La epifanía del Señor

Este domingo nos encontramos con que los magos buscaron, encontraron, adoraron y dieron regalos al Rey de los judíos. Para buscarlo se pusieron en camino, para encontrarlo preguntaron por él, para adorarlo se postraron y para brindar sus regalos lo reconocieron como Rey, como Dios y como hombre.  ¿Qué nos hace falta para tomar estas actitudes?

 

1.¿DÓNDE ESTÁ EL REY DE LOS JUDÍOS QUE ACABA DE NACER?

Los magos habían venido desde Oriente, es decir, desde tierras lejanas. Se habían puesto en camino, lo cual indica que iniciaron su búsqueda poniéndose en movimiento.  La búsqueda inicia desde que hay interés, deseos, ganas y ánimo por encontrar a ese Rey. ¿Por qué no lo buscaron en el palacio? ¿Por qué lo buscaron desde tierras lejanas? ¿Qué intenciones tenían al buscarlo? ¿Por qué ya nos buscamos con el mismo interés de los magos al Rey salvador?

Ponerse en camino significa que hemos decidido buscarlo y encontrarlo, para eso, hace falta el movimiento del alma y el corazón. Ello implica enfrentar peligros, desafíos y situaciones adversas por el camino. El que se queda inmóvil, sin hacer nada, es el que no se compromete, el que no busca mejorar la situación que vive ni querer ser parte de un cambio. La Iglesia que no se mueve es la Iglesia Museo, la Iglesia que está en camino es la Iglesia Hospital. Herodes no se puso en camino no porque no pudiera, sino porque no quiso. ¿Qué acciones debemos tomar para ponernos en su búsqueda?

 

2.VIERON AL NIÑO CON MARÍA, SU MADRE Y, POSTRÁNDOSE, LO ADORARON

Vieron: Ello denota una contemplación, un conocimiento, un análisis detallado de la escena, una mirada del corazón. Necesitamos mirar como lo hicieron los magos: con astucia, con admiración, con humildad. ¿Qué nos impide echar esta mirada? ¿Nuestro egoísmo, nuestra soberbia, nuestro poder?

Se postraron: Es un signo de humildad, de reconocimiento de que quien está frente a ellos tiene una dignidad superior. Postrarse significa ponerse en el suelo, doblegarse, ponerse a sus pies o a su servicio. Sólo ante Dios debemos postrarnos, reconociendo su dignidad divina y su majestad. ¿Por qué el ser humano moderno no se postra ante Dios?                         

Lo adoraron: Sólo a Dios debemos adorar, sólo a Él le corresponde este culto (Dt 6,13 y Mt 4,10). “La adoración es el primer acto de la virtud de la religión. Adorar a Dios es reconocerle como Dios, como Creador y Salvador, Señor y Dueño de todo lo que existe, como Amor infinito y misericordioso. Adorar a Dios es alabarlo, exaltarle y humillarse a sí mismo” CATIC # 2096 Y 2097. ¿Ante que dioses nos postramos?

 

3.ABRIENDO SUS COFRES, LE OFRECIERON REGALOS: ORO, INCIENSO Y MIRRA

Un regalo es un signo de generosidad, de donación, de amor y de decisión. Regalamos a quien decidimos hacerlo, lo que queremos dar y sin condiciones. Los regalos tienen una fuerte carga de agradecimiento. Los regalos de los magos tienen que ver con reconocerlo como Dios, como hombre y como rey. Dar sin esperar nada a cambio es la acción misma Dios sobre el ser humano pues Él nos entrega su Hijo sin ninguna condición; Dios nos salva y redime como un acto de amor suyo, no porque nos lo deba. Dios es el mejor modelo de generosidad.

Acepta a Dios niño en tu corazón, ámalo y ama a los demás, ese es el mejor modo de estar agradecidos con Él.  A Dios debemos ofrecerle nuestra voluntad, nuestra inteligencia y nuestro corazón. Dios no necesita cosas ni dinero, Dios quiere un corazón convertido,  limpio y lleno de amor. Dejemos que Dios mismo venga a nosotros como una bendición, como un signo de su liberalidad y misericordia. ¿Qué regalos le ofrecemos a Dios? ¿Qué regalos te da dado Dios?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *