Más responsabilidad para la seguridad del ambiente y de los trabajadores, pide Francisco. Audiencias paples del jueves 20 de enero

ACNenero 20, 2022
Las audiencias, 20.01.2022

 

El Santo Padre Francisco recibió en audiencia esta mañana:

– Em.mo Cardenal Marcello Semeraro, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos;

Dr. Qu Dongyu, Director General de la FAO;

– SE Mons. Santiago De Wit Guzmán, tit. de Gabala, Nuncio Apostólico en la República Centroafricana y en Chad;

– SE Mons. Peter Kohlgraf, Obispo de Maguncia (República Federal de Alemania);

– SE António José Emauz de Almeida Lima, Embajador de Portugal, en visita de despedida;

– Miembros de la Asociación Nacional de Constructores de Edificación (ANCE).

Audiencia a los miembros de la Asociación Nacional de Constructores de Edificios (ANCE), 20.01.2022

Esta mañana, en el Palacio Apostólico Vaticano, el Santo Padre Francisco recibió en audiencia a los miembros de la Asociación Nacional de Constructores de Edificios (ANCE) con motivo del 75 aniversario de la fundación.

Publicamos a continuación el discurso que el Papa dirigió a los presentes durante el encuentro:

Dirección del Santo Padre

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días y bienvenidos!

Agradezco al Presidente sus palabras de saludo. Os doy la bienvenida con motivo de vuestro 75 aniversario, celebrado en los últimos meses; una oportunidad para recordar una historia que se remonta a la segunda posguerra en Italia. La Asociación Nacional de Constructores de Edificios nació, de hecho, en 1946 como una asociación empresarial que representa a empresas italianas de cualquier tamaño que operan en el campo de la construcción.

Creo que este es un período difícil también para su sector. Y en estos momentos es importante recurrir a las motivaciones, a las opciones fundantes. Por mi parte, me gustaría compartir con ustedes algunas enseñanzas del evangelio que les pueden ayudar en su trabajo. Es una lectura cristiana de los valores que te inspiran: competencia y transparencia; responsabilidad y sostenibilidad; ética, legalidad y seguridad.

El Evangelio testifica que Jesús, en su predicación, también utilizó la metáfora de la construcción para transmitir sus mensajes. Es el caso, por ejemplo, del capítulo 6 del Evangelio de Lucas (vv. 46-49), donde, entre otras cosas, Jesús desenmascara el comportamiento hipócrita y perezoso de quien se limita a hablar sin hacer. Mostrando la sabiduría del ingeniero de la construcción, compara a los charlatanes con aquellos que construyen casas sobre suelo arenoso y sin cimientos. Por supuesto, Jesús no piensa en grandes edificios, pero sin embargo señala que estas construcciones se hacen a orillas del río, mientras que el buen constructor sabe que en la primera inundación tal casa está destinada a ser arrasada.

Su parábola, sin embargo, continúa con el reverso de la moneda: “El que viene a mí y escucha mis palabras y las pone en práctica, […] es como un hombre que, edificando una casa, cavó muy hondo y puso las cimientos sobre la roca” (vv. 47-48). El cuadro es aún más interesante cuando pensamos que tal constructor no solo hizo lo correcto en el momento presente, sino que defendió la casa de posibles futuras inundaciones. Uno podría decir: ¡pero nunca sucedió! Sí, pero podría pasar. Eso es lo que estamos viendo hoy con el cambio climático: suceden cosas que nunca sucedieron.

En la predicación de Jesús, el creyente es aquel que no se limita a mostrarse exteriormente cristiano, sino que obra eficazmente como cristiano. Y es precisamente esta “coherencia operativa” la que le permite construirse a sí mismo no sólo en los momentos normales de la vida, sino permanecer así incluso en los momentos difíciles. Esto también significa que la fe no nos protege de los elementos, sin embargo, acompañada de buenas obras, nos fortalece y nos permite resistirlo. Y es precisamente en este sentido que es necesario salvaguardar y encarnar los valores que inspiran a diario su pertenencia a la Asociación.

Competencia y transparencia. La competencia por sí sola no es suficiente. En la lógica utilitaria del mercado puede llevar a la oposición hasta el punto de eliminar al otro. Engaña que uno puede vencer al otro o que la derrota del otro debe ser tenida en cuenta en la tendencia económica. Cuando esto sucede, se pone en peligro el tejido social de confianza que permite que el propio mercado funcione correctamente. La competencia debe ser un estímulo para hacer lo mejor y lo bueno, no la voluntad de dominar y excluir. Por eso es fundamental la transparencia en los procesos de toma de decisiones y opciones económicas. Competencia y transparencia, juntas. Te permite evitar la competencia desleal, que en el ámbito económico y laboral muchas veces supone pérdida de puestos de trabajo, apoyo al trabajo no declarado o trabajo mal remunerado. Así terminamos favoreciendo formas de corrupción que se alimentan del torbellino de la ilegalidad y la injusticia. Y este no es un camino correcto: es un camino que está enfermo, no es bueno.

Responsabilidad y sostenibilidad. Nunca antes habíamos oído hablar de sostenibilidad como en este tiempo: pone en entredicho la capacidad de regeneración de cada ecosistema. En el sector de la construcción es fundamental utilizar materiales que ofrezcan seguridad a las personas. Al mismo tiempo, debemos evitar la explotación del medio ambiente cooperando para hacer inhabitables algunos territorios particularmente explotados. Cada empresa puede ofrecer su propia contribución responsable para que el trabajo sea sostenible.

Además, la sustentabilidad tiene que ver con la belleza de los lugares y la calidad de las relaciones. Aquí me gustaría retomar una reflexión de la encíclica Laudato si ‘sobre la relación entre los espacios urbanos y el comportamiento humano: «Quienes diseñan edificios, barrios, espacios públicos y ciudades necesitan el aporte de diversas disciplinas que les permitan comprender los procesos, la simbología y el comportamiento de las personas. La búsqueda de la belleza en el proyecto no es suficiente, porque tiene aún más valor al servicio de otro tipo de belleza: la calidad de vida de las personas, su armonía con el entorno, el encuentro y la ayuda mutua. Por eso también es tan importante que el punto de vista de los habitantes locales siempre contribuya al análisis de la planificación urbana “(n. 150). Que tu trabajo ayude a las comunidades a estrechar lazos de solidaridad, cooperación y ayuda mutua.

Ética, legalidad y seguridad. El año pasado las muertes en el trabajo fueron muchas, demasiadas. No son números, son personas. Las obras de construcción también han conocido tragedias que no podemos ignorar. Desafortunadamente, si considera la seguridad en el lugar de trabajo como un costo, está partiendo de una suposición incorrecta. La verdadera riqueza es la gente. Me acuerdo de lo que sucedió en la construcción de la Torre de Babel. En esa época, los ladrillos eran difíciles de hacer, porque había que sacar paja, pasto, luego hacer la masa, hornear, un trabajo enorme. Un ladrillo era, no digo una fortuna, pero costaba. Si en la construcción de la torre se caía un ladrillo, era una tragedia, y se castigaba al trabajador responsable. En cambio, si un trabajador se caía, no pasaba nada. ¡Esto debe hacernos pensar! La verdadera riqueza es la gente: sin ellos no hay comunidad de trabajo, no hay negocio, no hay economía. La seguridad del trabajo significa la custodia de los recursos humanos, que son invaluables a los ojos de Dios y también a los ojos del verdadero empresario. Por ello, la legalidad debe ser vista como la protección del mayor bien que son las personas. Trabajar con seguridad permite que cada uno exprese lo mejor de sí mismo ganándose el pan de cada día. Cuanto más cuidemos la dignidad del trabajo, más seguros estaremos de que aumentará la calidad y la belleza de las obras creadas. Trabajar con seguridad permite que cada uno exprese lo mejor de sí mismo ganándose el pan de cada día. Cuanto más cuidemos la dignidad del trabajo, más seguros estaremos de que aumentará la calidad y la belleza de las obras creadas. Trabajar con seguridad permite que cada uno exprese lo mejor de sí mismo ganándose el pan de cada día. Cuanto más cuidemos la dignidad del trabajo, más seguros estaremos de que aumentará la calidad y la belleza de las obras creadas.

Que San José, patrón de los trabajadores, os apoye en vuestro compromiso. Yo también os acompaño con mi oración y mi bendición. Y les pido que sigan lo que dijo el Presidente: que oren por mí. Gracias.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *