«No creo en un ecumenismo de besos en que todo el mundo se da palmaditas en la espalda»: obispo anglicano

ACNdiciembre 22, 2021

Die Tagespot ha entrevistado a Michael Nazir-Ali, obispo anglicano de Rochester, Inglaterra. Recientemente confirmó su conversión al catolicismo y fue recibido en la Iglesia Católica en octubre del 2021. El impacto de su conversión, especialmente por los motivos, ha sido inmenso.

Su Excelencia, usted creció como cristiano en Pakistán. ¿Cómo ha cambiado el ambiente allí ahora?

En aquel entonces, la relación entre musulmanes y cristianos era muy diferente. Vengo de una familia musulmana, muchos de mis amigos eran musulmanes, y más del 80% de mis compañeros de clase también lo eran, a pesar de que era un colegio católico. Lo que ha cambiado, y no sólo en el caso de Pakistán, es el avance del islamismo radical, que ha acallado la voz de la moderación en el mundo musulmán, aunque no para siempre, espero. Pero ha polarizado a la gente. Los cristianos de Pakistán tienen ahora miedo de acercarse demasiado a la comunidad musulmana porque no saben lo que puede ocurrirles. Lamentablemente, la situación ha empeorado.

¿Por qué se convirtió a la Iglesia Católica?

Hubo razones positivas y negativas que influyeron en mi decisión. Durante mucho tiempo fui miembro de la Comisión Internacional para las Iglesias Anglicana y Católica Romana, creada por Pablo VI y Michael Ramsay, arzobispo de Canterbury. La comisión debía eliminar las dificultades para el restablecimiento de la unidad entre las dos iglesias y produjo algunos documentos importantes que aceptaron los líderes de ambas iglesias. Pero luego la Comunión Anglicana comenzó a cambiar las cosas por sí misma, especialmente en las áreas de la sexualidad, el matrimonio, la ordenación de mujeres y eventualmente el episcopado.

¿Cómo interpretó esos cambios?

Esa fue la primera señal negativa para mí: la confusión en la comunión anglicana mostraba que no había posibilidad de tomar decisiones duraderas y vinculantes. Además, apenas había un cuerpo docente al que recurrir. Tampoco había ninguna autoridad docente final, persona o grupo que pudiera dar respuestas definitivas a los creyentes en momentos críticos. De vez en cuando eso es necesario, sobre todo hoy, en nuestro mundo en constante cambio.

¿Qué razones positivas tuvo para su conversión?

En el Ordinariato de Nuestra Señora, al que me uní cuando me convertí, toda la Iglesia puede beneficiarse de muchas cosas. Está en consonancia con la intención fundacional del Papa Benedicto XVI. La belleza de la liturgia, las oraciones, el enfoque anglicano tradicional de la Biblia, así como la estructura anglicana de la congregación; todos estos elementos espero traerlos a la Iglesia para que puedan beneficiar a todos.

¿Dónde ve oportunidades para el ecumenismo?

Para que quede claro, no creo en un ecumenismo de besos en el que todo el mundo se da palmaditas en la espalda y nos decimos lo maravillosos que somos. El ecumenismo tiene que ocuparse de las cuestiones difíciles: cómo restaurar la comunión sacramental, las cuestiones de autoridad a las que se enfrentan todas las iglesias. Espero que el ecumenismo esté dando un giro, y parece que tanto el Ordinariato como los católicos orientales están haciendo una contribución significativa.

¿Qué desafíos ve para los católicos de rito latino en esto?

Un reto para los católicos de rito latino es reconocer la diversidad en la Iglesia católica. Aquí en Inglaterra tenemos un número importante de creyentes de las iglesias católicas orientales siro-malabar y siro-malankar, así como de la iglesia católica ucraniana. Ese es el ecumenismo interior. Pero también abre posibilidades para el ecumenismo exterior: las Iglesias católicas orientales son, por supuesto, vínculos con las Iglesias ortodoxas, como debe ser. El propio ordinariato, espero y rezo, puede ser un puente para los anglicanos, muchos de los cuales también luchan con los problemas que he descrito.

Algunos católicos, incluso aquí en Alemania, temen una «anglicanización de la Iglesia». ¿Influyó este pensamiento en su decisión?

Un funcionario del Vaticano me dijo una vez: «¿Sabes?, el Papa no puede cambiar la enseñanza de la Iglesia». Si eso es cierto para el Papa, lo es aún más para los obispos. La doctrina de la Iglesia está constituida por los concilios, las iglesias, el sensus fidelium, y ocasionalmente los obispos y el Papa tienen la tarea de definir y aclarar estas doctrinas. Pero no pueden cambiarlos.

Pero algunos obispos lo ven de otra manera…

Sé que en Alemania existe este debate con el Camino Sinodal. Aquí en Inglaterra también está en aumento. No soy enemigo de consultar a los laicos y al clero. De hecho, el Vaticano hace exactamente eso todo el tiempo, en muchas áreas diferentes, para averiguar cuál es la mejor manera de pensar, cuáles son los peligros, qué mueve a la gente, qué la desafía. Pero entonces es el deber de los que han recibido esta tarea de tomar una decisión. Y eso es importante: así no te encuentras en un sistema pseudodemocrático, pero al mismo tiempo escuchas al pueblo de la Iglesia, y dejas que la autoridad eclesiástica tome las decisiones correctas.

¿Qué modelos le acompañaron en su conversión?

Muy directamente, fue el Papa Benedicto XVI. Me relaciono con él desde aproximadamente 1993. Su preocupación por la Biblia, por el propio Jesús, es muy original, y trata de llegar a las divisiones que eran comunes entre los cristianos. Pero lo principal para mí es que Benedicto entiende la situación en Occidente. Porque la situación cultural aquí es un gran desafío para la Iglesia. Y creo -y Benedicto también debería verlo así- que la visión cristiana del mundo es la más razonable. Pero en Occidente no se le da importancia y se sustituye por los activistas y sus eslóganes. Lo que más aprecio de Benedicto es su restauración de la credibilidad y la razonabilidad del cristianismo en Occidente.

¿Quién le ha influido, además de Benedicto XVI?

La otra persona que me ha desafiado es San Juan Enrique Newman. Me parece que le dio a la Iglesia la capacidad de reflexionar sobre los nuevos conocimientos de una manera fundamentada: Estar en continuidad con el pasado, preservar el evangelio, pero al mismo tiempo permitir a la iglesia ocuparse del presente, y anticipar el futuro. Otras iglesias no suelen tener esto. Algunos hacen hincapié en la autoridad de la Biblia, lo cual es admirable. Otros valoran la Tradición, que también es buena. Pero la Biblia y la Tradición deben entrar en contacto con el mundo y la cultura contemporáneos. Algunos capitulan ante esto, y eso no es bueno.

En noviembre, un cristiano convertido al Islam perpetró un atentado terrorista en Liverpool. En este contexto, usted ha defendido una investigación más cuidadosa de los catecúmenos musulmanes. ¿Cómo trataría usted mismo a un catecúmeno así?

En primer lugar, miraría si han elegido esta vía después de que su solicitud de asilo haya sido rechazada. Por supuesto, esto no significa que no quieran sinceramente convertirse, pero hay que comprobar sus intenciones de forma aún más estricta en este caso. No se les puede pedir simplemente que hagan un curso. Me pareció que en estos casos la Iglesia simplemente pedía a los catecúmenos que asistieran al curso «Alpha» y luego los bautizaba. No creo que esto sea suficiente: los catecúmenos necesitan ser entrevistados adecuadamente para confirmar su autenticidad como creyentes. Debe haber un contacto pastoral activo. Por cierto, esto se aplica a todos los que quieren unirse a la Iglesia, no sólo a los solicitantes de asilo.

¿Está deseando volver a trabajar como sacerdote?, ¿echa de menos el episcopado?

Sí, hay cosas que echo de menos. Hace poco recibí una carta de un sacerdote anglicano al que ordené. Ya no lo hago. Pero es que Dios nos llama, y a veces nos llama en nuevas direcciones. Estoy seguro de que he sido llamado a este ministerio, aunque no todo esté claro ahora. Todavía estoy esperando que se aclare. Hace un tiempo prediqué sobre el Miércoles Rojo, el día en que recordamos a los cristianos perseguidos. Era el día en que se recordaba a los mártires vietnamitas. Pues bien, este es exactamente mi caso: llevo años escribiendo sobre los cristianos perseguidos. Así que esta era una muy buena oportunidad para centrar la atención de la Iglesia en ellos. Los cristianos son actualmente el grupo más perseguido en todo el mundo, y tenemos que preguntarnos por qué. Estoy seguro de que Dios me mostrará qué forma tomará mi ministerio como sacerdote. Y para eso también necesito sus oraciones.

 

Die Tagespot/InfoCatólica.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *