unso (más sobre esto más adelante). En sus insignias hay runas nazis, esvásticas y otros símbolos nazis.

Oleksandr Sych. Primer viceministro. Sych es miembro del partido Svoboda.

Ihor Shvaika. Ministro de Agricultura, ídem.

Andriy Mokhnyk. Ministro de Ecología. Mokhnyk de Svoboda es el líder adjunto.

… Y en el parlamento líderes de batallones de milicias que siembran el terror en Oriente. Equipos de voluntarios/mercenarios que apoyan/sustituyen al ejército regular de Kiev ya la Guardia Nacional en la guerra étnica contra los llamados “separatistas prorrusos”. Serían 34 o 50 y contarían varios miles de soldados, 7000 sólo el Dniéper,  según AFP .

Oleg Lyashko. Jefe del Partido Radical que también lleva su nombre, así como del batallón Shaktar. Human Right Watch y Amnistía Internacional condenaron sus acciones en el este de Ucrania, así como los secuestros y torturas de sus competidores. Global Research agrega acusaciones de violación y jóvenes voluntarios forzados a ejercer la prostitución, aunque Lyashko, quien fue candidato presidencial, es considerado un político en ascenso.

Serguéi Melnichuk. Comandante del batallón Aydar de destino incierto, adjunto elegido por Lyashko.

Andrij Teteruk. Nuevo senador y comandante del batallón Myotvorets (que significa “el que trae la paz”), una milicia policial que “restaura el orden en los asentamientos liberados, los limpia de criminales y de armas”, según él. Traducido: milicias punitivas.

Semen Semenchenko. Un nuevo senador también, su batallón Donbass es responsable de muchos horrores contra los civiles en el Este.

Yuri Bereza. Nuevo senador, comanda el batallón Dniepr1 financiado por Ihor Kolomoysky, el poderoso oligarca banquero, segundo o tercero más rico del país, recientemente nombrado gobernador de Dniepropetrovsk. Kolomoysky, de pasaporte ucraniano, chipriota e israelí, supuestamente planeó y financió la masacre de Odessa en la que 37 civiles fueron torturados, mutilados y finalmente quemados, 19 de ellos judíos. El batallón está repleto de esvásticas y mercenarios neonazis. “Animales neonazis”, los calificó el asistente del oligarca.

Andrij Biletsky. Jefe de los grupos neonazis Asamblea Nacional Social y Patriotas de Ucrania, es el fundador y comandante del batallón Azov más infame. Responsable de secuestros, violaciones, torturas y asesinatos de civiles en la región de Donbass pero también en Mariupol donde está radicado, entre sus emblemas además de runas y esvásticas (visto en la tele parece haber impresionado mucho a los alemanes, para  Washington Puesto que son romances juveniles) está el símbolo oculto del Sol Negro utilizado por las SS nazis.

Unos quinientos hombres, “abiertamente neonazis”  , los llamó Foreign Policy   en una pieza de agosto dedicada al batallón (pero quizás haya más), a la par de los más de medio centenar de “batallones punitivos”, unidades paramilitares que combaten en el Este. . La identidad europea defendida por el ideólogo Odnorozhenko es muy diferente del liberalismo estadounidense y europeo, observa FP. Biletsky defiende abiertamente la superioridad aria. “La misión histórica de nuestra nación en este momento crítico es liderar a las Razas Blancas del mundo en una cruzada final por su supervivencia”, dijo al Telegraph  (repitiendo  Consortiumnews en una publicación  vinculada a los principales medios como el  New York Times y así sucesivamente, que finalmente notan a los neonazis en Ucrania en septiembre).

Y en su sitio web se pueden leer frases como esta: “Desafortunadamente, hoy en día, entre el pueblo ucraniano hay muchos rusos (por mentalidad), judíos, estadounidenses, europeos de la UE, árabes, chinos, etc., pero no muchos específicamente ucranianos. No está claro cuánto tiempo y cuánto esfuerzo llevará erradicar estos virus peligrosos de nuestra gente”.

FP concluye: “Los prorrusos dicen que están luchando contra nazis y fascistas, en el caso de Azov y otros batallones estas acusaciones son esencialmente ciertas”.

De paso: hace unos días el subcomandante del batallón Azov, Vadim Troyan, fue nombrado jefe de policía de la región del Óblast por el ministro del Interior Arsen Avakov (a quien Rusia pide que sea buscado por la Interpol por métodos de guerra prohibidos). , asesinatos y otros delitos).

También es destacable el aparente proceso de “nazificación” en curso en las escuelas, como lo demuestra el tuit del presidente Poroshenko sobre el entrenamiento militar en clase y la imagen de los símbolos nazis en el aula.

Sin embargo, el gobierno de los Estados Unidos los ayuda y los financia. “Si el público supiera que el gobierno de Estados Unidos ayuda a tales monstruos”,  escribe Global Research  sobre una delegación ucraniana que llega a Washington para reclamar más dinero y ayuda militar. En realidad, incluso las armas letales acaban de recibirse, coincidiendo con la reciente visita a Kiev del vicepresidente estadounidense Joe Biden, según reveló el  sitio web de hackers CyberBerkut, que ha puesto  en línea listas y documentos originales ( informados aquí en italiano). Después de todo, una medida para bloquear la ayuda militar estadounidense a la Ucrania neonazi, presentada por un diputado demócrata,  habría sido bloqueada , sorprendentemente, por el lobby israelí.

El poderoso grupo de presión ultranacionalista del Comité del Congreso de Estados Unidos de Ucrania (Ucca) sabe cómo activarse. Desde el período de la posguerra, ha mantenido la plataforma de extrema derecha de la OUN (Organización de Nacionalistas Ucranianos), incluido el culto a la Bandera pro-Hitler, y tiene canales sólidos en la derecha estadounidense Neocon.

¿Y si el partido Svoboda fuera solo el frente electoral de organizaciones neonazis y ultranacionalistas no nuevas, bien conocidas y respaldadas por la UC, como Una-Unso? ¿Qué pasaría si estas organizaciones no fueran tanto una expresión de la oposición ucraniana como de las fuerzas utilizadas en secreto por la OTAN que utilizan Ucrania como base, y no de hoy? ¿Y si esta organización militar neonazi vinculada a la OTAN jugara un papel decisivo en los episodios de violencia que llevaron al derrumbe del gobierno ucraniano surgido de las elecciones?

Una tesis atrevida, aunque ahora es difícil dejarse sorprender por nada. Para respaldarlo, en una publicación en marzo pasado  relanzada ahora  por Global Research, generalmente confiable, está el analista geopolítico F. William Engdahl, también basado en fuentes personales, incluidos veteranos de la inteligencia estadounidense.

Engdhal, que escribió cerca de esos primeros hechos, reconstruyó lo sucedido, Yanukovych obligado a huir como un criminal, acusado de haber rechazado la oferta de entrada de Ucrania en la UE, prefiriendo un acuerdo con Rusia que ofrecía la tajada de 15.000 millones de dólares de Ucrania. deuda y gas a precios reducidos. Recordó el acuerdo de compromiso alcanzado con Yanukovych por los ministros de Asuntos Exteriores de Alemania, Francia y Polonia, sin EE.UU., prueba de los diferentes puntos de vista y métodos europeos, la llamada telefónica en la que Nuland explicaba a “su” embajador qué gobierno y qué coalición buscada en Kiev, con el famoso “F..k the Eu”, Europa está jodiendo, de hecho.

Y llega al precipitado de los hechos, aquel 22 de febrero, cuando la policía se retiró presa del pánico en Piazza Indipendenza, bajo el fuego cruzado de francotiradores.

¿Quién había desplegado a los francotiradores? Es la pregunta hasta ahora sin respuesta, escribió el autor. Según fuentes de veteranos de la inteligencia estadounidense, los francotiradores procedían de la organización militar ultraderechista conocida como Asamblea Nacional Ucraniana – Autodefensa del Pueblo Ucraniano (Una-Unso), siglas que ya encontramos en otro post donde se le veía caer bajo el ala del Pravy Sektor, el Sector Derecho.

El autor recuerda cómo el líder de Una-Unso, Andrij Shkil, hace diez años, se convirtió en el asesor de Julia Tymoshenko, con el apoyo de los EE. UU. Durante la Revolución Naranja, apoyó al candidato pro-OTAN Yushchenko contra el pro-Rusia Yanukovich. También se dice que tiene estrechos vínculos con el Partido Nacional Democrático de Alemania (Ndp).

Desde la disolución de la Unión Soviética en 1991, los miembros de la organización paramilitar Una-Unso han estado detrás de todas las revueltas contra la influencia rusa, dice Engdahl. El hilo que conecta las campañas violentas es siempre anti-Rusia. La organización, según fuentes veteranas de la inteligencia estadounidense, es parte de un Gladius secreto de la OTAN, y no es un grupo nacionalista como el que presentan los medios occidentales.

Según estas fuentes, Una-Unso habría participado en los acontecimientos lituanos del invierno de 1991 (confirmado oficialmente), en el golpe de estado soviético del verano de 1991 (defenestración de Gorbachov, ed), en la guerra contra Moscú de Abjasia en 1993, en la de Chechenia, la campaña organizada por EEUU en Kosovo contra Serbia, la guerra de Georgia en 2008. Los paramilitares de Una-Unso habrían estado involucrados en todas las guerras sucias de la OTAN en la posguerra fría. Estos son mercenarios peligrosos que se usan en todas partes tanto para pelear guerras sucias como para incriminar a Rusia, porque afirman ser fuerzas especiales rusas (para Wikipedia en ’91, los miembros de Una-Unso habían servido en las fuerzas armadas soviéticas).

Los acontecimientos en Ucrania continuaron en la línea sugerida por Engdhal (al gobierno Arsenij Yatseniuk, pilotado por EEUU, fuerte papel de Svoboda), quien cerró con una frase casi profética: “El drama no ha terminado del todo. Está en juego el futuro de Rusia, las relaciones Europa-Rusia y el poder global de Washington o al menos de esa facción que ve más guerras en Washington como primer instrumento de la política”.”

Fuentes: 

lastampa.it

ricognizioni.it

aldo maría valli.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *