CULTURA RELIGIOSANo podemos escapar a dar la batalla en la actual guerra cultural, que niega verdades esenciales de la fe católica: George Weigel

ACNnoviembre 22, 2021

Entre los integrantes del panteón ultramundano de los megamonstruos comunistas, Lev Davidovich Bronstein (más conocido por su nombre de guerra bolchevique, León Trotsky) es una personalidad humana más interesante que Ioseb Besarionis dze Jughashvili (José Stalin o, en la correspondencia entre Roosevelt y Churchill, el «tío Joe»).

  • Trotsky realmente tenía ideas, aunque deformadas, y algo vagamente parecido a una conciencia.
  • Stalin estaba patológicamente loco por el poder y no tenía conciencia alguna.

Trotsky también era inteligente con las palabras, como en la cita sobre la lucha de clases que a menudo se le atribuye: «Puede que no te interese la guerra, pero la guerra está interesada en ti».

Independientemente de que Trotsky lo expresara de esta manera tan concisa -las opiniones difieren-, hay una verdad análoga que muchos que se autoidentifican como católicos progresistas pasan por alto. Así que a mis amigos catoprogresistas les digo: puede que no te interese la guerra cultural, pero la guerra cultural está interesada en ti, y en todos los demás.

La guerra cultural que define gran parte de la vida pública contemporánea en todo el mundo occidental tiene dos formas.

  • Un grupo de agresores culturales, bien arraigado en el gobierno de Biden, insiste en que los seres humanos son infinitamente plásticos y maleables, que no hay nada «determinado»en la condición humana (incluido lo determinado que está inscrito en nuestros cromosomas), y que los actos de voluntad, ayudados por la tecnología, pueden, por ejemplo, corregir las «asignaciones de género» mal aplicadas al nacer.
  • Otro grupo de agresores culturales adopta una postura muy diferente, insistiendo en que nuestra raza, sexo, etnia o alguna combinación de ellas nos marca indeleblemente como víctimas u opresores. El movimiento LGBTQ+ es una expresión de lo primero. La teoría crítica de la raza y ese tipo ejercicios de fantasía histórica como el «Proyecto 1619» del New York Times (a través del cual se enseña a los escolares que la verdadera fundación de Estados Unidos ocurrió cuando los primeros esclavistas llevaron su carga humana a Virginia) son un buen ejemplo de lo segundo.

No voy a hacer de Trotsky y entrar en una discusión dialéctica para responder a la pregunta obvia: ¿cómo podemos estar al mismo tiempo totalmente indefinidos y definidos para siempre? Simplemente señalaré que ambos tipos de agresores están en guerra con la visión bíblica y católica de la persona humanaEsa es la guerra cultural y no se puede escapar de ella, excepto por actos voluntarios de negación, ignorancia culpable o pura mendacidad.

El desarrollo de una antropología teológica católica refinada -una visión católica distintiva y ennoblecedora de la persona humana- ha sido uno de los principales logros de la Iglesia en el último siglo. Este desarrollo hizo posible dos afirmaciones sorprendentes en la Constitución Pastoral del Vaticano II sobre la Iglesia en el mundo moderno.

  • En primer lugar, los padres conciliares enseñaron que Jesucristo revela tanto el rostro del Padre misericordioso como la verdad sobre nosotros, de modo que aprendemos toda la gloria de la naturaleza humana al contemplar a la persona de Cristo.
  • A continuación, enseñaron que la realización del deseo humano y del destino humano pasa por la entrega, no por la autoafirmación voluntaria.

Estas enseñanzas tienen profundas implicaciones para la renovación cultural actual.

Según la autorizada enseñanza del Concilio Vaticano II, los católicos no deben encasillar a los seres humanos por su raza, etnia, identidad cromosómica u objeto de atracción sexual. Los católicos que se toman en serio los textos del Concilio Vaticano II se niegan a ceder, y de hecho ofrecen resistencia, a aquellos agresores culturales que piensan en los seres humanos como unos meros paquetes crispados de deseos moralmente iguales cuyo cumplimiento agota el significado de «derechos humanos». Los católicos que se toman en serio el Concilio trabajan para dar efecto legal a la enseñanza del Vaticano II de que «el aborto, la eutanasia… [y] la mutilación» (pensemos en las niñas de trece años que se someten a una doble mastectomía en nombre de los derechos «trans») «envenenan la civilización», «degradan a los autores» así como a las víctimas, y «militan contra el honor del Creador».

En un reciente discurso en vídeo dirigido al Congreso español sobre los católicos en la vida pública, el presidente de la Conferencia episcopal de Estados Unidos, el arzobispo de Los Ángeles, monseñor José Gómez, desafió valientemente a los movimientos autodenominados de «justicia social» basados en conceptos totalmente anticatólicos de la persona humana. Fue atacado de inmediato por los habituales trolls catoprogresistas de Twitter y la blogosfera, que consideraron que la verdad expresada por el arzobispo era insensible a la guerra cultural.

Esta acusación, como tantas otras histerias catoprogresistas de los últimos meses, es ridícula. También sonaba al tipo de intimidación que no consiguió que el arzobispo Gómez se acobardara cuando publicó una reflexiva carta al presidente Biden el pasado mes de enero. El arzobispo es un hombre tranquilo, al que no le gusta especialmente la controversia. Pero también es un pastor que cree que no se puede escapar de la guerra cultural cuando los agresores niegan verdades esenciales de la fe católica sobre nuestra humanidad. Más poder para él.

 

Por GEORGE WEIGEL.

First Things.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *