Putin solo repite lo que E.U. siempre ha hecho en América y Medio Oriente: invadir y someter

ACNfebrero 24, 2022
* Con el comienzo de la invasión rusa de Ucrania, el choque entre “partidarios” comenzó a tiempo: a favor o en contra de Putin, pro-rusos o pro-ucranianos.
* Una forma reduccionista y distorsionada de mirar la realidad.
* Proponemos entonces algunos puntos de orientación para juzgar lo que está sucediendo, a partir de la preocupación por las personas involucradas a pesar de sí mismas y que pagan cara la guerra con la muerte y el sufrimiento.

 

Con el inicio de la invasión rusa a Ucrania, el choque entre “simpatizantes” comenzó a tiempo: a favor o en contra de Putin, pro-rusos o pro-ucranianos, no hay lugar para posiciones más articuladas, para argumentos que van más allá de “Putin es el nuevo Hitler” o “Putin, invade Europa”. Y obviamente la Brújula también es medida por muchos con esta vara de medir, anti-Putin o pro-Putin según los artículos. Pero, como es por la pandemia, ni siquiera en este caso nos interesa unirnos a una facción; en cambio tratamos de ir al fondo de los hechos a partir del criterio que la Iglesia nos enseña, conjugado con el conocimiento de lo que sucede sobre el terreno.
Tratemos pues de explicar una vez más algunos puntos clave que nos guían en nuestro juicio, que en gran parte también van más allá de la crisis de Ucrania.

1. La guerra es mala . A veces puede ser necesario defenderse, pero recurrir a la guerra para resolver las disputas, siempre las empeora. Basta con mirar lo que ha sucedido en el mundo durante las últimas décadas para hacerse una ideaHace dos días recordábamos precisamente la afirmación del Papa Pío XII “nada se pierde con la paz, todo se puede perder con la guerra, así como la hermosa carta del metropolita Antonij que describe bien la profundidad con la que un cristiano está llamado a juzgar la la guerra, o la injusticia, y cómo por tanto el arma que todos estamos llamados a utilizar es esa “oración que no nos permite vivir más de la nada y de la futilidad”. Como diciendo, la paz depende sobre todo de nuestra conversión. Es bueno releer íntegramente la carta del metropolitano Antonij, ciertamente nos ayuda a comprender lo que significa mirar la realidad con los ojos de Dios.
A veces, leyendo tantos comentarios uno tiene la sensación de que mira la crisis de Ucrania, el choque entre Rusia y Occidente, como si uno estaban jugando a Risiko, y la cosa no se refería más bien a personas de carne y hueso, que por la guerra, como por cualquier guerra, mueren y sufren. Deberíamos escuchar más el grito de estas personas antes de lanzarnos a declaraciones temerarias. Y los líderes de las naciones tienen toda la responsabilidad de iniciar guerras, provocándolas con decisiones políticas arriesgadas, sin poner todas las armas diplomáticas para evitarlas.

Además, siempre hay que tener en cuenta que una guerra se sabe cuando empieza pero no se sabe cuando acaba. Muchas guerras largas y sangrientas comenzaron como “guerras relámpago”. Porque, a pesar de los cálculos iniciales, la guerra pone en marcha mecanismos, fuerzas y reacciones que pueden resultar incontrolables. En este caso, el cálculo de Putin es una intervención radical y limitada, contando con la debilidad de Ucrania, con la división de Europa y con la imposibilidad de la OTAN de intervenir directamente, pero las cosas pueden cambiar fácilmente sobre el terreno.

2. Animar es bueno para el deporte, las relaciones internacionales son complejas y requieren un esfuerzo por comprender, en la medida de lo posible, los numerosos factores que se encuentran detrás de las decisiones de los gobiernosNo para justificarlos, sino para poder juzgarlos plenamente. En la crisis ucraniana se mezclan cuestiones de identidad, intereses económicos, diseños geopolíticos, políticas de seguridad, estrategias diplomáticas. La complejidad de estos factores debe tenerse en cuenta para comprender lo que está sucediendo.

3. Putin no es la encarnación del mal, como tampoco es el salvador de la cultura cristiana o de los intereses europeos, como muchos creen. Es simplemente el líder autoritario de una potencia nuclear, que ha experimentado la humillación de la derrota en la Guerra Fría y que se levanta, persiguiendo la reconstrucción del imperio. La entrevista a Marta Dell’Astaque publicamos ayer ayuda a comprender los objetivos y las herramientas utilizadas por Putin. En esto el líder ruso ciertamente no es el único: Turquía, incluso antes que Erdogan, comenzó a tejer relaciones para recrear un área de influencia que traza aproximadamente el territorio del Imperio Otomano; así es con el Irán de los ayatolás, y podría seguir y seguir. Pero esto es esencialmente lo mismo para Estados Unidos también: la doctrina de seguridad según la cual Putin considera a Ucrania parte de su propia área de influencia no es tan diferente en términos de criterios a la estadounidense que permite intervenir militarmente en el Medio Oriente porque es una región estratégica para los intereses estadounidenses.

Estos diseños los podemos considerar más o menos cuestionables, pero son un hecho. Además, no debemos olvidar que cada país tiene sus propios intereses estratégicos, que tiene derecho a defender. Por supuesto, pueden volverse peligrosos para la estabilidad mundial cuando hay una tendencia a violar el derecho internacional, pero precisamente para eso existe la diplomacia y la posibilidad de componer intereses, para prevenir conflictos como el que se vive actualmente.

Volviendo a Putin, teniendo en cuenta ciertos caprichos del mundo católico, también hay que dejar claro que el hecho de que se oponga a la tiranía LGBT (que cuenta con un fuerte apoyo de la administración estadounidense) y que subraye los valores “tradicionales” no no lo convierte automáticamente en un “Defensor fidei”. Estar de su lado cuando defiende el orden natural no puede traducirse en apoyo a cualquier política que lleve a cabo, aun cuando viole los derechos humanos o los territorios de otros países.

4. La invasión de un país soberano es en todo caso un acto grave y una grave violación del derecho internacional, sean cuales sean las razones. En este caso, el cerco a la OTAN, la provocación estadounidense y la actitud contradictoria de la Unión Europea son elementos que ciertamente han contribuido al paso de Putin, pero no lo justifican. Aceptar que una potencia se anexione otro país, o una fracción de un país, reconocido por la comunidad internacional, abre cualquier tipo de abuso y violación. Que Kiev sea el corazón espiritual de Rusia no legitima una anexión u ocupación militar; de lo contrario, deberíamos dar luz verde a Serbia para recuperar Kosovo, solo para dar un ejemplo de otra situación donde la tensión en la frontera es alta y donde el conflicto tiene sus raíces en la historia.

Ni qué decir tiene que, tras la ignominiosa derrota en Afganistán, una nueva humillación en Europa por parte de los países occidentales dará lugar a otros desafíos territoriales. El mayor peligro es para Taiwán, que la China Popular ya tiene en la mira. A diferencia de Ucrania, Taiwán ni siquiera es reconocido como un país soberano por casi todos los estados del mundo, por lo que Beijing también tiene un argumento adicional para intervenir. No sería una operación militarmente fácil, pero ahora se vuelve más posible.

 

Por RICARDO CASCIOLI.

ROMA, Ityalia.

VIERNES 25 DE FEBRERO DE 2022.

LANUOVABQ

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *