Misa trtadicional: contradicciones, indefiniciones e imprecisiones del Vaticano, generan caos litúrgico

ACNfebrero 23, 2022
La Fraternidad Sacerdotal San Pedro obtuvo de Francisco por decreto, hasta ahora no publicado por el Vaticano, poder hacer uso de los libros litúrgicos vigentes en 1962.
* Pero es una facultad ya prevista por sus Constituciones y que debe ser reconocida a todas los Institutos agrupados en el organismo Ecclesia dei . 
*  Luego está el nodo de orden. En resumen: un pequeño respiro para el rito antiguo, pero el caos posterior a TC permanece.

 

Traditionis Custodes , para muchos, pero no para todos. Este parece ser el resultado de la audiencia privada con el Santo Padre, solicitada por la Casa Generalicia de la Fraternidad del Sacerdote San Pedro, para tener aclaraciones sobre la aplicación del Motu Proprio a su realidad específica. La Fraternidad, recordamos, fue fundada el 18 de julio de 1988, con el deseo de no adherirse al acto cismático de las ordenaciones episcopales sin mandato papal, por Monseñor Marcel Lefebvre; una realidad que hoy cuenta con unos 300 sacerdotes y 150 seminaristas en formación en los dos seminarios de Wigratzbad, en Alemania, y de Denton, en Nebraska (EE.UU.).

El pasado 4 de febrero , el padre Benoît Paul-Joseph, superior del distrito francés de la Fraternidad, y el padre Vincent Ribeton, rector del Seminario de Wigratzbad, estuvieron cerca de una hora con Francisco, obteniendo, según expresan en su comunicado oficial , que “el Papa tuvo particular interés en precisar que la Fraternidad de San Pedro no estaba involucrada en las disposiciones generales del Motu Proprio Traditionis Custodes, ya que el uso de los antiguos libros litúrgicos en el origen de su existencia está previsto en sus constituciones”. Las Constituciones de la Fraternidad de San Pedro, aprobadas el 29 de junio de 2003, prevén en efecto que el fin propio se persigue “a través de la fiel observancia de las “tradiciones litúrgicas y disciplinarias”de acuerdo con el Motu Proprio “Ecclesia Dei” del 2 de julio de 1988, que está en el origen de su fundación».

Básicamente, si el TC hubiera afectado también a la Fraternidad de San Pedro , habría supuesto su supresión de facto, ya que la identidad de la Fraternidad estaba específicamente ligada a los libros litúrgicos anteriores a la reforma. Sería lógico que el mismo criterio se aplicara también a los demás institutos ex Ecclesia Dei , como afirma el superior del Distrito de Francia en una entrevista con Présent , pero el decreto se refiere por ahora sólo a la SSP.

De hecho, la SSP pidió al Santo Padre que se formalicen de alguna manera las aclaraciones surgidas en la conversación, obteniendo un decreto firmado por Francisco, en el que se concede a la fraternidad “la facultad de celebrar el sacrificio de la Misa, administrar los sacramentos y otros ritos sagrados, y para llevar a cabo el Oficio Divino, según las ediciones típicas de los libros litúrgicos vigentes en el año 1962». También se especifica que “pueden valerse de esta facultad en sus propias iglesias y oratorios; en otros lugares, no los usarán sino con el consentimiento del ordinario del lugar, excepto para la celebración de la Misa privada”.

Un decreto que parece dar un respiro a los amantes del rito antiguo , y en cierto modo lo es, pero que en realidad presenta algunos problemas. Tratemos de analizarlo en orden.

En primer lugar, hay que señalar que, a la fecha, el decreto solo está presente en la página web de la SSP: ¿por qué motivo? ¿Es este un acto que el Papa considera meramente privado? El decreto está fechado el 11 de febrero y fue recibido por el Generalato el 19 de febrero: ¿no se ha encontrado todavía el tiempo para publicarlo? O -tercera hipótesis- ¿surgen dificultades para su publicación? Porque parece que ahora está en trámite – nos dicen las fuentes que a saldrá principios de marzo – un nuevo decreto de la Congregación presidida por Braz de Aviz, en virtud del cual todos los institutos ex Ecclesia Dei  terminan., de conformidad con el art. 6 del TC, no precisamente favorable a estos institutosEn otras palabras, el nuevo decreto pudo haberle quitado el cuchillo de la mano al sicario, y esto no fue muy bien recibido (por el sicario…).

Segunda consideración. El decreto habla de una facultad concedida por el Papa Francisco para poder hacer uso de todos los libros litúrgicos anteriores a la reforma. El caso es que esta facultad ya había sido concedida y nunca revocada, primero con la erección del Instituto y luego con la aprobación de sus Constituciones. Entonces, ¿por qué otorgar una facultad que nunca ha sido revocada?

Una tercera consideración se refiere al hecho de que en todo caso el decreto del 11 de febrero debe coexistir de algún modo con el TC. Ahora bien, el Motu Proprio, en el art. 3 § 6, prevé que los obispos no autoricen nuevos grupos. En este caso, la SSP se encontraría en la libertad de utilizar todos los libros litúrgicos vigentes en 1962, según las disposiciones del decreto, en los centros existentes, pero no podría establecer nuevos centros de Misa, porque los propios obispos no pueden hacerlo. ¿Entonces?.

Otro problema poco claro se referiría a los pedidos . Es cierto que el decreto prevé también el uso del Pontificale Romanum , pero como la SSP no tiene obispo, dependería de otros obispos para las ordenaciones. El problema radica en que en la Responsa ad dubia del pasado noviembre, cuyo valor canónico se discute, el prefecto de la Congregación para el Culto Divino, Mons. Arthur Roche, había declarado que los obispos no pueden autorizar el uso del Pontificale Romanum , ni siquiera en parroquias personales erigidas canónicamente. ¿La prohibición también se aplica a los obispos que tendrán que ordenar seminaristas de institutos ex Ecclesia Dei? Según lo dicho verbalmente y relatado en la entrevista con don Benoît Paul-Joseph, el Papa le aseguró que podía “mantener el uso de todos los libros litúrgicos, incluido el pontificio para las ordenaciones”; y, sin embargo, es el mismo superior del distrito francés quien admite que queda “una pequeña zona gris” sobre la cuestión de las ordenaciones.

En realidad, la zona gris no es precisamente pequeña , ya que Mons. Roche se había expresado (ver aquí ) de una manera que era todo menos favorable, cuando, a la pregunta directa de Edward Pentin sobre la posibilidad de ordenaciones en el rito antiguo para institutos ex Ecclesia Dei, respondió: “Se ha establecido el principio de que en la Iglesia latina se confieren según las indicaciones del Rito aprobado en 1968 mediante una Constitución Apostólica”. Roche cierra, Francesco reabreY el caos avanza.

En el decreto hay también una frase muy difícilmente comprensible : “Sin perjuicio de lo dicho anteriormente, el Santo Padre sugiere que, en la medida de lo posible, se tengan también en cuenta las disposiciones del motu proprio Traditionis Custodes”. Según algunos, esta recomendación serviría para asegurar a los obispos que el decretumno pretende disminuir el alcance de TC. Pero realmente es difícil entender lo que significa esta oraciónSi a la SSP se le reconoce el derecho a existir según sus propias Constituciones, haciendo así uso de todos los libros litúrgicos anteriores a la reforma, es sencillamente imposible considerar la TC, si no es para denunciar la fatal suerte de los sacerdotes diocesanos y fieles ligados al antiguo rito, al que se le apretaba el lazo en la garganta. La sensación es que se ha empujado al TC con tanto ahínco y poca perspicacia y que ahora estamos tratando de entender cómo implementarlo en diferentes situaciones, sin acabar contradiciéndonos.

 

 

Por LUISELLA SCROSATI.

CIUDAD DEL VATICANO.

JUEVES 24 DE FEBRERO DE 2022.

LANUOVABQ.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *