El Vaticano, en la cuerda floja. “Preocupación” pero sin condena particular por Ucrania.

ACNfebrero 26, 2022

Ayer por la mañana, el Papa Francisco salió del Vaticano y se dirigió a la oficina diplomática rusa en la Santa Sede, en via della Conciliazione, para reunirse con el embajador Alexander Avdeev, a quien expresó “preocupación” por la guerra en curso. Según algunas fuentes, durante la media hora de la entrevista, también ofreció la disponibilidad de la Santa Sede para la mediación entre las partes.

El acto es inédito: normalmente son los embajadores de los estados los que son convocados y recibidos en el Vaticano. Señal por tanto de que, además de la preocupación real del pontífice -que el 2 de marzo, comienzo de la Cuaresma para los católicos, invitó a creyentes y no creyentes a unirse a un gran ayuno por la paz (como en la crisis siria de 2013) – es voluntad de la Santa Sede para desplegar su propio peso diplomático.

Como también hizo el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin, pocas horas después del inicio de las operaciones militares rusas en Ucrania: “Todavía hay tiempo para la buena voluntad, todavía hay espacio para la negociación, todavía hay lugar para el ejercicio de una sabiduría que impida que prevalezcan los intereses partidistas, proteja las legítimas aspiraciones de cada uno y libre al mundo de la locura y los horrores de la guerra».

La Santa Sede en los últimos días se ha movido con extremo equilibrio, condenando la escalada de la guerra pero sin señalar con el dedo directamente a ninguno de los actores en el terreno, incluido Putin, también porque es consciente de caminar sobre un campo minado, dada la complicada las relaciones entre las iglesias cristianas de la zona, sin embargo, fuertemente nacionalistas.

En Moscú está la Iglesia ortodoxa rusa, encabezada por el patriarca Kirill, que podría reunirse con el papa Francisco en verano, según filtró hace unos días el embajador Avdeev. “Es con profundo dolor que percibo el sufrimiento de la gente, causado por los acontecimientos que se están desarrollando. Insto a todas las partes en el conflicto a hacer todo lo posible para evitar víctimas civiles”, dijo Kirill. Los pueblos ruso y ucraniano tienen una historia centenaria común, creo que esto ayudará a superar las divisiones y contradicciones que han surgido y que han llevado al conflicto actual”.

En Kiev está la Iglesia Ortodoxa Ucraniana, o más bien dos. Una fiel al Patriarcado de Moscú, encabezada por la metropolitana Onuphry, que sin embargo en esta circunstancia se pone decididamente del lado de su país: “Expresamos un especial amor y apoyo a nuestros soldados que montan guardia y protegen y defienden nuestra tierra y nuestro pueblo, que Dios ¡bendícelos y guárdalos!”, dijo Onuphry, quien también se dirigió a Putin: “La guerra es una repetición del pecado de Caín, que mató a su hermano por envidia, no tiene excusas, ni de Dios, ni de los hombres”. Y otro que, principalmente por los empujones del expresidente Poroshenko, se separó de Moscú y obtuvo la “autocefalia” -una especie de independencia- con la aprobación del Patriarcado de Constantinopla, encabezado por Bartolomé,.

En Kiev también está la Iglesia greco-católica ucraniana, de rito oriental pero en comunión con Roma (por eso llamada “uniata”), que apoya la iniciativa de Bergoglio: la conversación entre el Papa y el embajador Avdeev “representa un impulso para que el diálogo prevalezca sobre fuerza».

Una fragmentación y un conflicto religioso que parecen reflejar el político.

Por Luca Kocci.

CIUDAD DEL VATICANO.

26 de febrero de 2022.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *