Impedir la Misa tradicional provoca incertidumbre en los fieles: “Si lo recomendado ayer ya no se aplica hoy, entonces nada es seguro”, dice obispo

ACNenero 10, 2022
El obispo auxiliar holandés Rob Mutsaerts incide de nuevo en la crítica de los ‘responsa ad dubia’ sobre Traditionis custodes, con duras palabras que van a la raíz del problema, después de haberse manifestado contra el polémico motu proprio papal.

 

El obispo auxiliar holandés Rob Mutsaerts tiene un blog, y sabe cómo usarlo. Desde él criticó duramente la promulgación de Traditionis custodes, abolición del Summorum pontificum de Benedicto XVI, y ahora hace otro tanto con la ‘aclaración’ que ha hecho pública el Vaticano sobre su aplicación, dejando a los obispos con escaso margen para ser “custodios de la Tradición”.

“El «papa de la misericordia» muestra poca misericordia por aquellos que abrazan la Misa tradicional en latín”, dispara Mutsaerts, quien hablar de una “impaciencia apenas disimulada” de Roma por sofocar la creciente devoción por la Misa Tradicional.

Pero el holandés abre el foco: la aclaración papal no afecta solo a la supervivencia de este rito; no son exclusivamente los escasísimos adeptos a la Misa Tridentina los que van a verse afectados por la aclaración papal. Por el contrario, afecta a todos, ya que esta “reforma de la reforma”, dice el obispo, “aumenta la incertidumbre de los fieles. Si lo recomendado ayer ya no se aplica hoy, nada es seguro”.

Uno de los detalles de la norma que desconcierta a Mutsaerts es el hecho de que se exija una especie de ‘juramento de lealtad’ al Concilio Vaticano II, algo, por cierto, a lo que no se somete a la miriada de sacerdotes que hacen mangas y capirotes con lo que dispone el concilio con sus ocurrencias litúrgicas. “Seguramente a los que celebran el Novus Ordo (yo soy uno de ellos) no se les pide que acepten el Concilio de Trento”, apostilla. “¿O es que se ha descartado todo lo anterior al Vaticano II?”.

Mutsaerts es un viejo conocido en estas páginas, un ‘enfant terrible’ eclesial que saltó a la palestra pública de la información católica cuando se negó a participar en el Sínodo de la Amazonia y explicó por qué. También ha protagonizado noticias como ‘Obispo holandés elegido para el Sínodo de los Jóvenes se niega a asistir’‘Obispo holandés denuncia el intento del sínodo de crear ‘una nueva religión’, ‘El obispo Mutsaerts se une a la protesta contra la ‘idolatría’ de la Pachamama’ y ‘Obispo holandés: “Esperemos que el Papa destruya el documento final del sínodo”, lo que da una idea de que no es exactamente un entusiasta de la presente ‘renovación eclesial’.

Finalmente, en marzo de 2020 tuvo que renunciar a su cargo de auxiliar de un obispo poco amigo de las controversias que parecen acompañar a Mutsaerts y que recoge en un blog que ya antes ha levantado numerosas ampollas. En esta ocasión vuelve por sus fueros, esta vez contra el motu proprio papal Traditionis custodes, contra el que no ahorra pólvora, precisamente, empezando por su titular: ‘Un edicto malvado del Papa Francisco’.

LO QUE DIJO EL MISMO OBISPO EN JULIO PASADO:

 

Obispo holandés: “La liturgia no es un juguete de los papas; es patrimonio de la Iglesia»

Rob Mutsaerts Traditionis Custodes

 | Sigue la ola de comentarios críticos contra el último motu proprio del Papa, y el último que nos llega, del obispo auxiliar emérito de Hertogenbosch, Rob Mutsaerts, es quizá el más duro procedente de un prelado.

Mutsaerts es un viejo conocido de estas páginas, donde ha protagonizado noticias como ‘Obispo holandés elegido para el Sínodo de los Jóvenes se niega a asistir’, ‘Obispo holandés denuncia el intento del sínodo de crear ‘una nueva religión’, ‘El obispo Mutsaerts se une a la protesta contra la ‘idolatría’ de la Pachamama’ y ‘Obispo holandés: “Esperemos que el Papa destruya el documento final del sínodo”, lo que da una idea de que no es exactamente un entusiasta de la presente ‘renovación eclesial’.

Finalmente, en marzo de 2020 tuvo que renunciar a su cargo de auxiliar de un obispo poco amigo de las controversias que parecen acompañar a Mutsaerts y que recoge en un blog que ya antes ha levantado numerosas ampollas. En esta ocasión vuelve por sus fueros, esta vez contra el motu proprio papal Traditionis custodes, contra el que no ahorra pólvora, precisamente, empezando por su titular: ‘Un edicto malvado del Papa Francisco’.

El original está en holandés. Rogamos comprensión con la traducción:

“El Papa Francisco promueve la sinodalidad: todos deben poder hablar, todos deben ser escuchados. Este no fue el caso de su motu proprio Traditionis Custodes , publicado recientemente , un ukase que debe poner fin de inmediato a la misa tradicional en latín. Al hacerlo, Francisco hace una enmienda a la totalidad del Summorum Pontificum , el motu proprio del Papa Benedicto que liberó la celebración de la antigua Misa.

El hecho de que Francisco imponga su poder sin consulta alguna indica que está perdiendo autoridad. Ya era evidente antes, cuando la Conferencia Episcopal Alemana ignoró el parecer del Papa sobre el camino sinodal. Otro tanto ocurrió en Estados Unidos cuando el Papa Francisco pidió a la Conferencia Episcopal que no preparara un documento sobre la ‘coherencia eucarística’. El Papa debe de haber pensado que mejor no hacer más recomendaciones sino publicar una orden, justo para tratar de la Misa tradicional.

El lenguaje empleado parece una declaración de guerra. Todo Papa desde Pablo VI siempre ha dejado espacios abiertos a la antigua Misa. Se hicieron cambios, pero menores, como, por ejemplo, los indultos de 1984 y 1989. Juan Pablo II creía firmemente que los obispos debían ser generosos permitiendo la Misa Tridentina. Benedicto XVI abrió la puerta de par en par con el Summorum Pontificum : «Lo que era sagrado entonces es sagrado ahora». Francisco cierra de un portazo con Traditionis Custodes. Parece una traición y es una bofetada a sus predecesores.

Por cierto, la Iglesia nunca ha abolido las liturgias. Ni siquiera Trento. Francisco rompe completamente con esta tradición. El motu proprio contiene, concisa e imperiosamente, algunas propuestas y mandatos, que luego se explican con más detalle en una declaración más larga adjunta. Esta declaración contiene bastantes errores de hecho. Uno de ellos es la afirmación de que lo que hizo Pablo VI después del Vaticano II es lo mismo que hizo Pío V después de Trento. Está muy lejos de ser cierto. Recuérdese que antes de Trento había diversas versiones en circulación y aquí y allá surgían liturgias locales. La situación era un caos.

Trento quería restaurar las liturgias, eliminar las inexactitudes y asegurar la ortodoxia. Trento no se preocupó por reescribir la liturgia, ni por nuevas adiciones, nuevas oraciones eucarísticas, un nuevo leccionario o un nuevo calendario. Se trataba de garantizar una continuidad orgánica ininterrumpida. El misal de 1570 se remonta al misal de 1474 y así sucesivamente hasta el siglo IV. Hubo continuidad desde el siglo IV en adelante. Después del siglo XV, hay cuatro siglos más de continuidad. De vez en cuando, había como mucho algunos cambios menores: la adición de una fiesta, conmemoración o rúbrica.

En el documento conciliar Sacrosanctum Concilium, El Vaticano II demandaba reformas litúrgicas. A fin de cuentas, era un documento conservador. Se mantuvo el latín, los cantos gregorianos conservaron su lugar legítimo en la liturgia. Sin embargo, lo que siguió al Vaticano II está muy lejos de lo expresado por los documentos del concilio. El infame «espíritu del concilio» no se encuentra en ningún lugar en los textos del concilio. Sólo el 17% de las oraciones del antiguo misal de Trento se encuentran [intactas] en el nuevo misal de Pablo VI. Difícilmente se puede hablar de continuidad, de desarrollo orgánico. Benedicto se dio cuenta, y por eso dio un amplio espacio a la Misa Antigua. Incluso dijo que nadie necesitaba su permiso (“lo que era sagrado entonces sigue siendo sagrado ahora”).

El Papa Francisco pretende ahora que su motu proprio corresponde a un desarrollo orgánico de la Iglesia, lo que contradice totalmente la realidad. Al hacer prácticamente imposible la Misa en latín, acaba rompiendo con la antigua tradición litúrgica de la Iglesia Católica Romana. La liturgia no es un juguete de los papas; es patrimonio de la Iglesia. La Misa Antigua no se trata de nostalgia o gusto. El Papa debe ser el guardián de la Tradición; el Papa es un jardinero, no un fabricante. El derecho canónico no es meramente cuestión de derecho positivo; también existe la ley natural y la ley divina, y, además, existe la Tradición que no puede simplemente dejarse de lado.

Lo que el Papa Francisco está haciendo aquí no tiene nada que ver con la evangelización y menos aún con la misericordia. Es más como una ideología.

Acuda a cualquier parroquia donde se celebre la Misa Antigua. ¿Qué encuentra? Personas que solo quieren ser católicas. Por lo general, no es gente que se meta en disputas teológicas o se oponga al Vaticano II (aunque tal vez sí contra el modo en que se ha aplicado). Aman la Misa en latín por su carácter sagrado, su trascendencia, su centrarse en la salvación de las almas, la dignidad de la liturgia. Uno encuentra familias numerosas; la gente se siente bienvenida. Solo se celebra en un pequeño número de lugares. ¿Por qué el Papa quiere negárselo a la gente? Vuelvo a lo que dije antes: es ideología. Es el Vaticano II, incluida su aplicación, con todas sus aberraciones, ¡o nada! El número relativamente pequeño de creyentes (un número creciente, por cierto, a medida que el Novus Ordo se derrumba) que se sienten como en casa con la Misa tradicional debe ser erradicado y será erradicado. Eso es ideología y maldad.

Si realmente se quiere evangelizar, ser verdaderamente misericordioso, apoyar a las familias católicas, entonces dejas la Misa Tridentina en un lugar de honor. A partir de la fecha del motu proprio, la Misa Antigua no puede celebrarse en las iglesias parroquiales (¿dónde entonces?); necesita un permiso explícito de su obispo, quien solo puede permitirlo en ciertos días; para aquellos que se ordenarán en el futuro y quieran celebrar la Misa Antigua, el obispo debe buscar el consejo de Roma. ¡Qué dictatorial, qué poco pastoral, qué despiadado pretende ser!

Francisco, en el artículo 1 de su motu proprio, llama al Novus Ordo (la actual misa) «la expresión única de la Lex Orandi del rito romano». Por tanto, ya no distingue entre la Forma Ordinaria (Pablo VI) y la Forma Extraordinaria (Misa Tridentina). Siempre se ha dicho que ambas son expresiones de la Lex Orandi , no solo del Novus Ordo . Una vez más, ¡la Misa Antigua nunca fue abolida! Nunca oí a Bergoglio quejarse de los abusos litúrgicos que se dan aquí y allá en innumerables parroquias. En las parroquias todo es posible, excepto la Misa Tridentina. Todas las armas se lanzan a la palestra para erradicar la Misa Antigua.

¿Por qué? Por el amor de Dios, ¿por qué? ¿Qué obsesión mueve a Francisco a querer exterminar ese pequeño grupo de tradicionalistas? El Papa debería ser el guardián de la tradición, no el carcelero de la tradición. Mientras que Amoris Laetitia se destacó en la vaguedad, Traditionis Custodes es una declaración de guerra perfectamente clara.

Sospecho que Francis se está pegando un tiro en el pie con este motu proprio. Para la Sociedad de San Pío X, será una buena noticia. Nunca habrán podido adivinar lo en deuda que estarían con el Papa Francisco….

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *