¿Será santo el obispo que profanó la fe?

ACNdiciembre 2, 2021

El pasado 25 de noviembre, el Papa Francisco autorizó la promulgación del decreto sobre las virtudes heroicas de monseñor Antonio Bello (1935-1993), para todo Tonino, el controvertido obispo de Molfetta-Ruvo-Giovinazzo-Terlizzi, que se convirtió en modelo para el magisterio bergogliano de pastor. Basta leer algunos extractos de sus consideraciones para comprender que estamos hablando de un sacerdote de una religión distinta a la católica. La ” Iglesia del futuro “, le dijo a Loreto en 1985, ” debe ser ” débil ” , debe compartir la aflicción de la perplejidad, debe ser la compañera del mundo, debe servir al mundo sin esperar que el mundo crea en Dios o vaya a Misa el domingo o vivir más acorde con el Evangelio… ».

El 27 de febrero de 2013 dedicamos un artículo en Corrispondenza Romana (n. 1282) titulado ¿Será bendecido don Tonino Bello? Conviene volver al tema porque es fundamental no resignarse a las enseñanzas nocivas de toda la Iglesia, resistir estos errores es un deber de todo buen católico. El padre Paolo Maria Siano, en 2012, había dedicado un estudio profundo y perfecto en la revista teológica Fides Catholica titulado Algunas notas sobre el “Magisterio” episcopal del Siervo de Dios Mons. Antonio (“Don Tonino”) Bello (1935- 1993). Una contribución crítica, que sigue siendo muy instructivo para entender quién era realmente este cura de la calle, pero no de las iglesiasEl valor que dio a la política, a la idolatría para el hombre, a la banalización de la Misa y de las cosas sagradas, a las ideas secularizadoras y progresistas, dio lugar, por su parte, a un modo de vida completamente desvinculado de la Iglesia de todos los tiempos y del sacerdocio. identidad: « Más que atacar los Dogmas individuales, Don Tonino manifiesta una” nueva “mentalidad para una” nueva “Iglesia donde los Dogmas son prácticamente superfluos…. Su lenguaje “moderno” […] ahoga el Misterio y lo Sobrenatural en lo humano y lo mundano »(cf. T. Bello, Servidores inútiles a tiempo completo , Edizioni San Paolo, Cinisello Balsamo 2012, pp. 99-100).

Sus referentes fueron Helder Câmara, Karl Rahner, Bruno Forte, Teilhard de Chardin, Giacomo Lercaro, Luigi Bettazzi, Michele Pellegrino, Ernesto Balducci, Carlo Maria Martini, David Maria Turoldo, con tales maestros solo podía surgir un discípulo revolucionario.: Monseñor Bello, amante de la Iglesia “saliente” y en autodestrucción, con iglesias cada día más desiertas. Fue el hombre de la revolución de 1968 dentro de la Iglesia, un gran hiperconciliarista: ” Fueron los años en los que, uno a uno, aprendimos a derribar ciertos ídolos que el Concilio ya nos había invitado con fuerza a derrocar: el orgullo de carne y hueso, el prestigio de las apariencias, la seguridad del lenguaje, el reconfortante encanto del pasado, lo ajeno a las tribulaciones de la investigación humana …Palabras muy apetecibles a la elegancia radical y al pauperismo muy en boga bajo el gobierno del Papa Bergoglio.

En su opinión, la parroquia ” debe ser un lugar peligroso donde se hace” la memoria subversiva “de la Palabra de Dios ” ( ibídem , p. 10) y el misionero está llamado a adaptar su propio lenguaje catequético ” al vocabulario del mundo. “para implementar” Fidelidad al hombre “(T. Bello, Estola y delantal. El derecho y el reverso de la única tela para el servicio sacerdotal , Ed. Insieme, Terlizzi-Bari 2008, p. 15). No digirió la teología clásica y estalló con sus expresiones “proféticas” que expresaban su deseo de rebelarse contra la Iglesia de todos los tiempos, simpatizando en cambio con el relativismo del mundo contemporáneo, lejos de Dios y de la razón.

Superficial y a veces banal, también cayó en la blasfemia y el error manifiesto, como cuando argumentó: ” Dios está en todas partes: está en lugares sagrados y positivos (santuarios, monasterios, Caritas …) pero también está en lugares donde” orgías se practican “libertinaje”, turbios asuntos económicos, espectáculos obscenos, “brujería”, “blasfemias”, “violencia” “(ver T. Bello, Artículos, correspondencia, cartas, notificaciones , vol. V, págs. 138- 139). Don Tonino, como sostiene el padre Siano, ofrece una ” especie de” panteísmo “sui generis, afín a ciertas creencias esotéricas que predican la unión de todos los contrarios “.

Fue original y amante de la innovación, colocando al hombre en el centro de todo el hombre, olvidó lo que es la Verdad traída por Jesucristo. Quería remodelar todas las oraciones en términos humanos: actos de fe, dolor, esperanza, caridad y luego traducirlos en actos de fe, amor, esperanza en el hombre. Estaba a favor de la ” santidad secular “, ” urbana “, ” democratizada “, absolutamente desprovisto de connotaciones sobrenaturales, fácilmente podría haber sido un pastor protestante en lugar de quedarse en la Santa Iglesia Romana. Por otro lado, se indignó contra la propia Iglesia, responsable de las ” masacres de culturas “, violando ” las grandes tradiciones religiosas de los incas o los aztecas o los mayas”.“.

Según este pensamiento surrealista y delirante, los Apóstoles y sus sucesores, por lo tanto, habrían cometido un error trágico: el pueblo no debería haber sido evangelizado en absoluto por mandato de Cristo … fue el cristianismo, de hecho, el que pudo un poner fin a los ritos de los sacrificios humanos perpetrados en América del Sur.

Luego se permitió licencias indecentes e irreverentes al describir a María Santissima, una mujer trabajadora. La perfilaba degradándola y despidiéndola de su total Inmaculación, insinuando sus actitudes y fabulando una mariología sensualista, refiriéndose a las posibles miradas lanzadas a San José, a la felicidad que se siente al llevar un vestido nuevo, a ser protagonista de la embriaguez en la danza. . Llegó a invocarla en estos términos: « Ayúdanos porque en esos rápidos momentos de enamoramiento del universo podemos intuir que los salmos de los enclaustrados y los ballets de los bailarines del Bolscioi tienen la misma fuente de caridad. Y que la fuente de inspiración de la melodía que resuena en una catedral por la mañana es la misma que se escucha por la noche … desde una rotonda con vistas al mar: “Háblame de amor, Mariù»(Cfr. T. Bello, María mujer de nuestros días , Pauline Editions, Cinisello Balsamo 1993, pp. 11-13).

Intolerante a la santidad tradicionalmente conocida y la devoción a los santos de la misma manera que el protestantismo, el profeta socialista y secular de Salento, el “sacerdote del delantal” que servía solo a los pobres (no en espíritu, sino en términos económicos), fue un gran defensor de la liturgia seglar y la santidad laical, ciertamente no el honor de los altares donde la Santa Sede la eleva hoy. Sin embargo, como escribe excelentemente el P. Paolo Maria Siano: « Opinamos que beatificar o canonizar a Mons. Antonio Bello equivale prácticamente […] a “canonizar” un modelo de Pastoral y pastoral muy cuestionable, lábil y heterodoxo “y también una doctrina política y sociológica de la que deriva directamente, a años luz del Evangelio.

 

por Cristina Siccardi.

corrispondenzaromana.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *