La responsabilidad del Papa: mantener unida a la comunidad en el camino a Dios: Benedicto XVl

ACNfebrero 26, 2022

El 17 de enero de 2008, el entonces Papa Benedicto XVI debió visitar la Universidad “La Sapienza” de Roma y pronunciar un importante discurso, preparado con gran atención y cuidado. Sin embargo, este evento, más único que raro, fue suspendido el 15 de enero luego de protestas dentro de la universidad, con la participación de numerosos académicos, incluido el prof. Giorgio Parisi, Premio Nobel de Física 2021, quien obligó a las autoridades universitarias a cancelar la visita. Días después, la Santa Sede publicó el texto del discurso tácito.

 

El Papa Ratzinger abrió así el núcleo de su discurso:

 

“En esta ocasión, me es muy querido expresar mi agradecimiento por la invitación que me hicieron para venir a vuestra universidad a daros una lección. Pregunta: ¿Qué puede y debe un Papa en una ocasión como esta? En mi conferencia en Regensburg hablé, sí, como Papa, pero sobre todo hablé como ex profesor de esa universidad mía, tratando de conectar recuerdos y actualidades,

 

En la universidad “Sapienza”, la antigua universidad de Roma, sin embargo, estoy invitado sólo como Obispo de Roma, y ​​por lo tanto debo hablar como tal (…) Volvamos a mi pregunta de partida: ¿Qué puede y debe decir el Papa en su encuentro con la universidad de Roma? ¿Su ciudad? Reflexionando sobre esta pregunta, me pareció que incluía otras dos, cuya aclaración debería conducir por sí sola a la respuesta. ¿o? Y de nuevo: ¿Cuál es la naturaleza y misión de la universidad?

No me gustaría detenernos a usted y a mí en largas discusiones sobre la naturaleza del papado. Una breve mención será suficiente. El Papa es ante todo obispo de Roma y como tal, en virtud de la sucesión del apóstol Pedro, tiene una responsabilidad episcopal frente a toda la Iglesia católica. La palabra “obispo” – episkopos, que en su significado inmediato se refiere a “capataz”, ya ha sido fusionada en el Nuevo Testamento con el concepto bíblico de Pastor: es aquel que, desde un punto de vista elevado, mira al conjunto, cuidando el buen camino y la cohesión del conjunto.

En este sentido, esta designación de la tarea dirige la mirada ante todo hacia el interior de la comunidad creyente. El Obispo – el Pastor – es el hombre que cuida de esta comunidad; el que la mantiene unida manteniéndola en el camino de Dios, indicado según la fe cristiana por Jesús – y no sólo indicado: Él mismo es el camino para nosotros. Pero esta comunidad de la que se ocupa el obispo, sea grande o pequeña, vive en el mundo; sus condiciones, su camino, su ejemplo y su palabra afectan inevitablemente al resto de la comunidad humana en su conjunto. Cuanto más grande sea, más afectará su buen estado o su eventual degradación a la humanidad en su conjunto. Hoy vemos muy claramente cómo las condiciones de las religiones y cómo la situación de la Iglesia, sus crisis y sus renovaciones, afectan a la humanidad en su conjunto. Así, el Papa, al igual que el Pastor de su comunidad, se ha convertido también cada vez más en una voz de la razón ética de la humanidad.

Benedicto XVI continúa explicando:

 

Aquí, sin embargo, surge inmediatamente la objeción según la cual el Papa, de hecho, no hablaría realmente sobre la base de la razón ética, sino que sacaría sus juicios de la fe y por eso no podría reclaman su validez para aquellos que no comparten esta fe. Tendremos que volver sobre este tema nuevamente, porque aquí surge la pregunta absolutamente fundamental: ¿Qué es la razón? ¿Cómo puede una afirmación -sobre todo una norma moral- resultar “razonable”? En este punto me gustaría señalar sólo brevemente en este punto que John Rawls, mientras niega el carácter de razón “pública” a las doctrinas religiosas comprensivas, sin embargo ve en su razón “no pública” al menos una razón que no podría , en nombre de una racionalidad secularistamente endurecida, siendo simplemente repudiada por quienes la sustentan. Ve un criterio de esta razonabilidad, entre otras cosas, en el hecho de que doctrinas similares derivan de una tradición responsable y motivada, en la que, durante un largo período de tiempo, se han desarrollado argumentos suficientemente buenos en apoyo de la doctrina relativa. En esta declaración me parece importante el reconocimiento de que la experiencia y la demostración a lo largo de generaciones, el trasfondo histórico de la sabiduría humana, son también un signo de su razonabilidad y su significado perdurable. Frente a una razón ahistórica que busca construirse sólo en una racionalidad ahistórica, la sabiduría de la humanidad como tal -la sabiduría de las grandes tradiciones religiosas- ha de ser valorada como una realidad que no se puede tirar a la basura. Con impunidad.. Volvamos a la pregunta de partida. El Papa habla como representante de una comunidad creyente, en la que ha madurado una determinada sabiduría de vida durante los siglos de su existencia; habla como representante de una comunidad que guarda en sí un tesoro de conocimiento y experiencia éticos, que es importante para toda la humanidad: en este sentido, habla como representante de una razón ética”.

 

Texto completo del discurso

***

Nota 1 – 23 de febrero de 2022.

Nota 2 – 24 de febrero de 2022.

Nota 3 – 25 de febrero de 2022.

Nota 4 – 26 de febrero de 2022

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *