¿Quién manda en mi corazón? y ¿Por qué hay personas que se pasan de la raya conmigo?

“¿Tienes un jefe déspota, un novio infiel, un amigo que pide prestado y no regresa o cualquier otra situación similar?”

Si alguna vez escuchaste a alguien decir que está cansado de ser bueno, es porque probablemente ha sido víctima de abusos y tratos indignos por parte de otra persona. Estar “cansado de ser bueno” hace que tomemos una conducta defensiva ante el maltrato de los demás y no nos permite encontrar la razón por la que los demás nos utilizan, o mejor dicho, la razón por la que permitimos que nos utilicen.

Es importante entender que no podemos cansarnos de hacer las cosas bien y pensar en hacer las cosas mal, o responder de manera agresiva. Esta sería una solución a corto plazo para un problema mucho más profundo. Por el contrario, este tipo de conductas defensivas nos llevan a alejarnos de los demás y a desgastar las buenas relaciones que podríamos tener, por lo que no es una solución en lo absoluto.

Es por eso que hoy quiero que te preguntes, ¿Por qué hay personas que se pasan de la raya conmigo?

Podrías pensar que te falta carácter o que simplemente los demás no valoran tu esfuerzo y por eso te pasan por encima, sin embargo, eso no responde la pregunta de qué pasa adentro tuyo, algo que no te permite recibir el respeto que mereces.

Para algunos, este tipo de situaciones se presentan con un jefe déspota, un novio que es infiel, un amigo que pide prestado y no regresa o cualquier otra situación similar. Sin embargo, recuerda que el problema de lo que te pasa no podemos tirarlo a los demás, sino que tenemos que hacernos cargo de lo que nos corresponde para poder cambiarlo.

Si no asumes tu responsabilidad en este tipo de situaciones, siempre vas a estar culpando a otros por tu forma de ser que permite abusos y malos tratos.

 

¿Cómo cambiar esta situación?

Si ya eres consciente de que eres tú quien decide quedarse con una pareja que es infiel, un jefe que te trata mal o amigos que no te valoran, es momento de que conozcas cómo recuperar tu dignidad.

A diferencia de los que pensarían que tratar mal a otros es la solución, lo que debes hacer es conocer la herida emocional que causa que mendigues afecto y no puedas buscar relaciones sanas. Por ejemplo, si tienes una herida de abandono por parte de alguno de tus padres, ya sea porque se fue a trabajar o porque dejó el hogar, es probable que busques en otros ese afecto que no recibiste y que en consecuencia los demás se aprovechen de ti.

Comprender en un párrafo lo que te acabo de decir parece simple, pero el proceso para sanarlo es mucho más interesante si te animas a hacerlo. Para saber cómo sanar este vacío de tu corazón te invito a que conozcas el Diplomado en Sanación Interior, con el que vas a conocer todas las heridas que no te permiten recibir lo que mereces de la vida.

Para conocer más, envíame tu mensaje por WhatsApp al +571 580 6849 y te contaré qué debes hacer para reconocer tus heridas emocionales y sanarlas en la luz del Espíritu Santo.

 

Psic. Octavio Escobar

Director del Diplomado Católico Digital en Sanación Interior. Director del Programa "Cómo orar por los hijos con poder y autoridad" Ganador del Premio Nacional de Psicología 2012, Colpsic -Colombia, a la innovación en psicología profesional aplicada. Creador del Diplomado Católico digital en Sanación Interior, con más de 2.580 estudiantes de 12 países, incluidos más de 740 sacerdotes y dos obispos. Creador del Programa "Cómo orar por los hijos con poder y autoridad", en el 2020, con más de 60 padres de familia en un proceso de 1 año. Autor del libro “Abandono, agresión y abuso sexual: Tres heridas emocionales de la infancia. Cómo reconocerlas y sanarlas”. Disponible en Amazon. Autor del “Inventario de heridas emocionales”, cuestionario psicológico para los adultos, con más de 14.300 aplicaciones. Psicólogo clínico con más de 25 años de experiencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *