Misa tradicional: el Decreto papal “fantasma” y la voluntad de la FSSPX de mantener y transmitir la Tradición

ACNfebrero 25, 2022

Hay varios rumores, urbi et orbi , de que el Papa Francisco tiene la intención de emitir más decretos restrictivos contra el uso del antiguo rito de la Santa Misa, en un futuro próximo, posiblemente poco antes o el Miércoles de Ceniza, la próxima semana. Pero, ¿cómo interpretar entonces la realidad de dos recientes encuentros que tuvo el Papa Francisco con exponentes del mundo de la Tradición (con la SSP el 4 de febrero y con la FSSPX el 8 de febrero), que parecen sugerir que estos rumores podrían ser falsos (involuntariamente o con fines ocultos)?

El encuentro más reciente fue una sorpresa -según informan varios sitios web, sin confirmación de la Santa Sede ni de los directamente involucrados- la audiencia concedida por el Papa Francisco al sacerdote italiano Davide Pagliarani, Jefe de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X ( FSSPX), el 8 de febrero. Roberto Moynihan en la Carta 39 “Liturgia” de su Newsletter The Moynihan Letters from the Journal of Robert Moynihan ayer 22 de febrero de 2022 informa que “el Distrito Americano de la FSSPX pronto publicará un comunicado de prensa sobre la reunión de Don Pagliarani con el Papa Francisco el 8 de febrero ” .

Desde su elección en 2018, es la primera vez que el actual Superior General de la FSSPX se reúne con el actual Pontífice. Previamente, el predecesor de Don Pagliarani, el obispo Bernard Fellay, se reunió con el Papa Benedicto XVI (29 de agosto de 2005) y el Papa Francisco (1 de abril de 2016). Asimismo, el arzobispo Marcel Lefebvre se había reunido con el Papa Pablo VI y el Papa Juan Pablo II. Esta Audiencia subraya que se mantienen las relaciones entre la Santa Sede y la Fraternidad Sacerdotal San Pío X. De hecho, estas relaciones nunca se han interrumpido, aunque atravesaron un período de heladas entre 1988 y 2000. El Papa Francisco concedió miembros de la facultad de la FSSPX para confesar, celebrar matrimonios, ordenar sacerdotes, juzgar en primera instancia, etc.

Don Davide Pagliarani fue Superior del Seminario de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X en Argentina durante seis años. En su gobierno le asiste el obispo Alfonso de Galarreta, nacido en España pero al poco tiempo emigrado con su familia a la Argentina, uno de los cuatro obispos ordenados por monseñor Lefebvre y por don Christian Bouchacourt, superior del Distrito Francés y consejero general de la FSSPX, quien se reunió varias veces con el cardenal Bergoglio cuando ambos vivían en Buenos Aires.

Unos días antes que Don Pagliarani, el 4 de febrero el Papa Francisco se reunió con dos importantes sacerdotes de la Fraternidad del Sacerdote San Pedro (FSSP) y le aseguró que el Motu proprio Traditionis custodesdel 16 de julio de 2021, que impone restricciones draconianas a la celebración de la Misa tradicional vetus ordo, no concierne a los Institutos Ecclesia Dei como la Fraternidad de San Pedro, que utilizan los libros litúrgicos vetus ordo de 1962.

Estos dos encuentros han dejado perplejos a muchos observadores, en cuanto a las verdaderas intenciones del Papa Francisco con la liturgia usus antiquor y sobre el verdadero motivo de estos encuentros, que por el momento quedan poco claros para los observadores atentos (que no miran sólo las apariencias). ).

Para reflexionar sobre la cuestión de la audiencia concedida por el Papa Francisco a la SSP, hay algunas ideas útiles proporcionadas por la breve reflexión de Fabio Battiston publicada el 22 de febrero por su amigo y colega Aldo Maria Valli en su blog Duc in altum Después de la reunión entre Francisco y la SSP. Hay poco que celebrar cuando el destino está en la reserva india , de lo que informamos a continuación.

Además, siempre es útil releer lo que escribimos el 2 de febrero de 2021:“Quien no acepta el Concilio Vaticano II está fuera de la Iglesia”. “Provocare lo cisma”, rechazado al remitente OMS ] – en particular lo que está escrito en la Postilla ( El “cisma inducido” o el “movimiento de caballo”: dejar una vía de escape )… aquí, el motivo de la portada foto (para entender el significado de la “reserva india” de la que habla Battiston sobre Duc in altum , y en los dos artículos relacionados:

Luego, para abordar la cuestión del Vetus y el Novus Ordo del rito romano, su contexto y significado teológico, se presenta una conferencia impartida recientemente por el Jefe de la FSSPX, Don Dvide Pagliarani, en la que expone su visión del asunto. útil.

En la reflexión de Battiston, el P. Pagliarani también rechaza la “reserva india” en su conferencia en términos muy claros: “Hay una última cosa que la Fraternidad debe proporcionar. Y es capital. Esta Misa no la queremos sólo para nosotros, sino que la queremos para la Iglesia universal. No queremos un altar lateral. No queremos el derecho de entrar a un anfiteatro donde todo está permitido con nuestra pancarta. ¡No!

Queremos esta Misa para nosotros y para todos. No queremos un privilegio. Es un derecho para nosotros y para todas las almas, sin distinción. Por eso la Fraternidad San Pío X sigue y seguirá siendo obra de la Iglesia. Porque tiene en vista el bien de la Iglesia; no apunta a un privilegio particular. Dios elegirá el momento, la modalidad, la gradualidad, las circunstancias. Pero en cuanto depende de nosotros, queremos esta Misa ya, sin condiciones y para todos».

A continuación, la transcripción completa de la conferencia de Don Pagliarani, realizada en la clausura del XVI Congreso Teológico del Courrier de Rome , en colaboración con DICI , el 15 de enero de 2022 en París (Fuente: FSSPX Noticias). Para preservar su propio carácter en esta conferencia, se ha conservado el estilo hablado.

De Vik van Brantegem.

 

No se puede desear al mismo tiempo
el bien de las almas a través de la Tradición
y una nueva Iglesia sin Tradición

Después del encuentro entre Francisco y la SSP
Hay poco de qué alegrarse cuando el destino está en la reserva india
por Fabio Battiston
Duc in altum, 22 de febrero de 2022

Permítanme expresar algunas breves consideraciones sobre la evolución de la relación entre la Santa Sede y la SSP., tras la promulgación de las infames Traditionis custodes . He leído atentamente las dos notas de prensa de la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro, publicadas ayer y hoy en Duc in altum, que han producido estados de ánimo bastante contrastantes en el escritor. Por un lado, en efecto, no puedo dejar de considerar con gran satisfacción el retroceso sustancial (que otros comentaristas han definido, quizás con razón, esquizofrénico) de lo que el motu proprio parecía prefigurar para todas las realidades eclesiales. Esta orientación, además, fue plenamente confirmada por la brutal exhortación pastoral del cardenal De Donatis (octubre de 2021) en la que se prohibía expresamente a todas las iglesias de Roma celebrar las liturgias del triduo pascual según los ritos tradicionales. Sin embargo, con la carta del 11 de febrero de 2022, Bergoglio confirma a la SSP la plena facultad de celebrar, entre otras cosas, el Ritual tal como se define en los libros litúrgicos de 1962. Hasta aquí todo bien, pero…

La actitud de satisfacción de la SSP ante la evolución de este asunto me deja sumamente perplejo ya que parece no considerar el aspecto fundamental de lo que realmente está en juego. En mi opinión, en efecto, uno no puede alegrarse (egoístamente) si todas las atrocidades expresadas en las Traditions custodes(subrayado varias veces por numerosos expertos, mucho más equipados y fiables que yo) “no están destinados a la Fraternidad”. Estamos ante un dictado con el que se advierte formalmente, para siempre, a la gran mayoría de iglesias, parroquias y clero de celebrar liturgias católicas en formas centenarias que nunca han sido abrogadas. La tradición es desgarrada y al mismo tiempo aceptada y promovida – en cumplimiento de una contaminación “ecuménica y multicultural” – la introducción de elementos neopaganos ya menudo tribales en las masas del novus ordo. ¿Basta con que los ukase del motu proprio no se apliquen a los ahora escasos “enclaves” tradicionales para manifestar un júbilo que creo totalmente fuera de lugar? ¿Será posible que los dirigentes de la SSP no se den cuenta de que están siendo conducidos a una realidad de “resguardo indio”, en la que no se les dará ninguna oportunidad de crecer y en la que no se podrá fundar ninguna nueva institución tradicional? Detrás del aparente mantenimiento de sus propias especificidades, tradiciones y cultura litúrgica, la Fraternidad y todas las demás instituciones similares están siendo conducidas a una muerte lenta a través de un proceso progresivo e inexorable de consumo. en el que no se les dará ninguna oportunidad de crecer y en el que ya no se podrá fundar ninguna nueva institución tradicional? Detrás del aparente mantenimiento de sus propias especificidades, tradiciones y cultura litúrgica, la Fraternidad y todas las demás instituciones similares están siendo conducidas a una muerte lenta a través de un proceso progresivo e inexorable de consumo. en el que no se les dará ninguna oportunidad de crecer y en el que ya no se podrá fundar ninguna nueva institución tradicional? Detrás del aparente mantenimiento de sus propias especificidades, tradiciones y cultura litúrgica, la Fraternidad y todas las demás instituciones similares están siendo conducidas a una muerte lenta a través de un proceso progresivo e inexorable de consumo.

La pregunta que ha concluido formalmente (?) estos días entre el arrendatario de Santa Marta y los representantes de la SSP me recordó el júbilo de Lord Chamberlain quien, al bajarse del avión que regresaba de la Conferencia de Munich en septiembre de 1938, firmó el acuerdo estipulado con el Führer saludó triunfalmente. La única esperanza es que este asunto nuestro termine como la Segunda Guerra Mundial.

Mantener la Tradición y transmitirla
por Don Davide Pagliarani
Superior General de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X
París, 15 de enero de 2022

Estamos ciertamente en un pasaje crucial, un pasaje que es a la vez triste pero también lógico. Llega a un punto que era predecible. Es cierto que la Fraternidad San Pío X no está directamente afectada por el Motu proprio Traditionis custodes , por razones que todos vosotros sabéis. Pero, de hecho, debido a la nueva situación que se ha presentado, la posición de la Fraternidad de San Pío X nunca antes se había presentado como la única que se puede vivir, la única que funciona.

No soy la persona más indicada para decirlo, pero hay hechos objetivos que están ante nosotros en toda su evidencia.

¿Porque? Los Institutos Ecclesia Dei, directamente afectados por este Motu proprio, ciertamente no son la Fraternidad de San Pío X: pero existen porque existe la Fraternidad de San Pío X. Su origen, desde un punto de vista general, está de un modo u otro ligado a la historia de la Fraternidad; dependen de ella al menos indirectamente. Y hoy esta nueva situación subraya más la importancia del papel de la Fraternidad y de su misión. Y también, inevitablemente, la necesidad de una Tradición integral.

La Tradición es un todo, porque la Fe es un todo. Y en la situación actual más que nunca se manifiesta la necesidad de una profesión de Fe absolutamente libre. La verdadera libertad de los hijos de Dios es ante todo la libertad de profesar su fe.

La oposición del Papa Francisco

Abro un paréntesis aquí. Inevitablemente hablaremos de los institutos Ecclesia Dei, y quiero aclarar que a nivel personal no tengo nada contra los que pertenecen a estos institutos: ni contra los fieles, ni contra los miembros. Estamos completamente fuera de la perspectiva de la oposición personal. A nivel humano, hay gente agradable y gente insoportable en todas partes. Esto es cierto para toda la humanidad, también lo es de alguna manera para nosotros. Quiero poner esta premisa para ser más libre en mi exposición.

El problema actual no es que la Fraternidad San Pío X pueda “atacar a los Institutos Ecclesia Dei”. En la actualidad, es el mismo Papa Francisco quien parece estar cansado de los Institutos Ecclesia Dei, y más en general de todos los sacerdotes vinculados a la Misa Tridentina. Por tanto, conviene dar un paso atrás y volver a los orígenes de Ecclesia Dei. El texto del 2 de julio de 1988 [1] contiene la condenación de la Fraternidad de San Pío X, la condenación de Monseñor Lefebvre, y tiende una mano a los institutos Ecclesia Dei.

Aunque es un documento muy conocido, vale la pena leer algunos pasajes para comentarlo a la luz de los últimos acontecimientos.

El motu proprio Ecclesia Dei adflicta

En primer lugar, el motivo teológico de la condena de Monseñor Lefebvre y de la Fraternidad:

«La raíz de este acto cismático se encuentra en una noción incompleta y contradictoria de la Tradición. Incompleta, porque no tiene suficientemente en cuenta el carácter vivo de la Tradición, “que -como enseñó claramente el Concilio Vaticano II- tiene su origen en los Apóstoles, progresa en la Iglesia bajo la asistencia del Espíritu Santo: en efecto, la comprensión, tanto de las cosas y de las palabras transmitidas, crece tanto con la reflexión y el estudio de los creyentes, que las meditan en su corazón, y con la profunda comprensión que tienen de las cosas espirituales, como con la predicación de los que han recibido un carisma a través del episcopado sucesión segura de verdad “”.
«Pero sobre todo es contradictoria una noción de Tradición que se opone al Magisterio universal de la Iglesia, del que son titulares el Obispo de Roma y el Cuerpo de Obispos. No se puede permanecer fiel a la Tradición rompiendo el vínculo eclesial con aquel a quien Cristo mismo, en la persona del apóstol Pedro, confió el ministerio de la unidad en su Iglesia”.

Aquí radica el problema.

El acto de Monseñor Lefebvre en 1988 -como toda la historia de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X- es un acto de fidelidad a la Iglesia; es un acto de fidelidad al Papa, a la jerarquía, a las almas. Independientemente de lo que las autoridades romanas puedan o no decir al respecto, piensen o dejen de pensar.

Por el contrario, con la noción de Tradición viva, ¿adónde llegamos? Difícilmente se podía prever en 1988. Pero hoy hemos llegado a Amoris laetitia , el culto a la Tierra, a la Pachamama. Y hay otras consecuencias que aún no conocemos, porque esta noción evolutiva de la Tradición, esta noción dinámica, puede llevar a cualquier resultado. Estás en otra dimensión; está separado de aquella Tradición que tiene sus raíces en los Apóstoles, en la Revelación, y que es ella misma fuente de Revelación.

Un poco más adelante, en el mismo texto, encontramos la mano del Sumo Pontífice Juan Pablo II a las que estaban a punto de convertirse en comunidades Ecclesia Dei:

“Sobre todo, quisiera hacer un llamamiento a la vez solemne y conmovedor, paterno y fraterno, a cuantos hasta ahora han estado vinculados de diversas formas al movimiento de monseñor Lefebvre, para que cumplan el serio deber de permanecer unidos con el Vicario de Cristo en la unidad de la Iglesia Católica, y no continuar apoyando ese movimiento de ninguna manera. Nadie debe ignorar que la adhesión formal al cisma constituye una grave ofensa a Dios e implica la excomunión establecida por la ley de la Iglesia.
A todos estos fieles católicos, que se sienten ligados por algunas formas litúrgicas y disciplinarias previas de la tradición latina, quiero expresar también mi voluntad -a la que pido que la de los Obispos y de todos los que ejercen el ministerio pastoral en la asociarse a la Iglesia – de facilitar su comunión eclesial, mediante las medidas necesarias para garantizar el respeto a sus justas aspiraciones”.

Note un problema aquí: la unidad se logra en la fe. Y la unidad no se obtiene con un indulto, privilegio que tiene en vista una cosa para unos y la contraria para otros. Para algunos, los sacerdotes y los fieles que quieren guardar la Misa tridentina, es un medio de mantener la Tradición, pero para las autoridades romanas -ahora lo admiten abiertamente- es un medio de hacerlos pasar progresiva y completamente por la ” Iglesia conciliar”, a la manera de pensar de la iglesia hoy. Todo esto quedó establecido, prometido a la luz del protocolo firmado el 5 de mayo de 1988 [2] por el cardenal Ratzinger y por monseñor Lefebvre. Volvamos a la sabiduría de Monseñor Lefebvre.

Ese protocolo que firmó Monseñor Lefebvre, y mantuvo por espacio de unas horas, digamos. Después de pasar la noche en oración, oración y soledad, entendió lo que Dios esperaba de él. El que tuvo que tomar una decisión de tanta trascendencia ante la historia, ante la Iglesia y ante las almas, comprendió en la soledad y en pocas horas lo que ahora hasta la “Ecclesia Dei” puede comprender fácilmente, después de más de treinta años.

“El experimento Benedicto XVI”

Me parece importante una observación, aunque ya se ha tocado el tema esta mañana, sobre lo que por brevedad llamaremos “el experimento Benedicto XVI”: Summorum Pontificum [3], que debe entenderse a la luz de la “hermenéutica de la continuidad”, columna vertebral del pontificado de Benedicto XVI.

Entonces se concedió un derecho mucho más amplio a la Misa Tridentina. Esto ha permitido que un cierto número de sacerdotes lo descubran, y celebrándolo – hay que reconocerlo – muchos sacerdotes han comenzado a interrogarse sobre su sacerdocio, a interrogarse sobre el Concilio, sobre la nueva misa. Es precisamente este proceso el que asusta al Vaticano. Pero la perspectiva de este motu proprio, que quedó vacilante, se basó en un error: dos formas de un mismo rito y sobre todo, añadiría, la ilusión de mejorar algo en la crisis actual sin cuestionar las causas de la crisis. Tal fue el error de Benedicto XVI, el límite de este motu proprio: no pudo funcionar. Podría funcionar por un tiempo, pero tenía que terminar en ese momento, ya que de hecho terminó.

Los errores no se pueden corregir sin reconocerlos como tales y sin rechazarlos. Es critico. La hermenéutica de la continuidad ha intentado “ir más allá”, sortear estos problemas. La Iglesia tiene una lección para el futuro en este experimento.

Cuántas veces nos hemos hecho la pregunta: ¿cuándo se puede corregir el Concilio? ¿Debe rechazarse el Consejo? ¿Será posible olvidarlo? ¿Será posible salvar lo bueno en el Consejo? Porque el Concilio no contiene sólo errores… En esto hay que ser realistas. Por supuesto, es cierto que el Concilio no contiene sólo errores, sería metafísicamente imposible. El error siempre se mezcla con la verdad. Pero tenemos que ser honestos y realistas. Lo que define al Consejo, lo que representa la columna vertebral del Consejo, el Consejo Real, es el Consejo de la nueva misa, el Consejo del ecumenismo, el Consejo de la dignidad humana, el Consejo de la libertad religiosa. Estos son los elementos, los errores que han cambiado a la Iglesia. ¡El verdadero Concilio, que ha trastornado a la Iglesia, es éste!

Todo el resto de los documentos conciliares -permitidme simplificar un poco-, todas las citas de los Padres de la Iglesia, las citas de los Concilios anteriores, enmarcan más bien estos elementos centrales. Tenemos que ser honestos, este consejo real debe ser rechazado. La Iglesia no podrá regenerarse si no se rechaza todo esto. Tuvimos el experimento de Benedicto XVI, no puede funcionar: poner lado a lado la verdad y el error, las dos masas para que se “fecunden” mutuamente, la “reforma de la reforma en la continuidad”… es una ilusión.

Lo sabemos. Conocemos estos principios en teoría, especulativamente, pero ahora también tenemos evidencia concreta que es extremadamente útil para el futuro.

El error y la verdad no pueden caminar juntos

La Pontificia Comisión Ecclesia Dei, encargada de supervisar y guiar los Institutos Ecclesia Dei, fue suprimida hace exactamente tres años, en enero de 2019. Cito un extracto de la carta del Papa comunicando esta decisión:

“Considerando que las condiciones que habían dado lugar a la Santo Pontífice Juan Pablo II a la institución de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei; constatando que los Institutos y comunidades religiosas que habitualmente celebran en forma extraordinaria, han encontrado hoy su propia estabilidad en número y en vida”.

En otras palabras, los Instituti Ecclesia Dei han sido suficientemente restablecidos, y por eso se suprime la Comisión que debía protegerlos.

A menudo se cita a Monseñor Arthur Roche [4], Prefecto de la Congregación para el Culto Divino, porque nunca antes una autoridad oficial había sido tan clara y explícita. En su respuesta al Cardenal Vincent Nichols [5], Arzobispo de Westminster (Inglaterra), Monseñor Roche escribe:

“La falsa interpretación y promoción del uso de estos textos [litúrgicos tradicionales], después de simples concesiones limitadas de los Pontífices anteriores, se utilizaron para fomentar una liturgia diferente a la reforma conciliar (y que de hecho fue abrogada por el Papa San Pablo VI) y una eclesiología que no pertenece al magisterio de la Iglesia. […] Está claro que el principal comentario sobre la nueva legislación que regula el otorgamiento del uso de textos litúrgicos anteriores, como una concesión excepcional y no como una promoción, es la carta adjunta del Papa Francisco a los obispos. También es evidente que estas concesiones excepcionales deben permitirse sólo a quienes aceptan la validez y legitimidad de la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II y el magisterio del Sumo Pontífice. Todo en la nueva legislación está orientado al retorno y estabilización de la liturgia tal como lo decretó el Concilio Vaticano II”. Está bastante claro.

Demos un pequeño paso atrás. Recuerdo que en 2016, el obispo designado por Roma para negociar con la Fraternidad de San Pío X, dijo:

«No veo por qué se les debe imponer el Concilio. Básicamente, a los fieles que van a Misa en la parroquia no se les pregunta si aceptan el Concilio. ¿Por qué debería imponérselo a usted?’ Ahora, sin embargo, Monseñor Roche dice exactamente lo contrario. De hecho, durante una negociación, se escuchan cosas que no se corresponden perfectamente con la realidad, o al menos algunas promesas que no se pueden cumplir.

Pero, ¿cuál es el punto central de todo lo que se ha dicho hoy, de todo lo que se ha enfatizado? ¿Cuál es la principal intuición de Traditionis custodes?? Todo se puede resumir en este principio: la Misa Tridentina no puede celebrarse como expresión de la verdadera Iglesia, de la verdadera Fe. Y podemos añadir: sólo se puede celebrar a condición de que no se celebre por lo que realmente es. Ves la paradoja, el corazón del problema.

Volvemos a la situación de 1988 para los Institutos Ecclesia Dei, se puede decir que hoy se encuentran ante esta elección; aún más que antes, es una elección entre dos opciones:
– se mantiene la libertad incondicional de profesar la Fe en su totalidad, y se toman los medios proporcionados, dejando que la Providencia maneje las consecuencias; es la elección de la Fraternidad San Pío X y de Monseñor Lefebvre;
– la posibilidad de celebrar la Misa Tridentina se somete a la voluntad de una autoridad que va en sentido contrario. Y eso que lo dice abiertamente.

La última opción es un callejón sin salida. Es imposible continuar sin la unión de las voluntades. No puedes juntar dos entidades cuyas voluntades van en direcciones opuestas. Tarde o temprano llegamos a la situación de la crisis actual. Se le concede un privilegio, un indulto; esto crea una situación particular, inestable; y espera el tiempo de una generación, por ejemplo, estos últimos treinta años. Pero lo que se concede tiene un significado para algunos y apunta a un propósito particular, para otros apunta al extremo opuesto. No se puede desear al mismo tiempo el bien de las almas a través de la Tradición y una nueva iglesia sin Tradición.

La historia, maestra de vida

La historia es maestra de vida, de prudencia, y los Institutos Ecclesia Dei se encuentran hoy ante esta elección. Sin embargo, tienen una ventaja: es la mirada retrospectiva que Monseñor Lefebvre no tuvo en su tiempo. Después de cincuenta años, las personas de buena voluntad tienen elementos adicionales para evaluar lo que está pasando en la Iglesia, para evaluar las consecuencias a largo plazo de los principios que se establecieron.

Llegados a este punto, no podemos dejar de dedicar un pensamiento a esta elección, a la decisión que Monseñor Lefebvre tomó hace más de treinta años, en 1988, en el momento más crucial de la historia de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X.

No podemos explicarnos humanamente – con la experiencia, la sabiduría de la vida, la cultura, el conocimiento de los hombres – no podemos explicar la sabiduría de la decisión que tomó Monseñor en 1988. Es un signo infalible de santidad, esta capacidad de dejarse mover por el Santo Espíritu, para ver las cosas con claridad, cuando muchas otras interpretaciones aún podrían ser concebibles, podrían haberse considerado.

Teniendo el coraje de tomar tal decisión, que hubiera condicionado para siempre a la Fraternidad, a su persona, y de alguna manera a la Iglesia, Tradición dentro de la Iglesia; habiendo tomado esta decisión, sólo ante Dios en oración, una decisión cuya relevancia, precisión, profundidad de percepción, ¡notamos después de treinta años! Todo esto sólo puede explicarse recurriendo a ese don del Espíritu Santo que es el Concilio, para el cual el alma es dócil en la medida en que es santa, en la medida en que es pura. La historia, maestra de vida, nos da la respuesta.

Aprovechando las necesidades de la Fe

Volvamos a los Institutos Ecclesia Dei. Tras el espacio de una generación, como decíamos, les sobra distancia; se enfrentan a una elección que no es entreSummorum Pontificum e Traditionis custodes . Debemos salir de esta lógica artificial. Ahora se ha destacado la continuidad básica entre estas diferentes disposiciones; aunque son materialmente diferentes, tienen un terreno común. La elección no está entre Summorum Pontificum y Traditionis custodes , entre un indulto A o un indulto B o un privilegio C. Hay que salir de esta perspectiva.

La elección está entre la declaración de 1974 [6] – declaración de adhesión y fidelidad incondicional y libre a la Roma eterna – y la concesión de indultos particulares ya probados y de los que se conocen todas las consecuencias. Aquí existe el riesgo de un callejón sin salida definitivo para los institutos Ecclesia Dei. No debemos confiar en los derechos adquiridos, debemos aprovechar las necesidades de la Fe.

¿Porque? Puedes tener un derecho particular, un privilegio [7], puedes tener un “carisma” en tu congregación; pero Roma puede cambiar las constituciones, y aún más Roma puede suprimir congregaciones: ha suprimido a los jesuitas, ha suprimido a la Fraternidad San Pío X, puede suprimir tranquilamente -no los nombro por respeto- otras congregaciones, otros institutos . Roma puede hacerlo. Y si uno lucha durante décadas, apoyándose únicamente en privilegios específicos vinculados a congregaciones particulares, todo esto puede ser suprimido.

¿Qué en cambio es eterno y hace invencible nuestra lucha? Fe. Verbum Domini manet in aeternum (1P 1,25).

La fe es el fundamento necesario de la batalla actual, de la batalla por la Tradición: no un privilegio.

El uso instrumental de la Misa de San Pío V

Hay otro aspecto de la Traditionis custodes que merece ser destacado. Esta es la acusación de usar el misal tradicional de manera instrumental: “usted usa este misal como bandera de otra Iglesia, de otra Fe, lo que llama la Fe verdadera”. Tal es la acusación que hace el Papa Francisco. Pero, ¿quién hace un uso instrumental de este misal?

Como vimos esta mañana, la Misa Tridentina en sí misma expresa intrínsecamente otra concepción de la Iglesia, otra concepción de la vida espiritual, otra concepción del sacerdocio. Es inevitable. Además, es por eso que ha sido sustituida por otra Misa, que puede corresponder a una nueva concepción de la Iglesia, de la vida espiritual y del sacerdocio. El uso del misal tradicional en la Iglesia, por tanto, no fue instrumental: fue el uso normal de la Misa, que nutre la concepción católica de la vida cristiana.

Por otro lado, son las autoridades romanas las que hicieron un uso instrumental del misal de San Pío V, ya que lo utilizaron para sus propios fines, es decir, para empujar a los católicos conservadores en una dirección particular. Pero no juegas con el misal. No jugamos con los sacramentos. No se puede decir: sí, les hemos concedido este misal durante treinta años, cuarenta años, para hacerlos transitar gradualmente hacia la corriente principal de la Iglesia… y ahora este tiempo de tránsito ha terminado.

No puedes usar la Misa de esta manera. Podríamos decir que es un uso homeopático, o más bien un abuso homeopático. El principio básico de la homeopatía consiste en curar el mal con el principio mismo del mal, para provocar en el sistema inmunitario una reacción gradual frente al mal que se pretende curar. Las autoridades romanas hicieron lo mismo con el misal de San Pío V, admiten. Pero no jugamos con realidades sagradas, no podemos utilizar la Misa, considerada como un problema, para curar este problema en los fieles. Es un uso que se puede definir como instrumental, y es inadmisible.

Solo hay una redención

. Ya podemos acercarnos a la conclusión. ¿Cómo transmitir la Tradición? ¿Cómo mantenerlo? ¿Cuál es el papel de la Fraternidad San Pío X?

Humanamente, no somos mejores que los demás. Humanamente, no merecemos más que los demás. Pero nuestra fuerza, si no está en nuestras cualidades, está en otra parte. Nuestra fuerza está en aquello a lo que no podemos renunciar. Nuestra fuerza está en la Fe y en la Tradición. Nuestra fuerza está en la Misa, y en la Misa como estandarte de esta Fe y de esta Tradición.

En su Motu proprio, el Papa Francisco dice algo cierto, si uno se abstrae de ciertos contenidos. Es cierto que la Iglesia tiene una sola Misa. Es cierto que la Iglesia tiene un solo culto. Pero este culto único en la Iglesia no es la nueva misa. Aquí está el problema.

Este culto único de la Iglesia es la Misa habitual. ¿Porque? Porque solo hay una redención.

Ves cómo, en el Antiguo Testamento, todo converge hacia la cruz, hacia el Calvario. La multitud de diferentes sacrificios que ofrecieron los judíos, de una forma u otra, representa el sacrificio de la cruz que, en su única perfección, los resume a todos. Toda la vida de Nuestro Señor tiende también hacia la cruz, hacia la Pasión: por eso tiene una unidad extraordinaria. Si puedo expresarme así, toda la vida de Nuestro Señor se construye enteramente alrededor de una sola idea: llegar a la cruz. Y este sacrificio de la cruz es tan perfecto que Nuestro Señor lo ofrece una sola vez.

Ahora bien, la vida de la Iglesia, como la vida de cada alma en particular, no es otra cosa que la extensión de esta idea central que unifica todo. La vida de la Iglesia y de las almas redimidas es una, de la unidad de la cruz misma, de la redención. Hay un solo Cristo, una sola cruz a través de la cual podemos adorar a Dios y ser santificados. Y es por tanto esta misma unidad la que encontramos en la Misa, en esta aplicación de la redención a la vida de la Iglesia, a la vida de las almas. Puesto que hay una sola redención, y puesto que es perfecta, solo hay una forma de perpetuar esta redención, de actualizarla en el tiempo para aplicarla a las almas: hay una sola Misa católica. No hay dos.

Entonces, ¿qué queremos? ¿Qué quiere la Fraternidad San Pío X? Queremos la cruz. Queremos la cruz de Nuestro Señor. Queremos celebrar esta cruz, y queremos entrar en el misterio de esta cruz. Queremos hacer nuestra esta cruz. No hay dos cruces posibles y no hay dos redenciones o dos misas posibles.

¿Cuál es la alternativa a esta única vida cristiana posible? Es la inútil y frustrante adaptación a una naturaleza humana que en realidad es siempre la misma. En otras palabras, esa idea moderna de tener que adaptarse a una naturaleza humana cambiante, que siempre necesita algo más. Pero esta idea es falsa. ¿Porque? Porque las causas del pecado son siempre las mismas y siempre y sólo pueden ser tratadas de la misma manera.

Esta mentira -porque es mentira- de que el hombre moderno hoy debe ser abordado y tratado de manera diferente, produce frutos de mentira. Produce la desintegración de la vida de la Iglesia. Sin la aplicación de la redención, la vida de la Iglesia pierde su principio de unidad.

En este sentido, la Misa es verdaderamente nuestra bandera, nuestro estandarte. Y en una batalla, el estandarte es lo último que se abandona.

Hay una última cosa que la Fraternidad debe proveer. Y es capital. Esta Misa no la queremos sólo para nosotros, sino que la queremos para la Iglesia universal. No queremos un altar lateral. No queremos el derecho de entrar a un anfiteatro donde todo está permitido con nuestra pancarta. ¡No!

Queremos esta Misa para nosotros y para todos. No queremos un privilegio. Es un derecho para nosotros y para todas las almas, sin distinción. Por eso la Fraternidad San Pío X sigue y seguirá siendo obra de la Iglesia. Porque tiene en vista el bien de la Iglesia; no apunta a un privilegio particular. Dios elegirá el momento, la modalidad, la gradualidad, las circunstancias. Pero como depende de nosotros, queremos esta Misa ya, sin condiciones y para todos.

Sin entrar en una perspectiva demasiado humana que busca un privilegio particular. Sin entrar en una negociación donde empezamos a negociar: nos regalan una iglesia, un tiempo privilegiado, el uso de la pieza de mano, el sombrero, la Semana Santa de San Pío X… ¡No! no queremos entrar en esta lógica.

Sólo queremos dos cosas: la Fe y la Misa. La doctrina y la cruz que alimentan la vida espiritual, la vida moral en el alma. Los queremos ya, incondicionalmente y para todos. Y si mantenemos esta perspectiva, la Fraternidad San Pío X será siempre y perfectamente una obra de la Iglesia, que actúa en el corazón mismo de la Iglesia, y que no tiene otro fin que procurar la salvación de las almas en la Iglesia. y para la Iglesia.

Notas

[1] Carta apostólica Ecclesia Dei adflicta del Sumo Pontífice Juan Pablo II, dada en forma de motu proprio en Roma el 2 de julio de 1988.
“Se instituye una Comisión, con el cometido de colaborar con los Obispos, con los Dicasterios de la Curia Romana y con los medios interesados, con el fin de facilitar la plena comunión eclesial de los sacerdotes, seminaristas, comunidades o religiosos y religiosas individuales hasta vinculados ahora de diversas formas a la Fraternidad fundada por monseñor Lefebvre, que desean permanecer unidos al Sucesor de Pedro en la Iglesia católica, conservando sus tradiciones espirituales y litúrgicas, a la luz del Protocolo firmado el pasado 5 de mayo por el cardenal Ratzinger y por Monseñor Lefebvre” ( Ecclesia Dei adflicta , n. 6 a).

[2] Entre el 15 de abril y el 5 de mayo de 1988, Monseñor Lefebvre cree haber obtenido un buen acuerdo y que ha asegurado la estabilidad y continuidad de su obra. Participa así en una última entrevista en Albano el 4 de mayo, y firma la declaración del protocolo de acuerdo el 5 de mayo en Roma, fiesta de San Pío V. El protocolo que monseñor Lefebvre se compromete a firmar prevé que “para fines prácticos y psicológicas, parece útil la consagración de un obispo miembro de la Fraternidad» (n. 5, 2). No se prevé fecha. Y, en el momento de la firma del protocolo, el cardenal Ratzinger entrega a monseñor Lefebvre una carta que siembra inquietud y decepción en el espíritu del hombre de Iglesia.
Al día siguiente, 6 de mayo, monseñor Lefebvre escribe estas líneas al cardenal Ratzinger: «Es con verdadera satisfacción que ayer firmé el protocolo de acuerdo elaborado en los días anteriores. Pero usted mismo notó una profunda decepción al leer la carta que me entregó, que contenía la respuesta del Santo Padre sobre la consagración episcopal. Prácticamente, posponer la consagración episcopal a una fecha posterior no fijada sería la cuarta vez que pospongo la fecha de la consagración. La fecha del 30 de junio estaba claramente indicada en mis cartas anteriores como la fecha límite. Le he enviado un dossier inicial relativo a los candidatos, todavía quedan casi dos meses para establecer el mandato. Dadas las circunstancias particulares de esta propuesta del Santo Padre, podemos acortar fácilmente el procedimiento para que se nos envíe el mandato a mediados de junio. Si la respuesta fuera negativa, me vería obligado, en buena conciencia, a proceder a la consagración, confiando en la aprobación dada por la Santa Sede en el protocolo, para la consagración de un obispo miembro de la Fraternidad”.

[3] Carta Apostólica Summorum Pontificum del Sumo Pontífice Benedicto XVI, dada en forma de Motu proprio en Roma el 7 de julio de 2007.
[4] Tras la renuncia del Cardenal Robert Sarah, por razones de edad, el 20 de febrero de 2021, quedó vacante el cargo de Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. El 27 de marzo de 2021, el Papa Francisco nombró como nuevo Prefecto al que en ese momento era el Secretario del Dicasterio encargado de la liturgia, el Arzobispo Arthur Roche. Nacido en 1950 y de nacionalidad británica, se formó principalmente en España antes de su ordenación sacerdotal en 1975 para la diócesis de Leeds (Liverpool, Inglaterra). De 1991 a 1996 vivió en Roma, estudiando en la Gregoriana y como director espiritual del Colegio Inglés. En 1996 se convirtió en Secretario General de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales.

[5] En una carta del 28 de julio de 2021, el cardenal Vincent Nichols pidió aclaraciones sobre la aplicación de la Traditionis custodes , en seis cuestiones principales. Esta carta fue publicada en el sitio web Gloria.tv el 5 de noviembre de 2021, seguida de la respuesta de Monseñor Roche en una carta del 4 de agosto OMS ] . El intercambio de cartas fue confirmado por el cardenal Nichols a la Agencia Católica de Noticias , el 8 de noviembre de 2021 OMS ] .

[6] Declaración de monseñor Lefebvre del 21 de noviembre de 1974, que comienza con las palabras: “Nos adherimos con todo nuestro corazón y con toda nuestra alma a la Roma católica, guardiana de la fe católica y de las tradiciones necesarias para el mantenimiento de la misma fe, Roma eterna, maestra de sabiduría y de verdad” QUIÉN ] .

[7] En latín private lex , un derecho privado.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *