Cada persona tiene una dignidad indestructible por su ser humano, contesta el cardenal Müller. No podemos aceptar la teoría ateo-evolucionista de la ley del más fuerte

ACNenero 12, 2022

Cardenal Gerhard Müller en la entrevista de kath.net: “Detrás de la fachada de la hermosa propaganda de emancipación se esconde la pura voluntad de poder basada en el principio social darwinista: la ley está del lado del más fuerte”. 

En el verano de 2021, el Parlamento Europeo aprobó con amplia mayoría el informe Matic -aunque en contra de los votos de los conservadores y los demócratas cristianos- según el cual, entre otras cosas, el asesinato de la vida no nacida,  se menosprecia como aborto, como un derecho humano que debe entenderse. Con esto se pretende cambiar el derecho humano original a la vida de toda persona, que es la base de nuestros ordenamientos jurídicos, en un derecho humano a matar. Esta votación muestra un cambio de paradigma que se supone que va a poner patas arriba la base ética de nuestras sociedades y estados. Este cambio de paradigma revela una justificación diferente de los derechos humanos y, por lo tanto, una visión diferente del ser humano. Mientras que la visión cristiana del hombre se basa en una unidad natural de cuerpo y mente, la visión atea-evolucionista divide al hombre en un dualismo de cuerpo y mente. La lucha contra la naturaleza como base de la imagen del hombre se manifiesta en esta división. El fundamento cristiano debe ser reemplazado por uno ideado por humanos.

Según la visión cristiana, todo ser humano, nacido o no nacido, tiene derechos humanos como derechos intrínsecos, mientras que los derechos humanos sólo se asignan al espíritu a través del dualismo de cuerpo y espíritu. El propio cuerpo se convierte en una cosa o, si aún no ha nacido, se degrada a un “grupo de células” o “tejido de embarazo” que puede usarse libremente. La imagen cristiana del hombre se basa en la igualdad de todos los seres humanos según la ley natural -independientemente del estado en que se encuentre la persona- mientras que, según la imagen atea-evolucionista del hombre, sólo el espíritu existente indica igualdad. Esta teoría atea-evolucionista, por lo tanto, tiene consecuencias para nuestro sistema de derechos humanos.

Lothar C. Rilinger: ¿Son los derechos humanos derivados de la ley natural y por lo tanto – como el Papa Benedicto XVI. formulado – para entender los “derechos innatos”?

Cardenal Müller: La fe cristiana es una respuesta de las personas que aceptan la autorrevelación de Dios en la historia de la salvación de Israel y finalmente en su Hijo Jesucristo con todo su entendimiento y libre albedrío (cf. Vaticano II, Constitución dogmática sobre la divina revelación Dei verbo 5 ). Conectado con esto está la convicción de que el mismo Dios con la creación del mundo de la nada -él es el Creador y no sólo Demiurgo- moldeó a cada ser humano existente individualmente a su imagen y semejanza.

Hablamos de las personas como individuos y no sólo del “hombre” abstracto, en el singular colectivo de “humanidad”.

Cada persona tiene una dignidad indestructible por su ser humano, que la conecta con todas las demás personas en la naturaleza humana común en su constitución físico-espiritual.

Esto también garantiza la igualdad de todas las personas y su derecho a la integridad personal. El filósofo estoico Séneca (siglo I d. C.) ya lo señaló de manera fascinante en una carta a su amigo Lucilio sobre el trato a los esclavos. Ante la objeción de que los esclavos son sólo esclavos, responde: “Pero la gente, los compañeros de casa, los amigos de posición modesta, […] pero tus compañeros esclavos, porque tienes que considerar que libres y no libres están igualmente bajo el poder de Sujeto al destino” (Carta 47). Séneca supera la oposición entre amos y esclavos en términos de derecho natural y filosofía con la referencia a la igualdad en la existencia humana, mientras que su contemporáneo Pablo aprovecha teológicamente la diferencia con la referencia al mismo Dios,

En comparación con los primeros absolutistas modernos y más tarde incluso -con creciente claridad- los excesos totalitarios del poder estatal, las declaraciones de derechos humanos y civiles, como en los EE. UU. en 1776, en Polonia y Francia en 1789 y las Naciones Unidas en 1948 y en Alemania en 1949, se reconocen y reconocen como independientes de la arbitrariedad de los poderosos los indisponibles al nacer y los derechos humanos indivisibles a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Como el hombre es titular de estos derechos desde su nacimiento, pertenecen a su “naturaleza”. Porque naturaleza viene del latín nasci, que significa: nacer. Pero lo que se quiere decir no es sólo el momento del nacimiento en contraste con el origen de vida desde la procreación paterna y en Para ser recibido y realizado en el seno de la madre,

Rilinger: ¿Puede explicar la razón por la cual la ley natural ha sido esencialmente rechazada desde la Ilustración?

Cardenal Müller: En Occidente, fue la filosofía de los tiempos modernos la que enfatizaba los derechos naturales de todo ser humano en contradicción con la arbitrariedad de los príncipes que interferían violentamente en la libertad de religión y de conciencia de sus súbditos. Con referencia al principio cuius regio, eius religio, los gobernantes determinaban la religión/denominación que sólo podía practicarse públicamente en su territorio. El conocimiento fundamentalmente nuevo dice, sin embargo, que toda persona es un ciudadano libre y, en su conciencia de la verdad y de los principios de la ética, no es responsable ante la violencia política, sino directamente ante Dios, es decir, ante una autoridad sobrenatural. Las autoridades, es decir, el gobierno, han de limitarse a la organización y garantía del bien común terrenal. El Estado está para el pueblo y no el pueblo para el Estado. Los poderes políticos no deben sacrificar personas por una llamada razón de Estado, tales como: intereses dinásticos; Expansión del dominio; Hegemonía de la propia nación; Enriquecimiento de la clase alta a través de la explotación de siervos, esclavos y trabajadores asalariados sin derechos; la globalización de la tecnología y el monopolio del capital; la creación de la Nueva Humanidad a través de la revolución mundial y la lucha por el poder mundial, etc.

Cuál es el sentido de la vida, cómo se justifica filosóficamente, sobre qué principios morales se construye la vida individual y comunitaria, si podemos esperar la salvación eterna después de esta vida terrenal: el Estado no puede ni debe responder a todas estas preguntas si no lo hace. No quiero volverme totalitario.

 

Y un Estado de derecho democráticamente legitimado en particular debe confesar que los ciudadanos no le han otorgado ninguna competencia filosófica o religiosa y, en principio, no pueden hacerlo, aunque quisieran.

La “Nota de la Santa Sede al Gobierno del Reich alemán” de 1934 sigue siendo válida en relación con las tentaciones de los poderosos que acechan en todas partes y en todo momento al pensamiento totalitario presuntuosas invasiones en otras áreas en las que el estado no tiene competencia. opinión que “el conjunto de los ciudadanos en el conjunto de lo que comprende su vida personal, familiar, espiritual y sobrenatural, el Estado o -cualquier otra cosa sería más errada- el Estado solo y primordialmente”. (Walther Hofer, ed., Nacionalsocialismo. Documentos 1933-1945 (Frankfurt aM 1963) 152.

La decisión de una autoridad estatal, ya sea administrativa, judicial o legislativa, de declarar como un derecho dado y exigible el asesinato de una persona por parte de otras personas, deslegitima a estas autoridades y expone el sentimiento totalitario de sus agitadores. Detrás de la fachada de la hermosa propaganda de emancipación se esconde la pura voluntad de poder sobre la base del principio social darwiniano: la ley está del lado del más fuerte, y la moral es lo que beneficia a las personas o el interés propio.

Rilinger: La ley natural es rechazada como enseñanza católica especial. Incluso las iglesias y las comunidades eclesiásticas de la Reforma no explican la justificación de los derechos humanos a través de la ley natural, sino -como dijo el ex presidente de la EKD, Wolfgang Huber- a través de una ética social que se basa en la idea de que los creyentes pertenecen a poder hacer su propio juicio ético desde el punto de vista de la libertad responsable. Esta justificación de la ética social, ¿presenta el riesgo de que la ética no se justifique desde criterios ineludibles, sino desde el genius temporis, que se orienta hacia la corriente principal?

Cardenal Müller: La iglesia como comunidad de salvación del mundo en Cristo se funda en el derecho divino. La libertad religiosa en relación con todas las instancias terrenas se basa en la naturaleza de la conciencia moral (cf. Vaticano II, Declaración sobre la libertad religiosa Dignitatis humanae 1f).

La teología católica como reflexión sobre la autorrevelación en la historia de la salvación en Cristo no tiene una doctrina propia de la ley natural, sino que la toma de la antropología filosófica y sólo la representa con mayor competencia. Porque el término “naturaleza” no se refiere a la flora y fauna de nuestro planeta, lo biológicamente dado o lo sociológicamente fáctico en contraposición a la cultura como obra humana, sino que se refiere a la esencia del derecho, que se fundamenta en el principio moral , y la realización de la justicia que pertenece a todo ser humano.El principio y el orden de este derecho se reconocen en la razón como el principio de que se debe hacer el bien y evitar el mal.

Fue una convicción teológica reveladora de los reformadores del siglo XVI que la “naturaleza” del hombre estaba totalmente corrompida por el pecado original y originario y que la gracia de la justificación y el perdón de los pecados le es concedido únicamente por la fe sin su propia participación. la reserva de la teología evangélica en relación con la llamada ley natural.

Pero aquí el término “naturaleza” en el binomio “naturaleza-gracia” y desde el contraste “espíritu-naturaleza” -es decir, la autodeterminación formal en libertad autónoma frente a las constricciones de la causalidad natural a la que está sujeto nuestro cuerpo- como se determina más adelante en la Controversia del idealismo y el materialismo, pero de ninguna manera se niega que la razón sea capaz de conocimiento científico y de medidas reguladoras estatales.

La justificación de los derechos humanos desde la naturaleza espiritual y moral del ser humano corporal y socialmente constituido no es en modo alguno contraria a la acción de la persona en libertad responsable. Porque la “naturaleza” humana en este contexto no es el complejo de los instintos animales, que primero tienen que ser “ennoblecidos” por el sujeto espiritual-personal. Se trata del ser humano en su constitución física, social, histórica, que es siempre base, fuente y horizonte de su realización en la individualidad personal.

Rilinger: Contrariamente a la visión cristiana, los derechos humanos ahora también deberían justificarse de una manera positivista. Para seguir desarrollando los derechos humanos de esta manera, de acuerdo con la teoría de la evolución, el hombre debe dividirse en el dualismo de mente y cuerpo, por el cual el cuerpo aún se asigna al reino animal, mientras que solo la mente distingue el cuerpo del mundo. animal, es decir, desde la cosa se eleva el ser humano hasta ser portador de derechos humanos. ¿Está justificado, por tanto, que el ser humano se divida en dos partes, por así decirlo, en el espíritu supraobjetivo humano y en el cuerpo objetivo animal, con el resultado de que la propiedad legal está exclusivamente ligada al espíritu?

Cardenal Müller: Aparte del dualismo ético de los antiguos maniqueos, el dualismo antropológico ha determinado la filosofía occidental desde René Descartes, aunque con consecuencias cuestionables ya menudo devastadoras. Pero esto sucedió en contra de la intención de este filósofo, con quien se inició en el siglo XVI el giro hacia la filosofía de la conciencia y del sujeto. Quería salvar la realidad intrínseca de lo espiritual frente a la cosmovisión mecanicista que se iniciaba, que tendía a reducir al ser humano a una máquina. Creía que podía aferrarse a la apertura del hombre a Dios, el creador del mundo material y espiritual. La verdad del espíritu y el alma humanos, por otro lado, se encuentra más allá o de este lado de los dos extremos del materialismo (empirismo y positivismo) o idealismo (racionalismo).

Rilinger: ¿Qué hay detrás de la idea de disolver la unidad de cuerpo y espíritu que imaginaba el cristianismo y por tanto de adoptar un dualismo en el que espíritu y cuerpo están separados?

Cardenal Müller: Aristóteles ya enfatizó a su maestro Platón en su obra “Sobre el alma” que el alma como principio intelectual y vegetativo de la vida humana no está en el cuerpo como un conductor en un automóvil o como un prisionero en un calabozo, sino como la forma que da al ser, que hace del compuesto espiritual-corporal el ser humano individualmente concreto.

Un alma humana concretamente existente no puede estar en un cuerpo equivocado, ya sea en un cuerpo animal o en el cuerpo de una persona del sexo opuesto. Así que mi cuerpo con todas sus partes integrantes no me pertenece, así como el traje de neopreno que compré es de mi propiedad o se ajusta a mi estatura.

Mi cuerpo, ese soy yo. Quien daña mi cuerpo con malas intenciones, me lastima tanto en mi ser interior-espiritual como en mi ser físico exterior.

La imagen bíblica del hombre es compatible con esta concepción que corresponde a la experiencia y se basa en la razón. Todo el ser humano, tanto en su relación con la materia de la tierra y su fertilidad, como en su capacidad de pensar, hablar y orar, es criatura de Dios y está llamado en última instancia a ser hijo de Dios en Jesucristo y a ser amigos de Dios en el Espíritu del Padre y del Hijo.

Rilinger: ¿El cambio en la imagen del hombre debe responder a la exigencia de Friedrich Nietzsche de una revalorización de todos los valores para crear una imagen del hombre que experimente su justificación desligada de Dios?

Cardenal Müller: Queda por ver si nuestros políticos de hoy están en posición de tratar críticamente a Nietzsche. Como bagaje intelectual, apostaría más por un marxismo con tintes psicoanalíticos de ingenieros sociales que quieren “volver a la naturaleza” detrás de la cultura en el sentido de Rousseau con respecto al medio ambiente y que conciben al nuevo ser humano como un ser biotécnico. producto mixto en relación con el entorno humano, toda una mezcla barata de análisis social neomarxista, retórica de emancipación e ideología de género.

Dado que los seres humanos no existen en sí mismos, sino sólo individuos a los que pertenece la existencia humana, la tendencia conduce a una división de la sociedad en formadores y conformados, determinantes y determinados.

Los pocos súbditos de los gobernantes se oponen a la masa de los gobernados para ser educados y cuidados. Por eso también hay que reducir radicalmente la población mundial para que los recursos no sean demasiado escasos para todos, sino para la clase dominante. Esto va desde la devastadora política del hijo único de los comunistas chinos hasta el alarmismo del Club de Roma y la negativa de ayuda al desarrollo a los estados pobres si no aceptan el aborto como un derecho de la mujer. Las amplias masas, sin embargo, se sienten felices y emancipadas porque comparten los objetivos de la clase dominante y saben que están protegidas por precaución. George Orwell expresó esta referencia mutua con el lema: “Todos los animales son iguales pero algunos animales son más iguales que otros”.

En definitiva, según el título de un libro de Yuval Noah Harari, se trata de Homo Deus (Yuval Noah Harari, Homo Deus. A story of tomorrow (Munich 13.2020)), de personas que crean su propio dios, pero de ellos Demiurgen no no salir Sin embargo, no estamos contrastando esto con una imagen conservadora del hombre con el lema de que todo debe permanecer como está o volver a ser como antes. Pero el ser humano del futuro cristiano se entiende primero como una “nueva creación en Cristo” (2 Cor 5, 17; Gal 6, 15). Sabemos de la “dialéctica de la Ilustración” (Max Horkheimer / Theodor W. Adorno ) y no dejan de reconocer “el malestar con la modernidad” (Charles Taylor). Pero como cristianos pensamos y trabajamos en la dirección de una “modernidad con rostro humano”, una nueva síntesis de humanismo y creencia en el Dios del amor trino. El sujeto de esta creencia sobrenatural y acción mundana es la iglesia. Ella confiesa: “Cristo, que murió y resucitó por todos, da a cada persona luz y fuerza a través de su espíritu para que pueda cumplir su más alta vocación” (Vaticano II, Gaudium et Spes 10).

Rilinger: Usted afirmó que la población mundial debe reducirse para evitar que los recursos naturales se vuelvan demasiado escasos para quienes están en el poder. ¿Cómo se tiene que hacer la reducción?

Cardenal Müller: Reconocemos el principio de paternidad responsable. Los hijos no son una carga, sino un don de Dios, encomendado a sus padres por amor fiel y buena educación. En vista de todas las circunstancias espirituales y materiales, corresponde a los cónyuges decidir en conciencia cuántos hijos les gustaría tener, también en el contexto del crecimiento de la población mundial (cf. Concilio Vaticano II, Gaudium et spes 50 ; 87). Como medio para hacer esto, la matanza de niños después del nacimiento -como todavía era posible con los antiguos romanos, por ejemplo- o antes del nacimiento debe ser moralmente rechazada. En contraste con la dignidad inviolable de toda vida humana están “todas las formas de asesinato, genocidio, aborto, eutanasia y también el suicidio voluntario” (Vaticano II, Gaudium et Spes, 27).

Rilinger: La imagen cristiana del hombre se basa en la idea de que Dios como Creador trajo el mundo a la existencia. ¿Debería la imagen atea-evolucionista del hombre no solo asignarle una nueva posición en el mundo, sino también proporcionar evidencia de que no hay Dios?

Cardenal Müller: Los actores de este programa asumen que es un hecho absolutamente cierto. Karl Marx incluso consideró obsoleto el ateísmo como la negación de Dios, porque la negación de alguna manera aún preservaría la memoria de su significado. Un pueblo que tiene a sus espaldas la miseria de las condiciones sociales ya no necesita la religión como opio y como su expresión y para protestar contra ella (cf. Werner Post, Critique of Religion in Karl Marx (Munich 1969)).

Y ahora a las teorías de la evolución biológica de los seres vivos y la génesis del universo espacio-temporal. Tomados por sí mismos, no contradicen la creencia en Dios como su Creador y Sustentador. Por otro lado, tampoco prueban la irrazonable creencia (!) de los ateos de que la totalidad del ser contingente puede tener el principio de su existencia en la nada en lugar del ser. Las ciencias empíricas examinan y describen la asignación estructural y procedimental de los elementos existentes de la totalidad del ser contingente. La confesión de Dios como autor de todo lo que no es necesario se fundamenta en la autorrevelación de Dios como origen y meta de la persona que lo busca, junto con el mundo que lo sostiene y lo rodea.

Rilinger: ¿La concesión de los derechos humanos depende entonces de que la persona se ajuste a las pautas utilitaristas, de modo que sólo las personas que son útiles para la sociedad tienen derecho a la vida?

Cardenal Müller: Ciertamente, los humanos tenemos que proceder con un propósito para ganarnos la vida, para proporcionar una infraestructura, con el orden legal de la comunidad, es decir, proceder con el uso (usus) de nuestros medios. Pero el límite de lo inhumano se traspasa cuando las personas utilizan seres de su propia especie, es decir, sus hermanos y hermanas en la naturaleza humana, como un medio para un fin, en lugar de respetar su dignidad y libertad como persona (Immanuel Kant). El hombre es una persona, no una cosa; uno él y uno ella, pero no eso. Usamos las cosas para nuestro propio beneficio. Amamos a las personas para crecer más allá de nosotros mismos y estar unidos con ellos en una comunión como el matrimonio, la familia, la amistad, la pertenencia a la iglesia, la amistad con Dios.

Rilinger: Si la asignación de los derechos humanos se basa únicamente en la existencia del espíritu, la puerta y el portón están abiertos para negar el derecho humano a la vida incluso a las personas con discapacidad mental, dementes o enfermas. Incluso el cardenal posterior, el obispo Clemens Graf v. Galen vio este peligro cuando se volvió en contra de las leyes de eutanasia en el Tercer Reich, en contra de las leyes que declaraban que la “vida indigna de la vida” no valía la pena proteger para poder matar a estas personas formalmente de acuerdo con la ley. ¿Ves el peligro de que la división del cuerpo y la mente humana pueda conducir a la liberación de la eutanasia activa y la despenalización del asesinato a pedido?

Cardenal Müller: Detrás de los movimientos de eutanasia de las diversas direcciones político-ideológicas está, sin duda, en última instancia, la negación de Dios en el sentido bíblico como creador y redentor de los seres humanos. En el contexto de un sentido nihilista de la existencia, la vida sólo tiene sentido cuando el estado de ánimo y el cuerpo garantizan una vida llena de placer y lo más libre de dolor posible. “Quitarse la vida” puede entonces ser correcto y “no ser una carga para los demás” puede convertirse en un deber si se niega la conexión entre sufrimiento y amor o si se sospecha la existencia desinteresada para los demás como una mera ilusión de mayor felicidad.

Rilinger: Al recurrir al espíritu como punto de partida para la concesión de los derechos humanos, existe la posibilidad de que una élite política ideológica decida quién tiene espíritu y quién no. ¿Te imaginas que las personas determinen quiénes tienen derecho a los derechos humanos?

Cardenal Müller: Ciertos grupos reclaman este derecho a tomar decisiones. Tu criterio es tu propio ideal de personas como gobernantes, súper multimillonarios, reinas de belleza, genios de la investigación, emprendedores globales, etc.

Por “élite”, si quiere usar la palabra, me refiero a aquellas personas que, debido a sus oportunidades especiales y habilidades sobresalientes, están listas para servir aún más a la totalidad de las personas por las cuales Dios les ha dado responsabilidad y por lo que Él es responsable de Exigir cuentas de ellos en el Juicio Final. Quien se permite el derecho de negar o negar a sus semejantes el valor de la vida no sólo es ciego y estúpido ante la condición humana, que en el próximo instante puede convertirlo en un “caso de enfermería”, pero desde el punto de vista cristiano y humanista no es más que un delincuente común, del que tantas rabias hemos visto en el último siglo.

Rilinger: De acuerdo con la visión cristiana, los derechos humanos son intrínsecamente pensados ​​para los humanos. ¿Te imaginas que los derechos humanos se puedan expandir a voluntad para dar más impacto a tus propias ideas políticas?

Cardenal Müller: O los derechos humanos se encuentran en la naturaleza y luego, con suficiente comprensión filosófica y con la experiencia histórica, pueden ser reconocidos cada vez más claramente y de una manera más diferenciada. O se vuelven positivistas, es decir, se conceden y niegan arbitrariamente por algún órgano de arbitraje autoproclamado. Entonces se cruza finalmente la línea del bien al mal, de la razón a la arbitrariedad y del reconocimiento de cada persona como persona a la degradación como cosa. La esperanza del hombre en una vida futura no impide en modo alguno que los cristianos se liberen de circunstancias injustas y construyan una sociedad terrena más justa, sino que les da un impulso de motivación con el que el ateísmo sólo puede soñar. “Si, por el contrario, el fundamento divino y la esperanza de la vida eterna se debilitan, la dignidad humana es gravemente violada, como a menudo se confirma hoy, y los enigmas de la vida y la muerte, la culpa y el dolor quedan sin resolver, por lo que las personas a menudo caen en la desesperación. Por el momento, cada uno sigue siendo para sí mismo una cuestión sin resolver que intuye vagamente. […] Sólo Dios puede dar la respuesta plena y absolutamente cierta a esta pregunta; Dios, que llama al hombre a una reflexión más profunda y a una búsqueda más humilde” (Vaticano II, Gaudium et Spes 21). ] Sólo Dios puede dar la respuesta plena y absolutamente cierta a esta pregunta; Dios, que llama al hombre a una reflexión más profunda y a una búsqueda más humilde” (Vaticano II, Gaudium et Spes 21). ] Sólo Dios puede dar la respuesta plena y absolutamente cierta a esta pregunta; Dios, que llama al hombre a una reflexión más profunda y a una búsqueda más humilde” (Vaticano II, Gaudium et Spes 21).

Rilinger: ¡Su Eminencia! Muchas gracias.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *