Inició en E. U. el juicio que podría poner fin al llamado “derecho” al aborto en ese país. Hasta junio, el veredicto

ACNdiciembre 2, 2021
  • El Tribunal Supremo escuchó este miércoles los argumentos en torno a la ley de Misisipi que prohíbe el aborto después de la semana 15 de gestación.
  • Pero en realidad la decisión gira en torno a la sentencia de Roe vs. Wade, que en 1973 impidió a los estados prohibir el aborto

En el mayor desafío al derecho al aborto en décadas, la mayoría conservadora de la Corte Suprema señaló el miércoles que permitiría a los estados prohibir el aborto mucho antes en el embarazo e incluso podría anular el derecho nacional que ha existido durante casi 50 años.

Con cientos de manifestantes afuera gritando a favor y en contra, los jueces lideraron argumentos que podrían decidir el destino de la histórica decisión de 1973 Roe v. Wade de la corte que legalizó el aborto en todo Estados Unidos y su fallo de 1992 en Planned Parenthood v.Casey, que reafirmó a Roe.

El resultado probablemente no se conocerá hasta el próximo junio . Pero después de casi dos horas de discusiones, los seis jueces conservadores, incluidos tres nombrados por el ex presidente Donald Trump, indicaron que defenderían una ley de Mississippi que prohíbe el aborto después de las 15 semanas de embarazo.

Como mínimo, tal decisión socavaría a Roe y Casey, que permiten a los estados regular pero no prohibir el aborto hasta el punto de viabilidad fetal, aproximadamente a las 24 semanas.

Y también hubo un apoyo sustancial entre los jueces conservadores para deshacerse de Roe y Casey por completo. El juez Clarence Thomas es el único miembro del tribunal que ha pedido abiertamente que se anulen los dos casos .

El juez Brett Kavanaugh, designado por Trump, preguntó si sería mejor para el tribunal retirarse por completo del tema del aborto y dejar que los estados decidan.

“¿Por qué este tribunal debería ser el árbitro en lugar del Congreso, las legislaturas estatales, las cortes supremas estatales, la gente puede resolver esto?” Preguntó Kavanaugh. “Y habrá diferentes respuestas en Mississippi y Nueva York, diferentes respuestas en Alabama que en California”.

El aborto pronto se volvería ilegal o se restringiría severamente en aproximadamente la mitad de los estados si se revoca a Roe y Casey, según el Instituto Guttmacher, una organización de investigación que apoya el derecho al aborto. Las legislaturas en muchos estados liderados por republicanos están preparadas para la acción dependiendo del fallo de la Corte Suprema. El miércoles, la Corte de Apelaciones del Sexto Circuito de EE. UU. Anuló fallos anteriores que habían bloqueado una ley de Tennessee que incluía la prohibición de los abortos una vez que se detecta un latido fetal, alrededor de seis semanas, y ordenó una nueva audiencia por parte del tribunal en pleno.

Las personas de color y de menores recursos se verían afectadas de manera desproporcionada, dicen los partidarios del derecho al aborto.

Los tres jueces liberales de la corte dijeron que revocar a Roe y Casey dañaría significativamente la propia legitimidad de la corte.

“¿Sobrevivirá esta institución al hedor que esto crea en la percepción pública de que la Constitución y su lectura son solo actos políticos?” Preguntó la juez Sonia Sotomayor.

En términos inusualmente fuertes para un argumento en un tribunal superior, el juez Stephen Breyer advirtió a sus colegas que “es mejor que estén absolutamente seguros” antes de descartar las decisiones establecidas sobre el aborto.

Las encuestas de opinión pública muestran apoyo para preservar a Roe, aunque algunas encuestas también encuentran respaldo para mayores restricciones al aborto.

Entre los conservadores, el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, parecía más interesado en una decisión menos radical que respaldaría la ley de Mississippi pero que no anularía explícitamente a Roe y Casey.

“Puede que eso sea lo que están pidiendo, pero el asunto en cuestión que tenemos ante nosotros hoy es de 15 semanas”, dijo Roberts, aludiendo al llamado de Mississippi para revocar los casos más amplios además de defender su propia ley.

Más del 90% de los abortos se realizan en las primeras 13 semanas de embarazo, mucho antes de la viabilidad, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades federales.

Aproximadamente 100 pacientes por año se someten a abortos después de 15 semanas en la Organización de Salud de la Mujer de Jackson, la única clínica de abortos de Mississippi. La instalación no ofrece abortos después de 16 semanas.

Incluso mantener la prohibición de 15 semanas significaría rechazar la línea de viabilidad de décadas. Los partidarios del derecho al aborto dicen que eso revocaría efectivamente a Roe y no dejaría una línea de principios sobre cuándo podrían prohibirse los abortos.

El juez Neil Gorsuch, otro designado por Trump, sugirió que la falta de una alternativa rigurosa podría ser una razón para anular por completo a Roe y Casey.

“Usted enfatizó que si se aprobaran 15 semanas, entonces tendríamos casos de 12 y 10 y 8 y 6, por lo que mi pregunta es, ¿hay una línea allí que el gobierno crea que sería de principios o no?”, Preguntó Gorsuch. La procuradora general Elizabeth Prelogar, abogada de la administración de Biden que apoya a la clínica de Mississippi.

“No creo que haya ninguna línea que pueda tener más principios que la viabilidad”, dijo Prelogar.

Los partidarios de ambos lados en el debate sobre el aborto llenaron la acera y la calle frente a la corte, sus mítines en duelo audibles incluso desde el interior del edificio. Los carteles opuestos dicen sentimientos como “Su cuerpo es su elección” y “Dios odia el derramamiento de sangre inocente”. El tribunal intensificó las medidas de seguridad, incluido el cierre de algunas calles alrededor del edificio.

Quizás en reconocimiento de la gravedad del asunto que tienen ante ellos, los magistrados tomaron el estrado a las 10 en punto sin sonrisas ni los chistes privados que a veces comparten.

El caso llegó a un tribunal con una mayoría conservadora de 6-3 que ha sido transformada por los magistrados nombrados por Trump: Gorsuch, Kavanaugh y Amy Coney Barrett.

Hace un mes, los jueces también escucharon argumentos sobre una ley de Texas de diseño único que logró eludir las decisiones de Roe y Casey y prohibió los abortos en el segundo estado más grande de la nación después de aproximadamente seis semanas de embarazo. La disputa legal sobre la ley de Texas gira en torno a si se puede impugnar en un tribunal federal, en lugar del derecho al aborto.

El tribunal aún no se ha pronunciado sobre la ley de Texas y los jueces se han negado a suspenderla mientras el asunto se encuentra bajo revisión legal.

El caso de Mississippi plantea cuestiones más fundamentales para el derecho al aborto. El procurador general del estado, Scott Stewart, dijo que Roe y Casey “persiguen a nuestro país” y “no tienen ninguna base en la Constitución”.

Él comparó esas decisiones con Plessy v. Ferguson, el infame fallo de la Corte Suprema de 1896 que justificaba la segregación oficial antes de que fuera anulada por Brown v. Board of Education 58 años después.

“Estamos funcionando con 50 años de Roe. Es una decisión tremendamente errónea que ha infligido un daño tremendo a nuestro país y seguirá haciéndolo y cobrando innumerables vidas humanas a menos que y hasta que este tribunal la anule ”, dijo.

La clínica de Mississippi argumentó que esos dos casos se decidieron correctamente y que las mujeres y sus parejas han confiado en ellos durante casi medio siglo, un punto que también hizo la jueza Elena Kagan.

Las decisiones sobre el aborto son “parte del tejido de la existencia de las mujeres en este país”, dijo.

Barrett abordó el tema de la dependencia de las mujeres de las sentencias sobre el aborto desde un punto de vista diferente. Ella sugirió que las llamadas leyes de refugio seguro en los 50 estados que permiten a las madres renunciar a los derechos de los padres significan que las mujeres no pueden ser forzadas a la maternidad, lo que podría limitar el empleo y otras oportunidades.

“¿Por qué las leyes de refugio seguro no resuelven ese problema?” ella preguntó.

Barrett, con un largo historial de oposición personal al aborto, reconoció que la corte aún tiene que lidiar con el tema de obligar a las mujeres a permanecer embarazadas contra su voluntad.

Ella describió un embarazo como “una violación de la autonomía corporal, ya sabes, que tenemos en otros contextos, como las vacunas”.

En sus fallos anteriores, la corte ha arraigado el derecho al aborto en la sección de la 14a Enmienda que dice que los estados no pueden “privar a ninguna persona de la vida, la libertad o la propiedad sin el debido proceso legal”.

El matrimonio entre personas del mismo sexo y otros derechos, basados ​​en la misma disposición pero que tampoco se mencionan explícitamente en la Constitución, podrían verse amenazados si Roe y Casey caen, argumenta la administración.

Los argumentos de aborto normalmente encontraban a personas acampadas frente a la corte durante días con la esperanza de quedarse con algunos de los pocos asientos disponibles para el público. Pero con el tribunal cerrado debido a COVID-19, solo había una audiencia escasa de reporteros, secretarios legales de jueces y un puñado de abogados dentro de la sala del tribunal.

Si el tribunal emite su decisión a fines de junio, serán un poco más de cuatro meses antes de las elecciones al Congreso del próximo año y podrían convertirse en un grito de guerra para la temporada de campaña.

___

AP.

El periodista de Associated Press Parker Purifoy contribuyó a este informe.

Arrancó en EU el juicio que podrìa poner fin al derecho al aborto.

«Anular Roe vs. Wade». Dejar sin efecto la sentencia del Tribunal Supremo de Estados Unidos que en 1973 obligó a que el aborto sea legal en todos los estados ha sido durante años uno de los objetivos más ambiciosos del movimiento provida en el país. Ambicioso hasta el punto de parecer por momentos casi inalcanzable. Y, sin embargo, ese momento está más que nunca al alcance de la mano.

Este miércoles, el mismo tribunal escuchó los argumentos orales del juicio contra una ley del estado de Misisipi que entró en vigor el 17 de marzo de 2018 y que prohíbe el aborto después de la semana 15 de gestación. La norma incluye excepciones por emergencias médicas o malformaciones graves del feto, pero no por violación o incesto.

El centro abortista Jackson Women’s Health Organization, único del estado, demandó al estado al día siguiente de su entrada en vigor. Tanto un juzgado de distrito como el quinto circuito federal le dieron la razón. Pero Misisipi, representado por su responsable de Sanidad, Thomas E. Dobbs, recurrió al Supremo pidiendo explícitamente la anulación de Roe vs. Wade.

Mayoría conservadora

El Supremo también tiene pendiente decidir sobre la ley de Texas que prohíbe el aborto desde las seis semanas de gestación. Pero en este caso no entrará a juzgar si la medida es constitucional, algo que sí hará respecto a la norma de Misisipi, que todavía no ha entrado en vigor. Eso convierte el caso de Misisipi en el más decisivo de las últimas décadas sobre el aborto.

En este país, ninguna ley federal legaliza el aborto. Todo descansa en la sentencia de 1973, que declaró inconstitucional que un estado prohíba el aborto antes de que el feto sea viable fuera del seno materno, en la semana 24 de gestación. Como consecuencia, recurrir al aborto dentro de este límite se consideraba un derecho amparado por la 14ª enmienda de la Constitución, que asegura la «protección legal igualitaria», la autonomía y la integridad corporal.

La Jackson Women’s Health Organization, único centro abortista de Misisipi, protagoniza este histórico juicio. Foto: CNS

No se espera una decisión hasta 2022, seguramente en junio. Puede jugar a favor del no nacido la composición del Tribunal Supremo, que tras la confirmación el año pasado de Amy Coney Barrett cuenta con seis magistrados conservadores frente a tres progresistas. También el hecho de haber admitido a trámite un recurso de este tipo; eso sí, tras una larga deliberación.

26 estados podrían prohibirlo

Si se acepta la defensa de Misisipi y se rechaza el precedente de Roe (y de otra sentencia en la misma línea, Planned Parenthood vs. Casey), cada estado tendría libertad de regular el aborto. Hasta 26 de ellos podrían prohibirlo o restringirlo de forma significativa. Otra posibilidad es que, sin llegar a este punto, los magistrados modifiquen el estándar de viabilidad, lo cual también abriría la puerta a más limitaciones.

Como informa EFE, en la última década varios estados han aprobado cientos de medidas que limitan el aborto. Además de responder a las posiciones crecientemente provida de la sociedad estadounidense, y al objetivo de reducir los abortos y lograr que las mujeres tomen esta decisión sin presiones y con suficiente conocimiento. Además, se contaba con que los recursos contra estas leyes llegarían al Supremo antes o después. Esto les permitiría desafiar los argumentos esgrimidos en los años 1970.

El Gobierno de Biden ha intervenido abiertamente a favor del centro abortista. Reconoce que proteger la vida del no nacido es un interés del Estado, pero considera que el criterio de viabilidad «estableció el equilibrio» entre este interés y el de la madre que quiere abortar. Si la sentencia Roe vs. Wade fuera anulada, Biden se comprometió durante la campaña electoral para las elecciones presidenciales del año pasado a legislar a nivel federal a favor del aborto.

Sin base constitucional

La importancia del caso ha hecho que numerosas instituciones y entidades hayan querido aportar sus propios argumentos, tanto a favor como en contra, para que los magistrados los consideren. Es la figura que en Estados Unidos se conoce como «cartas de amicus curiae», o amigo de la corte. El blog SCOTUS, dedicado a seguir la labor del alto tribunal, ha elaborado un resumen de los principales argumentos de unos y otros.

Aborto para favorecer el deporte femenino

En cuanto a los argumentos a favor del aborto, un número considerable de políticos y entidades de todo tipo defienden que Roe vs. Wade se considere un precedente que sienta jurisprudencia. Se aduce que es fundamental para los derechos de autonomía e integridad; que prohibirlo pondría en riesgo la salud de las mujeres y afectaría sobre todo a las más desfavorecidas y a las víctimas de violencia doméstica; o que el feto no siente dolor hasta la semana 24. Incluso se da el caso de que 514 atletas y varias entidades de deporte femenino argumentan que sin derecho al aborto «la participación de las mujeres en el deporte sufriría, porque algunas atletas no podrían competir» o hacerlo al mismo nivel.

Por ejemplo, la Conferencia Episcopal de Estados Unidos y otras entidades religiosas afirman que «no hay base constitucional» para que el criterio decisivo sobre cuándo permitir o no un aborto sea la viabilidad. El Colegio Americano de Pediatras y la Asociación de Médicos y Cirujanos Americanos piden que este criterio cambie en función de lo que ha avanzado el conocimiento sobre el desarrollo fetal, mientras que otros profesionales sanitarios aducen que los nuevos descubrimientos subrayan la humanidad del feto.

Otra línea argumental, la de tres senadores republicanos, 24 estados y 321 legisladores estatales, afirma que debido a los argumentos contradictorios frente al aborto de distintos tribunales, incluido el Supremo, y a la profunda división social sobre esta cuestión, no debe tratarse Roe vs. Wade como un precedente legal. Por otro lado, 228 congresistas y doce gobernadores aducen que la decisión sobre el aborto corresponde a los poderes legislativo y ejecutivo, elegidos democráticamente. En este sentido, un grupo de mujeres políticas añade que se debería dejar más margen de maniobra a esta esfera, donde las mujeres ya están ampliamente representadas y en muchos casos han promovido leyes provida.

Que el feto se reconozca como persona

Por su parte, la profesora de Derecho de Harvard Mary Ann Glendon y la Sociedad Tomás Moro se refieren al contenido de la 14ª enmienda. Aducen que en el momento de aprobarse ninguno de sus promotores «pudo pretender o entender» que incluyera «impedir a los estados» prohibir el aborto; una extrapolación indebida. Y varias académicas y entidades feministas provida desvinculan el aborto de la causa por la igualdad de la mujer.

Hay por último aportaciones de médicos sobre el riesgo físico y psicológico del aborto para la madre después de las primeras 15 semanas, sobre el deber moral de los profesionales sanitarios de oponerse a esta práctica; e incluso un documento pide que se reconozca al no nacido, en cualquier momento de su desarrollo, una persona con derecho a la protección de la 14ª enmienda.

 

alfayomega.es

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *