Santa Claus, en crisis: unos murieron de Covid y otros están contagiados, tienen miedo de salir o no cubren la voluminosa demanda

ACNnoviembre 29, 2021

Pedirle a Santa Claus en persona los regalos de Navidad es una alegría que millones de niños anhelan cada año. Sin embargo, a causa de la pandemia del coronavirus estos encuentros son ahora más cortos. Además de ello, se ha detectado una constante no muy alentadora con respecto a este particular personaje: su escasez.

“Como se puede imaginar, la mayoría de los animadores de Santa Claus corren un alto riesgo de sufrir un resultado negativo si contraen COVID-19. Varios de ellos están fuera de servicio este año como lo hicieron el año pasado y, desafortunadamente, perdimos un porcentaje de ellos en los últimos 18 meses debido al virus”, le dijo Mitch Allen, el fundador de Hiresanta.com, a la plataforma local KCRG.

En Cedar Rapids, Iowa, ha bajado un 10 % la cantidad de santas disponibles, según informó Allen. Al respecto, Atribuyó la escasez a quienes se jubilan y a otros que se quedan fuera este año debido a problemas de salud. Sin embargo, el representante de la dicha plataforma aclaró que cumplirá con todos los lugares donde ha ofrecido tener un Santa Claus disponible, solo especifica que ahora será por un tiempo menor.

 

Los hombres corren más peligro mortal con el coronavirus

Debido a la fisonomía que se necesita para encarnar a un personaje como Santa Claus, quienes se disfracen con este motivo, tienden a ser personas mayores de 65 años, por lo tanto califican como población de riesgo. Primero por la edad, segundo por el sobrepeso y tercero por ser hombres. En promedio, en el primer año de la pandemia los hombres representaron el 72,9 % de los muertos por causa de coronavirus.

De acuerdo a un estudio piloto, los testículos bombean receptores ACE2 (enzima convertidora de angiotensina 2), que atraen el coronavirus, a alta velocidad. Al tener los hombres un órgano más que produce receptores ACE2, los testículos, tienen mayor probabilidad de atraer y por tanto contraer el COVID-19.

Sumada a la desventaja fisiológica del varón, la mujer tiene una ventaja genética. Un estudio titulado El sexo con el cromosoma sexual reducido muere antes, publicado en la página oficial de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU., muestra que en toda especie mamífera, las hembras tienen dos cromosomas X, mientras el macho XY. Tener dos cromosomas XX le da a una ventaja adaptativa al sistema inmune.

Papá Noel llegará con restricciones

Papá Noel resultaría uno de los más perjudicados por esa desventaja. En la costa oeste de Estados Unidos también se ve el impacto. Royal Entertainers en San Diego, California, está experimentando una tendencia similar al ejemplo mencionado en Iowa.

Brittany Skipper, propietaria de Royal Entertainers, le dijo al medio local KNSD que ha perdido 20 Santas este año. Explicó que algunos Santas dijeron que se tomarán el año libre para protegerse de la pandemia. Asimismo, destacó que  a la par que hay escasez de voluntarios para interpretar a este particular personaje, las solicitudes para las fiestas han aumentado un 120 %.

Uno de los representantes más conocidos por emular a personajes del gigante del Polo Norte, Darrick Betzenderfer, le dijo al programa «Today» que aunque no está este año, quiere volver a la silla el próximo. «Lo quiero tanto. Lo extraño. Los niños necesitan a Santa especialmente en esta época del año ”.

Y es por esa esperanza que brinda que los proveedores no desistirán. Para hacer posible el encuentro con Papá Noel, sugieren hacer reservaciones con anticipación y estar listos para un encuentro con mascarilla y probablemente distanciamiento social.

Si bien la Navidad celebra el nacimiento de Jesús, Santa Claus se ha vuelto el rostro más visible en muchos lugares. De modo que la ausencia de Santa Claus podría devolver la fiesta a su esencia.

 

 

 29 noviembre, 2021.
panampost.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *