EL MUNDOOPINIÓN POLÍTICAVISIÓN CONTINENTALSabotea al católico Katz, la falsa derecha “católica” aliancista chilena coaligada con los socialistas.

ACNnoviembre 24, 2021

Imagina que estás en medio de una de las peores y más largas pesadillas, en la que ves evaporarse todos los esfuerzos realizados para asegurar un futuro pacífico para tu familia. Peor aún, la educación de tus hijos es secuestrada por un monstruo, que no puedes identificar claramente, pero que te priva del derecho a educarlos como te hubiera gustado. Y, como si todo esto fuera poco, el amado templo donde te casaste y bautizaste a tus hijos arde en las llamas producidas por una orgía delirante y satánica.

Efectivamente, la cédula comienza a desvanecerse y donde estaba escrito “República de Chile” y apareció la bandera nacional, aparecen veletas multicolores que no reconoces. El mismo terreno sobre el que pensabas caminar con total tranquilidad se derrumba bajo el peso de tus pies y el territorio nacional se fragmenta en “soberanías autónomas” donde se hablan “lenguas multinacionales” que no entiendes.

Pero ahora, quizás, la pesadilla podría disolverse. En la primera vuelta de las elecciones a la presidencia de Chile se impuso el candidato que representaba el orden y la paz social, y con posibilidades razonables de ganar también en las urnas. Las elecciones parlamentarias contemporáneas han revertido en gran medida la situación previa de predominio de una izquierda cómplice de violencia y abuso, colocando a las fuerzas conservadoras en una nueva posición mucho más relevante.

Quien se despierta de la pesadilla no intenta ordenar la habitación ni hacer la cama en la que dormía. Más bien, se siente aliviado al ver que lo que parecía devorarlo era muy feo y que se estaba adornando con sentido común.

Es la conciencia de que Chile no es una nación de izquierda, ni está condenada a ser una nueva colonia del comunismo venezolano o nicaragüense. Al contrario, casi la mitad de la población ha demostrado con su voto que aspira a la restauración del orden natural y cristiano y de todo lo que en un pasado no tan lejano lo distinguió en el concierto de naciones. Además, en palabras del propio candidato vencedor, “lo primero, lo primero que hay que hacer es agradecer a Dios (…) y, después de Dios, agradecer a mi familia”.

El candidato José Antonio Kast supo señalar bien los dos puntos que le valieron la victoria: Dios y la familia.

Eso es exactamente lo que la izquierda prometió enterrar para siempre: Dios, la familia, la tradición nacional, el valor del esfuerzo individual y el respeto por la propiedad ganada a través del compromiso. Por tanto, la batalla se ganó con sentido común.

Sin embargo, las elecciones están lejos de garantizar la pazNos acercamos a la segunda vuelta, que tendrá lugar en unas semanas. Y a diferencia de la primera vuelta, esta vez el Partido Comunista será la voz principal de la izquierda.

No es ningún misterio que el programa de coalición de izquierdas fue elaborado por el Partido Comunista, y que el propio Partido Comunista ya ha amenazado, en voz de su líder Daniel Jadué: “El día en que Gabriel (Boric, candidato de extrema izquierda acabe segundo y por lo tanto competidor de Kast en la boleta) se alejará un milímetro de la línea del programa, me verán siendo el primero en denunciar y acusar ”.

En consecuencia, quien vote por Gabriel Boric en la segunda vuelta no podrá esconder de su conciencia que está apoyando el ascenso del comunismo a gobernar.

Subrayar es la desaparición quizás definitiva de la Democracia Cristiana. La candidata de DC Yasna Provoste obtuvo menos votos que el candidato ausente, Franco Parisi, quien solo hizo campaña para las redes sociales desde Estados Unidos, donde reside.

No es fácil para quienes no son chilenos comprender cuán significativa es la desaparición de un movimiento político que ha sido protagonista de la vida nacional desde 1964, cuando la presidencia del país recayó en su candidato Eduardo Frei Montalva. Frei pasó a la historia con el sobrenombre de “Kerensky chileno” debido al papel que jugó su gobierno en el transbordo del país a la izquierda socialcomunista de Salvador Allende. Desde entonces, las numerosas y continuas concesiones de la DC a la izquierda han sido conocidas como “kerenskismo”, porque están asociadas al papel desempeñado por el líder socialista ruso en la entrega del poder al comunista Lenin.

En esta ocasión, el número de candidatos elegidos como representantes de la Democracia Cristiana se ha reducido significativamente: solo ocho diputados, el número más bajo de su historia. Lo que no disminuyó en la DC, sin embargo, fue su espíritu “kerenskista”. La candidata Yasna Provoste, reconociendo la derrota, declaró de hecho que “no permitirá el avance del fascismo representado por José Antonio Kast”. En otros, es nuevamente lo que dijo el chileno Kerensky, Eduardo Frei Montalva: “Hay algo peor que el comunismo, es el anticomunismo”. Como decían los romanos: “ Talis vita, finis ita ” (Como es la vida, así es la muerte).

Esperamos que los miembros de este Partido que aún conservan algo cristiano no sigan los consejos de sus dirigentes, que provocaron esta derrota, sino las palabras de Aquel que nos enseñó: “Nadie puede servir a dos señores: o odiará a uno”. amará al otro, o preferirá al uno y menospreciará al otro ”(Mateo 6:24).

 

de Antonio Montes Varas.

Aldo Marìa Valli

En la foto, José Antonio Kast durante un encuentro en Santiago de Chile ( Reuters )

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *