Cuidado con estos comunes 11 pecados de la lengua

ACNfebrero 26, 2022
La Palabra de Dios nos enseña lo bueno y lo malo del don del habla, como moderar nuestra lengua para no caer en pecado y no ser víctima de las habladurías.

 

Mañana domingo 27 de febrero es el octavo domingo del tiempo ordinario. Eclesiástico 27:4-7; Salmo 92:2-3, 13-14, 15-16; 1 Corintios 15:54-58; Lucas 6:39-45.

La primera lectura nos recuerda que nuestro discurso revela nuestro carácter:

Cuando se agita un tamiz, aparecen las cáscaras;

también lo hacen las faltas de uno cuando uno habla.

No alaben a nadie antes de que hable,

porque es entonces cuando la gente es probada (Eclesiástico 27:4-7).

Lo que decimos revela mucho sobre nosotros, más de lo que imaginamos. El habla es uno de nuestros mayores dones, pero el dominio propio en el habla es uno de los más raros. Algunos de los pecados más comunes que cometemos están relacionados con el habla: chismes, charlas ociosas, mentiras, exageraciones, ataques duros y comentarios poco caritativos. ¡Con un regalo capaz de traer tanto bien, seguramente podemos causar un gran daño!

Quizás hoy podamos reflexionar sobre las enseñanzas de las Escrituras sobre los pecados del habla. La Escritura habla artísticamente del pecador. Aquí hay algunos pecados comunes de la lengua:

La lengua mentirosa: hablar falsedades con la intención de engañar a otros.

– El Señor detesta los labios mentirosos, pero se deleita en la gente de confianza (Proverbios 12:22).

– El testigo falso no quedará sin castigo, y el que habla mentiras no escapará (Proverbios 19:5).

La lengua murmuradora: hablar de los demás a sus espaldas, dañando su reputación a través de la detracción.

La lengua de un hombre puede ser su perdición. No seas llamado detractor; no uses tu lengua para calumniar (Eclesiástico 5:13-16).

Nunca repitas chismes, y no serás vilipendiado. … Deja que todo lo que escuches muera dentro de ti … (Eclesiástico 19:5).

La lengua indiscreta: difundir información confidencial, innecesaria o dañina sobre los demás.

El que anda como chismoso revela secretos; por lo tanto, no tengas compañía con tal (Proverbios 20:19).

Un chisme traiciona una confidencia; así que evita al hombre que habla demasiado (Proverbios 20:19).

No andarás de chismoso entre tu pueblo (Levítico 19:16).

La lengua halagadora: exagerar las buenas cualidades de los demás para congraciarnos con ellos.

Que el Señor haga callar todos los labios lisonjeros y toda lengua jactanciosa (Salmo 12:4).

Se puede confiar en las heridas de un amigo, pero un enemigo multiplica los besos (Proverbios 27:6).

La lengua orgullosa: hablar con jactancia o de una manera demasiado segura.

Que el Señor calle todos los labios lisonjeros y toda lengua jactanciosa, los que dicen: “Por nuestra lengua prevaleceremos; cuando nuestros labios hablan, ¿quién se enseñoreará de nosotros?” (Salmo 12:4-5).

El hombre prudente no hace alarde de su conocimiento, pero los necios proclaman su necedad (Proverbios 12:23).

La lengua sobreutilizada: decir demasiado, lo que generalmente conduce al pecado por su exceso.

La voz de un necio [viene] junto con una multitud de palabras (Eclesiastés 5:2).

Cuando las palabras son muchas, el pecado es inevitable, pero el que refrena sus labios es sabio (Proverbios 10:19).

La lengua imprudente: hablar antes de lo debido, a menudo sin tener toda la información.

No te des prisa con tu boca, ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios (Eclesiastés 5:1).

Sé pronto para oír, pero tardo para responder. Si tienes el conocimiento, responde a tu prójimo; si no, pon tu mano sobre tu boca (Eclesiástico 5:13).

La lengua pendenciera: hablar de una manera demasiado obstinada, atacar a otros personalmente y/o provocar divisiones innecesarias.

Las palabras de los tontos los meten en peleas constantes; están pidiendo una paliza (Proverbios 18:6).

El necio no encuentra placer en entender, sino que se deleita en airear sus propias opiniones (Proverbios 18:2).

La lengua malediscente: desear el mal a los demás, a menudo para que sean condenados.

Le encantaba pronunciar una maldición, que vuelva sobre él. No halló placer en la bendición, que esté lejos de él (Salmo 109:17).

El que maldice a su padre o a su madre, su lámpara se apagará en la oscuridad más profunda (Proverbios 20:20).

La lengua penetrante: hablar innecesariamente con dureza o severidad.

– El corazón del justo pesa sus respuestas, pero de la boca de los impíos brota el mal (Proverbios 15:28).

– Algunas personas hacen comentarios cortantes, pero las palabras de los sabios sanan (Proverbios 12:18).

La Lengua Silenciosa: fallar en hablar cuando deberíamos advertir a la gente del pecado y anunciar la verdad de Jesucristo.

– Proclamar el mensaje; persistid en ella, a tiempo y fuera de tiempo; reprende, corrige y anima con mucha paciencia y enseñanza (2 Timoteo 4:2).

– Los centinelas de Israel son ciegos; todos son ignorantes; todos son perros tontos; no pueden ladrar (Isaías 56:10).

Bueno, Santiago dijo: «Si alguien domina su lengua, ¡es un superhombre espiritual! “Pon guarda a mi boca, oh Señor; guarda la puerta de mis labios» (Salmo 141:3).

Escrito por monseñor Carlos Papa quien es actualmente decano y párroco en la Arquidiócesis de Washington, DC, donde ha servido en el Consejo Sacerdotal, el Colegio de Consultores y la Junta de Personal Sacerdotal. Además de publicar un blog diario en el sitio web de la Arquidiócesis de Washington, ha escrito en revistas pastorales, ha realizado numerosos retiros para sacerdotes y fieles laicos, y también ha realizado estudios bíblicos semanales en el Congreso de los Estados Unidos y la Casa Blanca. Fue nombrado Monseñor en 2005.

 

ACN/InfoCatólica.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *