8a audiencia de Juicio vaticano contra un cardenal: “ha arrojado fuerte descrédito a la Santa Sede”, dice defensor

ACNfebrero 28, 2022
* La octava audiencia del juicio de construcción de Londres tuvo lugar esta mañana.
* Esta tarde el Papa Francisco decidirá si el juicio debe comenzar mañana o no.

 

Hoy se llevó a cabo la octava audiencia del juicio del Vaticano en el edificio de Londres en Sloane Avenue. De 10.00 a 13.30 horas los partidos terminaron sus discursos. Mañana, a las 10 horas, el presidente de la corte vaticana, doctor Giuseppe Pignatone, informó que emitirá una ordenanza sobre todas las excepciones planteadas por las defensas. En la sala hoy sólo Su Eminencia, el Sr. Cardenal Angelo Becciu.

las intervenciones

La defensa de Raffaele Mincione pidió al tribunal que reconozca la nulidad y dijo que las elecciones hechas por la oficina del Promotor de Justicia son un  “absurdo flagrante e insostenible. Es un secuestro dentro de un secuestro, una brutalidad increíble. El tribunal asegura que esta idea no tiene ciudadanía en el Estado de la Ciudad del Vaticano”.

La defensa de Nicola Squillace, invocó la nulidad, denunciando inconsistencias en las notificaciones recibidas para el interrogatorio de su cliente, quien “ya no ha residido en Italia sino en Londres, ha cerrado el número de IVA y ya no ejerce la actividad profesional como abogado en Italia” . Hasta el día de hoy se han planteado perplejidades sobre el final que han hecho los objetos incautados: “no se ha devuelto nada, incluido el embargo de los bienes que afectaban a sus socios en el trato”, ha dicho el letrado Aiello El interrogatorio de Squillace, según la defensa, “habría sido muy útil para la fiscalía”, ya que Squillace “es un jurista refinado que conoce muy bien las instituciones jurídicas anglosajonas que son la base de las transacciones de Londres”.

“Si está dispuesto a hacernos conocer el derecho anglosajón, tiene todas las posibilidades”, responde irónicamente el presidente de la corte vaticana, Giuseppe Pignatone.

La defensa de Tirabassi pidió la nulidad del juicio por “denegación de justicia” , es decir, por falta de depósito de los documentos: informó que ” se impusieron prohibiciones ilegítimas que impiden los derechos de la defensa”. Refiriéndose a las omisiones del interrogatorio de Perlasca, dijo: Es improcedente la parcialización de los actos”.   Luego denunció que en las oficinas de Tirabassi en la Secretaría de Estado “fueron incautadas unas cien cajas de documentos, 39 de las cuales en la oficina de Tirabassi: no sabemos dónde pueden estar. También en la Secretaría de Estado se incautaron más de dos millones y medio de documentos, de los cuales se hicieron copias informáticas y no forenses. Aunque no se prevén copias forenses en el Vaticano, también hay reglas en el juicio”.

 

Entonces intervinieron las partes civiles. El abogado Flick, defensor de APSA, dijo que “este proceso ha durado siete meses y un día, exclusivamente para las etapas preliminar y procesal”: esto ha dado lugar a “una actividad especulativa que ha resultado en grandes pérdidas para la Santa Sede”. Como si eso importara a los procedimientos. Quizás el jurista debería estudiar un poco sobre todo lo relacionado con el debido proceso y, como expresidente de un tribunal constitucional, hacerse dos preguntas sobre qué es el conflicto de interés. Es evidente que estos sujetos no saben de lo que hablan.

Incluso, el defensor de ASIF, informó de que el proceso “ha arrojado un fuerte descrédito” a la Santa Sede“Ser parte civil es un deber natural, dadas las repercusiones reputacionales y los daños a la imagen” . A los pedidos se sumaron los abogados Elisa Scarina y Roberto Lipari, el primero por la Secretaría de Estado y el segundo por el IOR. Lipari presentó un escrito para impugnar las excepciones de nulidad.

La intervención del adjunto Promotor de Justicia

Entonces intervino Alessandro Diddì, quien desde hace meses hace caso omiso de las órdenes judiciales, y dijo que de lo que se quejan las defensas sería “una tormenta en un vaso de agua”. Quizá entonces también explique estos dichos suyos que no hacen reír a nadie.

“El intento de las defensas es una explotación para desviar la atención sobre el fondo de las cuestiones. Según una estimación actualizada, las pérdidas de la Santa Sede ascienden a 217 millones de euros. Nuestro objetivo es hacer un proceso que se adhiera a las reglas tanto como sea posible: muchas de las cuestiones son cualquier cosa menos procesales. Estamos felices por nuestro trabajo y agradecemos a la policía judicial, que hizo lo imposible”.

El letrado romano denunció entonces que también había sufrido una denuncia en Suiza por “interceptar ilegalmente” a uno de los acusados ​​en el proceso vaticano. Denuncia que el fiscal suizo tuvo que presentar porque Diddì actuó como órgano judicial de un estado extranjero. Sin embargo, las denuncias del abogado Diddì no pueden aceptarse. Las defensas no plantearon ningún problema instrumental. El archivo de los documentos de investigación es un tema absolutamente fundamental para poder iniciar un proceso penal con todas las garantías del debido proceso. Diddì sigue haciendo referencias en la sala del tribunal a la jurisdicción italiana y no está claro que esté en vigor otro código en el Vaticano. Después de todo, hemos visto en otros artículos, Alessandro Diddì no conoce el sistema judicial del Vaticano y, lamentablemente, sus palabras son:vuelan con el viento , pero no afectan a la piedra. 

El destino de este proceso está ahora en manos de Francisco. Aunque hay mucha gente que no ha entendido cómo funciona más allá del Tíber, ni el presidente del tribunal ni el promotor de justicia tienen poder efectivo durante este Pontificado. Mañana por la mañana Giuseppe Pignatone escribirá en blanco y negro lo que el Papa le ordenó esta tarde. Y la voluntad de Francisco es clara para todos.

silerenonpossum.

28 de febrero de 2022.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *