Mujer sufre aberrantes torturas por su fe, en una prisión de China

ACNenero 23, 2022

Varias reclusas desnudaron a la Sra. Jin Hong, le pusieron muchos insectos en el cuerpo, le ataron las muñecas a la barandilla de la litera superior y la colgaron.

Le ataron los pies a la escalera de la litera inferior. Luego le pusieron una bolsa de plástico en la cabeza y comenzaron a golpearla con botellas de agua llenas. Casi se asfixia y desmaya.

Luego, una reclusa le pellizcó los pezones, otra le puso en el vello púbico cinta adhesiva y tiró, una tercera le dio una patada en el abdomen y una cuarta hurgó las partes íntimas con su pie para provocarle una infección.

Esta espantosa tortura ocurrió el 27 de junio de 2021 en la Segunda Prisión de Mujeres de la Provincia de Liaoning con nueve reclusas involucradas bajo las instrucciones de los guardias de la prisión.

La Sra. Jin, de unos 50 años de la ciudad de Shenyang, de la provincia de Liaoning, está cumpliendo una condena de cuatro años allí por su fe en Falun Gong, una disciplina espiritual perseguida por el régimen comunista chino desde 1999. Fue detenida el 4 de diciembre, de 2019 y sentenciada en septiembre de 2020.

Está encarcelada en el Quinto Equipo de la Primera División de la Segunda Prisión para Mujeres de la Provincia de Liaoning.

La obligaron a asistir a sesiones de lavado de cerebro a partir del 21 de abril de 2021. Dos semanas después, también le ordenaron hacer el patrullaje nocturno, desde las 10 de la noche hasta las 5 de la mañana. No tenía tiempo para dormir.

Sin embargo, todavía tenía que asistir a las sesiones de lavado de cerebro durante el día.

Los guardias de la prisión, Li Xiaoyi, Sun Weijing y Wang Jing, se comprometieron a que la Sra. Jin renunciara a Falun Gong el 7 de mayo. Le ordenaron a la reclusa Cheng Xianfeng que la golpeara durante tres días consecutivos, pero fue en vano.

Entre el 26 y el 29 de junio de 2021 fue enviada al Séptimo Equipo donde intensifican las medidas de la persecución, lo que condujo a la tortura atroz que ocurrió al día siguiente y se describe al principio del artículo.

La obligaron a trabajar al día siguiente. Para disimular sus lesiones por la paliza, el guardia Sun Weijing le ordenó que usara ropa de manga larga y se pusiera una máscara. También la hicieron caminar con reclusas ancianas y discapacitadas, para que las demás no notaran que cojeaba.

Después del trabajo, la colgaron de nuevo en el dormitorio con las cuatro extremidades estiradas. Las reclusas tiraron de sus cuatro extremidades con fuerza y golpearon su abdomen.

Fue esposada a la espalda la noche siguiente. Le metieron su cara dentro de la palangana de agua y luego tiraban de su cabeza hacia arriba, lo que se repitió durante más de 20 minutos, hasta que estuvo al borde de la muerte.

Debido a que su familia solicitó encarecidamente verla, los guardias de la prisión comenzaron a reducir sus torturas. Sin embargo, siguen obligándola a asistir a sesiones diarias de “estudio” en el taller.

Minghui.org

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *