Ahora resulta que la mayor universidad ‘católica’ de EE UU reconoce…nueve ”géneros”

ACNenero 14, 2022
*  La Universidad DePaul, la universidad católica más grande de los Estados Unidos, ahora ofrece a los estudiantes la oportunidad de elegir entre nueve “opciones de género”. 
Es otra rendición más a la cultura dominante, rechazando la moralidad natural.

 

Lamentablemente, desde hace años se respira cierta resignación a la cultura dominante, incluso en el hogar católico. De hecho, parece cada vez más claro. Al fin y al cabo, luchar contra la agenda LGBT no es nada sencillo: implica tener que prepararse para críticas muy duras, a veces incluso la picota. Si no justificable, la actitud de quienes no tienen ganas de dar la cara, al menos ya no, parece comprensible al menos en batallas que muchas veces parecen perdidas desde el principio. Sin embargo, otra cosa muy diferente, frente a esto, es pasar armas y bagajes al otro lado, decidiendo favorecer la difusión de los dogmas del arcoíris. Y lamentablemente esto es lo que se empieza a ver también en las universidades cristianas.

Emblemática, en este sentido, es la decisión de la Universidad DePaul -que, por supuesto, no es una universidad cristiana entre muchas, siendo la universidad católica más grande de Estados Unidos (forma a miles de estudiantes, provenientes de 49 estados de EE.UU. y de 136 países en todo el mundo ) – para adoptar plenamente una antropología fluida de género . Sí, porque una de las novedades que ha introducido recientemente esta universidad es precisamente la prestación de la posibilidad de reconocerse entre “varios géneros”. El avance sensacional tuvo lugar en el contexto de la plataforma universitaria en línea Campus Connect, que ahora ofrece a los miembros la oportunidad de elegir entre nueve “opciones de género”. Tenga cuidado de no subestimar este hecho.

El sistema Campus Connect es, de hecho, el portal web que aloja información sobre y para estudiantes, profesores y personal, para el intercambio de comunicaciones. Y hasta la fecha, de hecho, permite nueve identificaciones de género, siendo posible elegir entre masculino, femenino, intersexual, no binario, transgénero masculino, transgénero femenino, cisgénero, ” sin especificar ” y ” no deseo identificarme “. Lo cual sería casi normal a estas alturas en una universidad estatal, pero en una universidad católica, aquí está, tiene por lo menos algo de surrealista.

Hay que decir que esta novedad arcoíris , en la Universidad DePaul, es novedad hasta cierto punto. Baste decir al respecto que, en esa universidad, confundir el género -o llamar a la persona trans con un artículo, terminación o pronombre incorrectos- ahora se considera “un acto de violencia”. Y aunque algunos estudiantes toman todo esto con preocupación, la tendencia general es de una aceptación preocupante de esta tendencia.

Por su parte, los directivos de la universidad , contactados por el diario online College Fix -que informó de este increíble cambio de género- no fueron encontrados, ni quisieron dar explicación alguna sobre la singular previsión de su plataforma online. De esta manera, inevitablemente se fortalece la sospecha de una elección deliberada, completamente consciente, aunque sea un alejamiento dramático de la moral católica. La cuestión es que no se trata de un caso aislado.

La confusión reina en gran parte de las realidades universitarias cristianas , incluidas las que se encuentran operando en las universidades más exclusivas. Al respecto , el pasado mes de septiembre, en estas páginas , se daba noticia del increíble apoyo del Centro Católico de Harvard para el nuevo nombramiento, como nuevo presidente de los capellanes de la Universidad de Harvard, de Greg Epstein, sin duda una persona respetable pero de fe. … atea. En aquel entonces, de hecho, había sido noticia. Pero a este ritmo no pasará mucho tiempo antes de que lleguemos directamente a un capellán transgénero, que será prontamente defendido -si no propuesto- por una universidad católica, al menos de renombre.

Por GIULIANO GUZZO,

Viernes 14 de enero de 2022.

lanuovabq.

La mayor universidad ‘católica’ de EE UU reconoce nueve géneros.

La Doctrina católica enseña, siguiendo a la Escritura, que “hombre y mujer Dios los creó”, pero eso no ha pesado ni mucho ni poco en la actitudes de los responsables de la Universidad DePaul, la universidad católica más grande de los Estados Unidos, ahora permite a los estudiantes elegir entre nueve géneros para autoidentificarse.

Que el ‘acercamiento al mundo’, pilar del Concilio Vaticano II, parece haber acabado en una rendición a las últimas modas ideológicas del mundo no es precisamente una opinión original. El problema es que casi cada día nos topamos con alguna noticia que confirma este temor y da la medida de cuán profunda está siendo la caída,

El último caso nos lo trae La Nuova Bussola Quotidiana, y se refiere a la mayor universidad de Estados Unidos que aún exhibe el título de ‘católica’, DePaul, que da a sus estudiantes la oportunidad de identificarse como pertenecientes a nueve ‘géneros’, esa palabra inconcebiblemente estúpida que ha abierto la puerta a una nueva modalidad de caos antropológico.

En el centro de este curioso avance está la plataforma en línea de la universidad, Campus Connect, que ahora ofrece a los miembros la oportunidad de elegir entre nueve «opciones de género». Parece una nimiedad, pero no lo es en absoluto. Campus Connect aloja información sobre y para estudiantes, profesores y personal y para intercambiar comunicaciones. Y hasta la fecha, de hecho, permite nueve identificaciones de género, siendo posible elegir entre masculino, femenino, intersexual, no binario, transgénero masculino, transgénero femenino, cisgénero,»no especificado» y «no deseo identificarme». Lo normal, lo corriente ya en el mundo secular, pero que sigue chocando en un centro académico que lleva el título de ‘católico’.

La verdad es que la diversidad de opciones que ofrece Campus Connect no es de lejos el único indicio de que la universidad católica ha comprado entero el delirante ‘pack’ de la ideología de género. Por ejemplo, ‘equivocarse’ con el género al hablar de una persona se considera ya “acto de violencia”. Afortunadamente, el inglés carece de géneros salvo en los pronombres de tercera persona del singular; en español, por ejemplo, las posibilidades de cometer un delito de odio por un descuido o por pura coherencia se multiplicarían.

 

Por Carlos Esteban.

infovaticana.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *