Cansado, el Papa instó a los greco-turcochipriotas a terminar sus divisiones

ACNdiciembre 2, 2021

El papa Francisco instó el jueves a los grecochipriotas y a los turcochipriotas separatistas a reanudar las conversaciones sobre la reunificación de la nación isleña mediterránea, diciendo que las amenazas y las demostraciones de fuerza solo prolongan la “terrible laceración” que su pueblo ha sufrido durante casi un año. medio siglo.

Un Francisco de aspecto cansado hizo el llamamiento cuando llegó a la capital chipriota étnicamente dividida al comienzo de una visita de cinco días que también lo llevará a Grecia, un país de mayoría ortodoxa similar en el extremo sureste de Europa.

“Cultivemos la esperanza con el poder de los gestos, en lugar de con los gestos de poder”, dijo Francisco al presidente chipriota Nicos Anastasiades ya otros líderes gubernamentales.

ANUNCIO PUBLICITARIO

Chipre se dividió en 1974 cuando Turquía invadió tras un golpe de estado de partidarios de la unión con Grecia. Solo Turquía reconoce la declaración de independencia turcochipriota en el norte, donde Ankara mantiene más de 35.000 soldados.

Las perspectivas de unificar la isla rara vez han sido tan sombrías como ahora, después de que los turcochipriotas, bajo su líder recién electo Ersin Tatar, cambiaron de rumbo para exigir el reconocimiento de un estado separado antes de que se pueda siquiera discutir cualquier acuerdo de paz.

Anteriormente, ambas partes habían acordado, con el respaldo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que cualquier acuerdo se basaría en una federación de dos zonas de una zona turcochipriota en el norte y una grecochipriota en el sur, con un gobierno federal regulando los ministerios centrales. incluyendo defensa y asuntos exteriores.

Reconociendo el estancamiento en las conversaciones y el sufrimiento continuo de los cristianos que no pueden regresar a sus hogares en la mayoría del norte musulmán, Francisco alentó una iniciativa de los líderes religiosos cristianos y musulmanes de la isla para promover la reconciliación. Recordó que “los tiempos que parecen menos favorables, cuando el diálogo languidece, pueden ser los mismos tiempos que se preparan para la paz”.

En Nicosia, Francisco se enfrentó de inmediato a la realidad de la capital chipriota dividida étnicamente.

ANUNCIO PUBLICITARIO

Francisco se aloja en la nunciatura del Vaticano, o embajada, que se encuentra en la zona de amortiguación controlada por la ONU que divide a Chipre.

En declaraciones a Anastasiades en el palacio presidencial, Francisco dijo que el diálogo era la única forma de reconciliación.

“Hay un poder de gestos que prepara el camino de la paz”, dijo. “No gestos de poder, amenazas de represalias y demostraciones de fuerza, sino gestos de distensión y pasos concretos hacia el diálogo”.

Las demostraciones de fuerza fueron una presunta referencia al ruido de sables de Turquía en las aguas alrededor de Chipre, donde recientemente se han descubierto depósitos de gas submarino.

Turquía reclama el 40% de la zona económica exclusiva costa afuera de Chipre como propia y la de los turcochipriotas separatistas, insistiendo en que la medida “unilateral” del gobierno chipriota de otorgar licencias de perforación a compañías energéticas como ExxonMobil, la italiana Eni y la francesa Total infringe por sí sola. derechos sobre la riqueza costa afuera del área.

Turquía ha enviado sus propios buques de perforación escoltados por buques de guerra para buscar gas frente a Chipre, algo que el gobierno chipriota llama una violación flagrante de sus derechos soberanos y del derecho internacional.

El gobierno chipriota acusa a Ankara de intentar extender su hegemonía sobre el Mediterráneo oriental utilizando el norte de Chipre como base militar avanzada para las fuerzas turcas y los drones.

Anastasiades dijo lo mismo en su discurso a Francisco, denunciando “la continua intransigencia de Turquía”, su “beligerancia sin precedentes” y “retórica belicosa”. No obstante, prometió trabajar para encontrar un asentamiento justo y la reunificación de todas las comunidades de Chipre.

La primera parada de Francisco en Chipre fue una reunión con los líderes católicos maronitas y de rito latino del país en la catedral maronita. Allí, Francisco elogió el “mosaico” del pueblo multiétnico de Chipre e instó al país ya su iglesia a continuar recibiendo a los migrantes.

“Este rostro de la iglesia refleja el lugar propio de Chipre en el continente europeo: es una tierra de campos dorados, una isla acariciada por las olas del mar, pero sobre todo una historia de pueblos entrelazados, un mosaico de encuentros”. dijo a la reunión.

Chipre ha experimentado un aumento en las llegadas de migrantes este año, un aumento del 38% en los primeros 10 meses en comparación con todo el año pasado, que ha pedido formalmente a la Comisión Europea que deje de procesar las solicitudes de asilo por completo. Tiene más inmigrantes per cápita que cualquier otra nación de la Unión Europea.

Se espera que Francisco se haga eco del llamado a recibir a los migrantes cuando regrese el domingo a Lesbos, Grecia, donde fue noticia en 2016 cuando trajo a casa a una docena de refugiados sirios a bordo del avión papal. Anastiades agradeció a Francisco por organizar un traslado similar, esta vez alrededor de 50 migrantes de Chipre, para ir más tarde a Italia, y pidió a otros países europeos que se unieran para compartir la carga migratoria.

Entre los posibles candidatos para el traslado a Italia tras la visita del Papa se encuentran Grace Enjei y Daniel Ejuba, dos solicitantes de asilo cameruneses que cruzaron desde el norte hace unos seis meses y se quedaron atrapados en la zona de amortiguamiento , donde han estado viviendo en una tienda de campaña. ya que.

“Si la ayuda puede venir de cualquier parte, la agarraré”, dijo Enjei la víspera de la llegada de Francis. “Y si tengo la oportunidad de que me guste, tomar una decisión, por supuesto, cualquier lugar de Europa estará bien”.

Ella y Ejuba dijeron que pagaron cientos de euros a alguien en el norte que les mostró el camino para cruzar la línea de la ONU hace seis meses. Se enfrentarían a la deportación si regresaran al norte, pero se les impidió cruzar hacia el sur en medio de la represión de Chipre contra los migrantes, que recientemente incluyó un acuerdo de 27,5 millones de euros (31,8 millones de dólares) con Israel para un sistema de cámaras para monitorear el Zona de amortiguación de 180 kilómetros de largo (110 millas de largo).

A pesar de su vida precaria en la zona de amortiguamiento de la ONU, Enjei dice que permanecer en el sur de Camerún no era una opción: su casa fue incendiada y tiroteos aleatorios y violencia la hicieron huir.

“No me arrepiento de haberme ido de casa. Yo no ”, dijo. “Incluso en mi situación actual, todavía no me arrepiento”.

 

NICOSIA, Chipre.

AP

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *