Daña a las mujeres y confunde a todos el lenguaje sexualmente neutral.

ACNmarzo 3, 2022
* Para “respetar” a las personas trans, palabras como “mujer” y “madre” están cada vez más prohibidas.
* La investigación publicada por diez autores en Frontiers in Global Women’s Health afirma que el lenguaje sexualmente neutral daña a las mujeres y complica las cosas
* Sin embargo, los propios autores apoyan la teoría de género , que está en el origen de estos cortocircuitos…

 

“ Comunicación eficaz sobre el embarazo, el parto, la lactancia, la lactancia y el cuidado infantil: la importancia del lenguaje sexual ” es un artículo científico publicado recientemente en Frontiers in Global Women’s Health.

En resumen, las diez autoras de la investigación, en su mayoría mujeres, afirman que un lenguaje sexualmente neutro perjudica a las mujeres, aunque las mismas investigadoras apoyan con fuerza la teoría de género. Un par de ejemplos de lenguaje desexualizado ( aquí encuentras otros y aquíse pueden leer algunas aplicaciones prácticas de esta neolengua): la palabra “mujer” se sustituye por la palabra “persona” y la palabra “madre” por la de “padre”. Esto se hace porque los términos “mujer” y “madre” se refieren únicamente a mujeres biológicas. En cambio, usando por ejemplo el término “persona”, el término en sí incluye tanto a las mujeres biológicas como a las “mujeres” no biológicas, es decir, los hombres que se creen “mujeres” y las personas que no se sienten pertenecientes al género femenino. universo ni al masculino. Por lo tanto, el recurso a un lema no sexualizado sería global. De hecho, la persona puede ser un hombre o una mujer o un ser humano que se siente sexualmente indefinido, por lo que también el término “padre” puede referirse a un hombre o una mujer o a ninguno usando “mujer”, por otro lado.

Además, existe otro problema con los perfiles marcadamente psicóticos. Hay mujeres que se perciben a sí mismas como hombres, pero que no quieren renunciar a algunos atributos femeninos (el aparato reproductor y el pecho), ni al uso de estos atributos (dar a luz y amamantar). Entonces, si solo se usara la palabra “mujer”, estas “medias mujeres” se sentirían privadas de su mitad masculina porque no estaba representada en esa pequeña palabra. El truco, por tanto, es utilizar el llamado lenguaje aditivo, es decir, referirse tanto a mujeres como a “mujeres” trans. Por ejemplo, adoptar la expresión “mujeres y personas que dan a luz” en lugar de la simple palabra “mujer”.

Tras esta operación de expulsión del vocabulario de lo gramaticalmente correcto (o dramáticamente correcto) de las palabras “mujer” y “madre”, surge el siguiente problema: si no puedo usar “mujer” para indicar una mujer y si no quiero para recurrir al lenguaje aditivo, ¿qué término o expresión puedo usar para referirme a un representante del sexo débil? Cada vez son más comunes palabras o expresiones como “dueñas de vagina” o “persona con cuello uterino” o “dando a luz” o “donantes de parto” (que, sin embargo, como hemos visto, también pueden usarse para mujeres que se sienten hombres) o “no hombres” o “no hombres”, que recuerdan tanto a los “ciegos” como a los “sordos”. Pronto llegaremos a lo “diferentemente masculino”.

Al respecto, un ejemplo viene de la revista científica The Lancet del pasado 24 de septiembre en la que destacaba en portada esta frase: “Históricamente se ha descuidado la anatomía y fisiología de los cuerpos con vaginas” ( hablamos de ello en su momento).). Los autores del ensayo, al comentar esta frase, señalan: “Esta afirmación, en la que se ha sustituido la palabra ‘mujeres’ por la frase ‘cuerpos con vaginas’, forma parte de una tendencia a eliminar términos sexuales como ‘mujeres’. “y “Madres” de las discusiones sobre la reproducción femenina ». La intención, que el artículo considera loable aunque mal aplicada, es no discriminar a las mujeres que se perciben a sí mismas como hombres, pero que, por un lado, no quieren ser llamadas “mujeres” y, por otro lado, quieren conservar los atributos femeninos. Además, añadimos, si Lancetsi hubiera usado la palabra “mujeres” habría discriminado a los hombres que se creen mujeres, pero que no tienen vagina. En este último caso, el uso de la palabra “mujer” para referirse solo a mujeres biológicas -el artículo de Lancet solo se refería a estas últimas- habría sido ofensivo porque habría excluido a los hombres que se perciben a sí mismos como mujeres y por lo tanto quieren ser llamados ” mujeres”. En definitiva, y más allá de toda esta confusión gramatical, el lenguaje neutral en cuanto al género serviría para proteger la sensibilidad de las personas transgénero.

Dicho esto, este libro de frases blanqueado en la ideología de género– escriben nuestros autores – conduce paradójicamente a la discriminación contra la mujer. Primero, y aguas arriba, la comunicación se vuelve más compleja y corre el riesgo de malentendidos. Un caso sorprendente involucró a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. y al Departamento de Salud de Australia. En ambos casos, los dos organismos han recopilado estadísticas sobre la gravedad de la enfermedad de Covid en mujeres embarazadas y no embarazadas. Pero las dos organizaciones no utilizaron estas expresiones, sino “personas embarazadas” y “personas no embarazadas”. Ahora bien, si para el primer grupo todos entendemos que nos referimos a mujeres, no es así para el segundo grupo, porque las personas no embarazadas también pueden ser hombres, aunque la expresión sea tan bizarra como para sospechar que somos refiriéndose únicamente a mujeres mujeres no embarazadas.

Otro caso en el que caemos en un verdadero oxímoron : el uso de la expresión “esperma femenino”. ¿Nos referimos al esperma de los hombres que se sienten mujeres oa los ovocitos de las mujeres que se sienten hombres o de las mujeres que se sienten mujeres y que no quieren ofender a esos hombres que se sienten mujeres pero que no tienen ovocitos? La respuesta a los psiquiatras.

Además, el género neolengua deshumaniza a las mujeres al referirse a ellas indicando partes del cuerpo o funciones fisiológicas como la gestación, el parto y la lactancia. La humillación de lo femenino pasa también por el arrebatamiento de las funciones puramente femeninas a favor de los hombres (proceso cuya proporciónparadójicamente nació en el seno de ese feminismo del que las autoras son fervientes simpatizantes). Un ejemplo es el uso del término “lactancia materna”. El Consejo de la Liga Leche, una organización para la promoción de la lactancia materna con sede en Estados Unidos, habló de un verdadero colonialismo e imperialismo lingüístico que quiere imponer al uso convencional de los términos.

Además de esto y de una forma más sencilla, la supresión de las palabras “mujer” y “madre” conduce a invisibilizar a las mujeres y las madres. Una neutralización de lo femenino que refleja la neutralización de lo masculino que tuvo lugar mucho antes. En conclusión, el lenguaje castrado es parte de la estrategia más amplia de la teoría de género.

 

 

Por Tommaso Sacandroglio.

roma, italia,

e de marzo de 2022.

lanuovabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *