AméricaIGLESIA EN MOVIMIENTOMiércoles 24 de noviembre: solo un nombramiento papal; obispo auxiliar en Brasil, defensor de juegos de azar.

ACNnoviembre 24, 2021
Renuncias y nombramientos, 24.11.2021

 

Nombramiento de Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis Metropolitana de São Sebastião do Rio de Janeiro (Brasil)

El Santo Padre ha nombrado Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis Metropolitana de São Sebastião do Rio de Janeiro (Brasil) al Rev. Monseñor Antonio Luiz Catelan Ferreira, del clero de la Diócesis de Umuarama, actualmente Profesor de la Pontifícia Universidade Católica do Rio. de Janeiro y Vicario Parroquial de São José en el Vicariato Episcopal Sul , asignándole la Sede titular de Tunes.

Curriculum vitae

SE Mons. Antônio Luiz Catelan Ferreira nació el 2 de febrero de 1970 en Cidade Gaúcha, Diócesis de Umuarama, en el Estado de Paraná. Completó sus estudios de Filosofía en el Seminario Arquidiocesano Nossa Senhora da Glória de Maringá-PR (1989) y de Teología en el Instituto Paulo VI de Londrina-PR (1994). Se especializó en Teología Dogmática, obteniendo una Licenciatura de la Pontificia Facultad de Teología Nossa Senhora da Assunção en São Paulo-SP (2002) y un Doctorado de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma (2011).

El 5 de febrero de 1995 fue ordenado sacerdote e incardinado en la Diócesis de Umuarama, en la que ocupó los siguientes cargos: párroco de São Paulo Apóstolo ; Coordinador Diocesano de Cuidado Pastoral; Miembro del Consejo Presbiteral y del Colegio de Consultores; Administrador Parroquial de Nossa Senhora do Rocio en Tapira-PR; Rector del Seminario Mayor de Filosofía y Teología; Pastor de Nossa Senhora do Perpétuo Socorro en Umuarama-PR y Vicario General.

Fue Director y Profesor del Instituto de Filosofía Rainha dos Apóstolos de Umuarama-PR y del Instituto Teológico Paulo VI de Londrina-PR; Profesor de Teología en la Pontifícia Universidade Católica do Paraná en Curitiba-PR, el Seminário Redemptoris Mater en Brasília-DF, la Facultad de Teología de la Arquidiócesis Metropolitana de Brasília-DF y el Pontifício Instituto Superior de Direito Canônico de Rio de Janeiro-RJ .

Dentro de la Conferencia Episcopal Brasileña fue Subsecretario Adjunto de Pastoral, Miembro del Instituto Nacional de Pastoral y Asesor de la Comisión Pastoral Episcopal para la Doctrina de la Fe. Además, es Secretario de la Fundación Ratzinger de Brasil y desde 2014 es Miembro de la Comisión Teológica Internacional.

Hasta el momento se ha desempeñado en la Arquidiócesis Metropolitana de São Sebastião do Rio de Janeiro como Profesor en la Pontifícia Universidade Católica y en el Instituto Superior de Teología y como Vicario Parroquial de São José en el Vicariato Episcopal Sul .

CON EL PROPÓSITO DE QUE NUESTROS LECTORES CONOZCAN MEJOR SU PENSAMIENTO, AÑADIMOS UN TEXTO SOBRE LOS JUEGOS DE AZAR, ESCRITO POR EL AHORA NOMBRADO OBISPO AUXILIAR EN BRASIL.

⇓⇓⇓

La Iglesia se ha vuelto beneficiada con recursos provenientes de los juegos de azar.

Por más de dos siglos instituciones religiosas han recibido beneficios del sector

Según el texto de la columna escrita para O Globo, del Monseñor Catelan Ferreira y el profesor Pedro Trengrouse*, la semana pasada, la Iglesia Católica no se opone a los juegos de azar, desmintiendo de esta forma los sentidos argumentos de instituciones religiosas cristianas contra la actividad, que, por supuesto debe ser llevados con responsabilidad social.

Monseñor Antonio Luiz Catelan Ferreira
Monseñor Antonio Luiz Catelan Ferreira.

Los juegos de azar fueron prohibidos en Brasil 1946 por decisión personal, a través de un Decreto Ley, emitido por el entonces presidente Eurico Gaspar Dutra. La razón principal habría sido la influencia religiosa de su esposa, Carmela Teles Leite Dutra, un ferviente católica, también conocido coma Doña Santinha. “La paradoja es que la iglesia católica, a pesar de preocuparse por los posibles efectos nocivos, no es, y nunca ha sido, contra el juego”, reza el texto de los autores.

Remontándose a la historia, los autores recuerdan que: “En Portugal, desde 1783, la Santa Casa es operadora y beneficiaria del sector del juego en el país. Sus ingresos anuales con apuestas superan los €3 mil millones. En Italia, los recursos del juego ayudaron a erigir la Basílica de San Pedro. En los Estados Unidos, los apoyos para juegos han ayudado a iglesias, escuelas y universidades como Harvard, Yale, Princeton y Columbia. En Brasil, la Santa Casa de Rio Grande do Sul recibió fondos de loterías, y muchas obras importantes fueron construidas con dinero para apostar, como Santa Casa do Rio de Janeiro y la iglesia Bonfim en Salvador. Además, muchas iglesias, de diferentes religiones, en Brasil y en el mundo, organizan bingos, sorteos, y otros juegos regularmente para los propósitos más diversos.

El Catecismo de la Iglesia Católica (Nº2.413) se ocupa claramente del tema: “Los juegos de azar en sí mismos no son contrarios a la justicia. Se vuelven moralmente inaceptables cuando privan a una persona de lo que les es necesario para satisfacer sus necesidades y las de otros. La pasión por el juego corre el riesgo de convertirse en una seria dependencia. Jugar con ventaja o hacer trampa en los juegos de azar es un asunto serio a menos que el daño infligido sea tan pequeño que la víctima no pueda considerarlo razonablemente significativo”.

Los argumentos religiosos contra los juegos de azar se concentran en sus efectos potencialmente dañinos. Por lo tanto, ¿no sería la mejor manera de controlar, mitigar y evitar estos posibles efectos nocivos a través de una regulación inteligente y eficiente para promover el juego responsable, el tratamiento de las personas vulnerables a la adicción, la protección de la integridad de los resultados, la economía de la gente y los apostantes?

En el mundo, se estima que entre 0,2% y 3% se encuentra el número de personas propensas a algún desorden relacionado con el juego. En Brasil, el movimiento anual de juegos regulados y no regulados supera los US$13,5 mil millones. De esto, 44% en bonos de capitalización; 30% en loterías federales; 0,7% en loterías estatales; 0,6% en apuestas hípicas; 8% en apuestas deportivas; 6% en jogo do bicho; 6% en casinos; y 4,7% en bingos. La omisión por las autoridades y la ausencia de una reglamentación adecuada abren la puerta a la proliferación de los juegos de azar ilegales, que arrasan al país, en manos del crimen organizado, y sitios de apuestas online fuera del país con efectos mucho más perjudiciales.

En la práctica, quien está en contra del juego legal está a favor del juego ilegal, y Brasil no puede continuar sin políticas públicas adecuadas para el desarrollo del sector de los juegos de azar con una red adecuada de protección social y regulación eficiente que permita al juego responsable alcanzar todo su potencial de generar empleo e ingresos en el país, sin perder de vista las legítimas preocupaciones religiosas, que son principalmente humanas y sociales.

2019.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *