Perdió 217 millones de euros la Santa Sede en una operación inmobiliaria en Londres

ACNfebrero 28, 2022

En la compra del edificio de Londres, “según una estimación actualizada, las pérdidas de la Santa Sede ascienden a 217 millones de euros”.

 

Así lo dijo el adjunto promotor de justicia, Alessandro Diddi, en la octava audiencia del juicio penal sobre inversiones financieras de la Secretaría de Estado. Audiencia en la que finalizaron las intervenciones preliminares de las partes, a la espera de la decisión de la Corte vaticana presidida por Giuseppe Pignatone.

 

Tras las numerosas excepciones de las defensas, en particular sobre la nulidad del juicio por archivo parcial de documentos, Diddi respondió que esto “es una explotación para desviar la atención sobre el fondo de las cuestiones”.

 

Agregó: “Nuestro objetivo es hacer un proceso que se adhiera a las reglas lo más cerca posible. Muchas de las cuestiones son cualquier cosa menos de procedimiento. Estamos felices por nuestro trabajo y agradecemos a la policía judicial que hizo lo imposible”.

 

El 1 de marzo, el Tribunal Vaticano emitirá una ordenanza sobre todas las excepciones presentadas por los abogados de los diez acusados, incluido el cardenal Angelo Becciu.

 

En la sala, la defensa del financiero Raffaele Mincione reiteró el pedido de nulidad, hablando de “absurdo e insostenible flagrante” en cuanto a la supuesta elección de la acusación de depositar sólo parcialmente los documentos:

 

“Se trata de un embargo en el embargo, de un increíble brutalidad. La Corte asegura que esta idea no tiene ciudadanía en el Estado de la Ciudad del Vaticano”.

 

Incluso, el abogado del abogado Nicola Squillace invocó la nulidad, denunciando “inconsistencias” en las notificaciones recibidas para el interrogatorio de su cliente, quien, precisó, “ya no reside en Italia, sino en Londres, ha cerrado el número de IVA y ya no ejerce como abogado en nuestro país”.

 

La defensa de Fabrizio Tirabassi, exempleado de la Secretaría de Estado, pidió la nulidad del juicio por “justicia derogada“, es decir, por falta de presentación de documentos. Se trata de “prohibiciones ilegítimas que impiden el derecho a la defensa. Es improcedente la parcialización de los hechos”, agregó el abogado de Tirabassi refiriéndose a las omisiones en el expediente relativo al interrogatorio de monseñor Alberto Perlasca, testigo clave de la acusación.

 

En las oficinas de la Secretaría de Estado, señaló el defensor, “fueron incautadas cien cajas de documentos, 39 de las cuales en la oficina de Tirabassi: no sabemos dónde pueden estar”.

 

Aún en la Secretaría de Estado, dijo el abogado, “se incautaron más de dos millones y medio de documentos, de los cuales se hicieron copias informáticas y no forenses. Aunque no se prevén copias forenses en el Vaticano, también hay reglas en el juicio”.

 

En cuanto a las partes civiles, el expresidente del Tribunal Constitucional, Giovanni Maria Flick, se pronunció en nombre de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, señalando cómo “este proceso ha durado siete meses y un día exclusivamente para las fases preliminares”. y procesal”. Para el jurista, esto ha dado lugar a “una actividad especulativa que ha causado grandes pérdidas a la Santa Sede”.

 

Flick también manifestó estar convencido de que la hipótesis de nulidad del juicio es infundada. Incluso para el abogado que protege a la Autoridad de Información y Supervisión Financiera de la Santa Sede, el procedimiento “ha arrojado un fuerte descrédito” a la autoridad vaticana: “Constituirse como parte civil es un deber natural, dadas las repercusiones reputacionales y los daños a la imagen”. En la misma onda están también los letrados de la Secretaría de Estado y del Instituto de Obras Religiosas, para quienes las objeciones de nulidad son contradictorias.

 

Por FRANCESCO ANTONIO GRANA.

ilfattoquotidiano.

28 DE FEBRERO DE 2022.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *