El ataque a Ratzinger y su profecía de 1969 sobre una “Iglesia de la Fe” y “un pequeño rebaño de creyentes”

ACNfebrero 14, 2022

La semana pasada fuimos testigos del proceso de lapidación del Papa Benedicto XVI, no solo por los medios sino también, y esto es lo más triste, por los obispos alemanes, con el consentimiento del Vaticano y el silencio de la inmensa mayoría de los obispos del mundo. . Nunca le perdonaron que él, el teólogo más brillante que ha dado Alemania en el siglo XX, fuera conservador, criticara la reforma litúrgica y fuera un hombre piadoso de la fe católica. Hubieran preferido a Rahner, Küng o Lehmann, pero el que brilló fue Ratzinger y ahora que está viejo y enfermo le hacen pagar. Un buen resumen de lo sucedido está en este informe del padre Santiago Martín.

Lo que me ha llamado poderosamente la atención es la particular virulencia de la prensa contra el Papa Benedicto, desde Google, que ya no lo llama “papa emérito” sino “ex-papa”, hasta las cadenas de televisión supuestamente más serias. Un buen ejemplo puede verse en este breve informe elaborado por Deutsche Welle. Tal vez sea mi imaginación, pero el odio que hay detrás no es humano; es un odio más profundo y ancestral. Descaradamente, estos representantes de Mordor se ponen al servicio del cardenal Marx -casi un nuevo Saruman- que exige un cambio profundo en las estructuras de la Iglesia, cambio respecto del cual Benedicto XVI -casi otro Gandalf- a pesar de sus años sigue constituyendo la presa de contención principal.

Tengo la impresión de que estamos en vísperas de una fortísima persecución a la Iglesia, en la que sus instituciones sufrirán mucho, y muchas de ellas seguramente desaparecerán. La Iglesia como institución, tal como la conocemos y existe desde hace mucho más de un milenio, está en proceso de disolución y no tardará en quedar reducida a casi nada. Ciertamente la Iglesia permanecerá como el cuerpo místico de Cristo; también quedarán creyentes que serán capaces de mantener la fe y que nunca querrán ver su esperanza destruida por aquellos cuyo trabajo era nutrirla.

Es oportuno volver a la profecía pronunciada en 1969, en cinco conferencias radiofónicas, por el Dr. Joseph Ratzinger, profesor de la Universidad de Ratisbona, ciudad en la que él y todos sus enemigos creían que terminarían sus días:

No necesitamos una iglesia que celebre el culto de la acción en oraciones políticas. Es completamente superfluo. Y por lo tanto se destruirá a sí mismo. Lo que quedará será la Iglesia de Jesucristo, la Iglesia que cree en Dios que se hizo hombre y nos promete la vida después de la muerte. El tipo de cura que no es más que un trabajador social puede ser sustituido por el psicoterapeuta y otros especialistas, pero el cura que no es especialista, que no se para en las gradas viendo el partido, dando consejos oficiales, sino que se pone en el nombre de Dios a disposición del hombre, que lo acompaña en sus penas, alegrías, esperanzas y temores, será ciertamente necesario en el futuro un sacerdote de este tipo.

Demos otro paso. De la crisis de hoy saldrá una Iglesia que habrá perdido mucho. Se hará pequeño y habrá que empezar más o menos desde el principio. Ya no podrá habitar muchos de los edificios que construyó en la prosperidad. A medida que disminuya el número de sus fieles, también perderá gran parte de sus privilegios sociales. A diferencia de un período anterior, se verá mucho más como una sociedad voluntaria, a la que se ingresa solo por libre decisión. Como sociedad pequeña, exigirá mucho más de la iniciativa de sus miembros individuales.

Sin duda, descubrirá nuevas formas de ministerio y ordenará cristianos profesos al sacerdocio. En muchas congregaciones más pequeñas o grupos sociales autosuficientes, el cuidado pastoral normalmente se brindará de esta manera. Junto a esto, el ministerio sacerdotal a tiempo completo será tan indispensable como antes. Pero a pesar de todos estos cambios que se pueden suponer, la Iglesia encontrará de nuevo y con toda energía lo que le es esencial, lo que ha sido siempre su centro: la fe en el Dios uno y trino, en Jesucristo, el Hijo de Dios hecho hombre, en la asistencia del Espíritu, que durará hasta el final. Se partirá de pequeños grupos,

Será una Iglesia más espiritual, que no asumirá un mandato político coqueteando ahora con la izquierda y ahora con la derecha. Lo hará con dificultad. De hecho, el proceso de cristalización y clarificación la hará pobre, la hará una Iglesia de los pequeños, el proceso será largo y fatigoso, porque habrá que eliminar la estrechez de miras sectarias y la obstinación pomposa. Se podría predecir que todo esto llevará tiempo.

El proceso será largo y fatigoso, como lo fue el camino del falso progresismo en vísperas de la Revolución Francesa -cuando un obispo podía ser considerado inteligente si se burlaba de los dogmas e incluso insinuaba que la existencia de Dios no era en modo alguno cierta-. a la renovación del siglo XIX. Pero tras la prueba de estas divisiones, surgirá una gran fuerza de una Iglesia interiorizada y simplificada. Los hombres que vivirán en un mundo totalmente programado experimentarán una soledad indecible. Si han perdido completamente el sentido de Dios, sentirán todo el horror de su pobreza. Y entonces descubrirán la pequeña comunidad de creyentes como algo totalmente nuevo: la descubrirán como una esperanza para ellos mismos, la respuesta que siempre habían buscado en secreto.

Me parece seguro que se preparan tiempos muy difíciles para la IglesiaSu verdadera crisis acaba de comenzar. Tenemos que lidiar con grandes trastornos. Pero también estoy muy seguro de lo que quedará al final: no la Iglesia del culto político, que ya está muerta, sino la Iglesia de la fe. Ciertamente ya no será la fuerza social dominante en la medida en que lo fue hasta hace poco. Pero la Iglesia experimentará un nuevo florecimiento y aparecerá como la casa del hombre, donde encontrar vida y esperanza más allá de la muerte.

Joseph Ratzinger,  Glaube und Zukunft , Kösel-Verlag, 1970.

__________________________________

aldo marpia valli.

lunes 14 de febrero de 2020.

Fuente: caminante-wanderer

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *