Mezquina venganza…contra la cultura rusa

ACNmarzo 3, 2022
* El director ruso expulsado de la Scala de Milán.
* Las lecturas de Dostoievski pospuestas, luego restauradas por Bicocca.
* Las películas que no se estrenarán en Rusia y la exclusión de los deportistas rusos de las competiciones internacionales.
* ¿Qué tiene que ver todo esto con las decisiones del Kremlin?
* La cultura, el deporte, el entretenimiento deben ser vías de escape de las tensiones.

 

Las señales son verdaderamente inquietantes. Junto a la sacrosanta condena de la guerra como solución a los problemas entre Estados y la loable solidaridad que polacos, húngaros y pueblos de todo el mundo están garantizando al pueblo ucraniano, existen odiosas iniciativas destinadas a obstaculizar el camino de la pacificación y la búsqueda por una vía de salida al conflicto ruso-ucraniano.

La guerra es un asunto político, económico de relaciones de poder. La cultura podría ofrecer una vía de escape a las tensiones y allanar el camino para un lenguaje universal e inclusivo capaz de mirar más allá y abrir horizontes de paz. Y en cambio hay quienes lo utilizan para exasperar la situación, polarizar aún más los alineamientos y por tanto quitar el aterrizaje virtuoso del alto el fuego.

Esto no es casual, sino que depende del clima que se ha creado en los últimos dos años a causa de la pandemia: la radicalización de posiciones, el fascismo de decisiones, el pensamiento homologador y la caza del engrasador (en el caso del Covid) y el chivo expiatorio en cualquier otra cosa. Un moralismo de estado difícil de morir que toma diferentes formas según las situaciones.

Los efectos prácticos se han visto en la lucha contra el Covid y ahora vuelven a verse con motivo del conflicto ruso-ucraniano. El deporte, el entretenimiento, el teatro, el entretenimiento e incluso las actividades didácticas están impregnados de una furia iconoclasta hacia todo lo que es ruso o que se remonta a la historia rusa, aunque sea remotamente.

Ayer en la Universidad Bicocca de Milán sucedió algo muy muy grave. Paolo Nori, escritor y rusólogo, llamado por la universidad para realizar un curso de cuatro lecciones sobre Dostoievski, fue suspendido de su cargo, pero por suerte la decisión fue revocada porque obviamente alguien señaló la locura de la iniciativa de censura. La dirección de Bicocca ha dado marcha atrás confirmando el rumbo y la directora Giovanna Iannantuoni ha adelantado que se reunirá con Nori la semana que viene para un momento de reflexión. Fedor Dostoievski se encontró en la lista de prohibidos por la única razón de que era un ruso, que murió hace casi un siglo y medio y, por lo tanto, no pudo condenar la invasión bárbara de Ucrania por parte del gobierno de Moscú.

El correo electrónico que la universidad envió a Nori para revocarlo es algo surrealista, que retrotrae el reloj a períodos realmente oscuros en la historia de la civilización. La inmediata resiscencia hace honor a la universidad milanesa, pero no anula la gravedad del gesto, censurado por los intelectuales, que enseguida se solidarizaron con Nori en las redes sociales. Los alumnos de Bicocca también comentaron con amargura: «Una noticia impactante que no esperábamos. El vuelco de la Universidad es en todo caso algo positivo pero esperamos que en el futuro haya una mayor posibilidad de diálogo cuando haya que tomar decisiones de este tipo». Más duro Vittorio Sgarbi: «Una jugada fascista y estúpida. Es censura del pensamiento».

Pero este gesto es sólo el último en orden cronológico . Desafortunadamente, la escalada no afecta solo a los ataques rusos contra Ucrania, sino también a las iniciativas de censura sobre eventos culturales y artísticos. Todavía en Italia, el alcalde de Milán, Giuseppe Sala, consideró inapropiado que Valery Gergiev, director de orquesta ruso, dirigiera la Dama di Picche, el 5 de marzo, en la Scala de Milán. El motivo es algo discutible: no haberse distanciado de la guerra. En realidad Gergiev paga su amistad con Putin y por eso le quitan la varita, como si fuera a dar un mitin prorruso desde el escenario de la Scala. La Scala podría representar un gran momento de reconciliación, una oportunidad para el diálogo, y en cambio el alcalde eligió el camino del cierre.

También se registran casos de censura en el sector del espectáculo . Tras la exclusión de Moscú del Festival de la Canción de Eurovisión , en las últimas horas se han anunciado varias decisiones por parte de los estudios cinematográficos. Disney ha confirmado su intención de no estrenar  Red , la próxima película animada de Pixar inicialmente esperada en los cines rusos el 10 de marzo en Rusia. Por ahora, todos los próximos estrenos de la casa de Mickey Mouse en ese territorio se han puesto en stand-by.

La misma decisión ha tomado Warner Bros , que ha decidido suspender el debut de  The Batman . La película protagonizada por Robert Pattinson se esperaba para el 3 de marzo pero no llegará a las pantallas rusas. Netflix también  se ha  pronunciado en las últimas horas al decidir no emitir en su plataforma los 20 canales rusos de información y entretenimiento que por ley debería emitir.

Incluso en el campo de fútbol , ​​Rusia ha sido blanco. La UEFA y la FIFA han suspendido a los equipos rusos, tanto de clubes como nacionales, de todas las competiciones. Rusia, por tanto, no participará en el Mundial y la final de fútbol de la Champions League ya se ha trasladado de San Petersburgo a París. Todos estos son gestos diseñados para presionar a Putin para que afloje su control sobre Ucrania, pero no necesariamente funcionan. Y, sobre todo, acaban penalizando el arte, la cultura, el deporte, el espectáculo y otros ámbitos que nada tienen que ver con las decisiones del Estado ruso y que penalizan al pueblo ruso ya la identidad rusa, contribuyendo a precipitar la ya complicada situación.

Censuras de este tipo no parecen acordes con el espíritu de diálogo que muchos invocan para propiciar un alto el fuego. Y confirman que los extremismos no tienen color político sino que responden a un enfoque cultural preciso, deformado y deformante.

 

Por RUBEN RAZZANTE.

ROMA, Italia.

jueves 3 de marzo de 2022.

lanuovb.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *