Prohíbe decir “Navidad” e incluso llamarse María la Unión Europea, en nombre de la “inclusión”

ACNnoviembre 29, 2021

Si nos lo hubieran contado y no lo hubiéramos leído en blanco y negro en un comunicado oficial de la Comisión Europea, no lo hubiéramos creído porque el contenido de las nuevas pautas de “comunicación inclusiva” es increíble.

En un documento de circulación interna del que Il Giornale ha pasado a ser posesión exclusiva titulado #UnionOfEquality. Directrices de la Comisión Europea para una comunicación inclusiva , se indican los criterios que deben adoptar los empleados de la Comisión en la comunicación externa e interna.

Como escribe la Comisionada para la Igualdad Helena Dalli en el prólogo, “debemos ofrecer siempre una comunicación inclusiva, asegurando así que todos sean apreciados y reconocidos en todo nuestro material independientemente de su género, raza u origen étnico, religión o credo, discapacidad, edad o sexo orientación “.

Para ello, la Comisión Europea indica una serie de reglas que no solo anulan convenciones y palabras que siempre se han utilizado, sino que también contradicen el sentido común.

  • Está prohibido usar nombres de género como “trabajadores o policías” o usar el pronombre masculino como pronombre predefinido,
  • Está prohibido organizar discusiones con un solo género representado (solo hombres o solo mujeres) y, nuevamente, está prohibido utilizar “Señorita o Señora” a menos que el destinatario de la comunicación lo haga explícito.
  • Pero eso no es todo: una conferencia no puede iniciarse dirigiéndose al público con la expresión habitual “señoras y señores”, sino que debe utilizarse la fórmula neutral “queridos colegas”.

El documento se centra en áreas específicas como “género”, “Lgbtiq”, temas “raciales y étnicos” o “culturas, estilos de vida y creencias” con una tabla que indica lo que se puede y no se puede hacer en base a la pretensión de regular todo mediante la creación de un nuevo lenguaje que no permite la espontaneidad: “Tenga cuidado de no mencionar siempre al mismo sexo primero en el orden de las palabras, o de dirigirse a hombres y mujeres de manera diferente (por ejemplo, un hombre por apellido, una mujer por nombre)”; y nuevamente “al elegir imágenes para acompañar su comunicación, asegúrese de que las mujeres y niñas no estén representadas en el hogar o en roles pasivos mientras que los hombres son activos y aventureros“.

Un deseo de anular el género masculino y femenino que alcanza cotas paradójicas cuando la Comisión escribe que es necesario evitar el uso de expresiones como “el fuego es el mayor invento del hombre” pero es justo decir “el fuego es el mayor invento del hombre”. . humanidad “.

Está claro que detrás de la redefinición del lenguaje se esconde la voluntad de cambiar la sociedad europea, nuestras costumbres y tradiciones, como se desprende del capítulo dedicado a “culturas, estilos de vida o creencias”.

La Comisión Europea quiere subrayar “evitar considerar que nadie es cristiano”, por lo que “no todo el mundo celebra las fiestas navideñas (…) debemos ser sensibles al hecho de que las personas tienen tradiciones religiosas diferentes”. Sin embargo, hay una gran diferencia entre respetar todas las religiones y avergonzarse o borrar las raíces cristianas que son la base de Europa y nuestra identidad.

En nombre de la inclusión, la Comisión Europea llega a cancelar la Navidad invitándonos a no usar la frase “el período navideño puede ser estresante”, sino a decir “las vacaciones pueden ser estresantes”. Un deseo de eliminar el cristianismo que va más allá con la recomendación de utilizar nombres genéricos en lugar de “nombres cristianos”, por lo tanto, en lugar de “Maria y Giovanni son una pareja internacional”, debemos decir “Malika y Giulio son una pareja internacional”.

Hasta el desprecio del ridículo que requiere contrastar la connotación negativa de palabras como colonialismo: está prohibido decir “colonización de Marte” o “asentamiento humano en Marte”, mejor decir “enviar humanos a Marte”. Cuando la tragedia da paso a la farsa.

 

por Francesco Giubilei

Fuente: ilgiornale.it

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *