¡VA ESPAÑA!EuropaIGLESIA EN MOVIMIENTOCampaña para destinar al Nuncio fuera de España

ACNnoviembre 22, 2021
El corresponsal romano de la Comunidad de Lanceros de España acaba de enviarnos una noticia de última hora. De fuente bien informada ha sabido que se está intensificando una campaña para que el Papa saque de España al Nuncio Bernardito Auza.

Como se suele hacerse en las curias, la operación para quitarse de en medio al Nuncio comenzó después del verano. Sibilinos comentarios sobre si el Nuncio está entregado al sector conservador del episcopado, que si desayuna, come y cena cada viernes con los obispos conservadores contrarios a Francisco, que si no hace caso a lo que le comentan el Presidente y Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española, que si no recibe todas las semanas al jesuita P. Arana, que si está presionando al Provincial de los jesuitas para que mande al padre del gran poder a una casa de retiro o de Ejercicios Espirituales.

Don Bernardito fue nombrado Nuncio Apostólico en España y en Andorra el 1 de octubre de 2019. Entró en el Servicio Diplomático de la Santa Sede el 1 de junio de 1990, prestando sus servicios en las Nunciaturas Apostólicas de Madagascar, Bulgaria, Albania, en la Sección para las Relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado y en la Representación Permanente de la Santa Sede ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York. Fue nombrado Nuncio Apostólico en Haití el 8 de mayo de 2008 y Observador Permanente de la Santa Sede ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York el 1 de julio de 2014.

Durante los pasados meses se intensificó el runrún en los entornos de la Congregación de obispos. Ahí se decía que en algunas visitas de obispos españoles no hacían más que quejarse del Nuncio con la cantinela de que no escucha a la comisión que el papa ha nombrado para que supervise la propuesta de nombramientos en España, que si tiene ideas propias. El cardenal Marc Ouellet, un superviviente en toda regla, escuchaba pacientemente estas sugerencias y sonreía.

Quienes están empeñados en que el Nuncio se marche de España, una operación querida por quienes se sienten molestos por lo que hace el Nuncio y en la que está también algún religioso, habían intensificado su campaña con la utilización de determinados medios de comunicación de esos que se llaman “eclesiales”. Durante unas semanas proliferaron noticias sobre supuestos candidatos que no eran del papa Francisco, cartas destinadas a dejar en mal lugar al Nuncio.

Lo ocurrido con el nombramiento del arzobispo castrense ha colmado el vaso. En los últimos días, mientras se celebraba la Asamblea Plenaria, algunos prelados españoles han afilado sus terminales en Roma para insistir en su propuesta de largar al Nuncio Auza. Llamadas telefónicas, sutiles comentarios entre amigos, y algún anunciado viaje próximo para explicar lo que ha pasado en España, van a tener como argumento recurrente la insistencia de que hay que sacar pronto al Nuncio de España. No vaya a ser que siga nombrando este tipo de obispos.

Los conocedores del caso auguran que la batalla será larga y que harán todo lo posible para que el papa se haga eco de las denuncias de quienes manejan los hilos. Sería el papa el que, en última instancia, pudiera dar la orden de que se destine al Nuncio Auza a otro lugar, preferiblemente a muchos kilómetros de distancia de España.  Quienes se quieren quitar de encima al Nuncio saben que cuenta con el apoyo del cardenal secretario de Estado, Parolin, y  que su prestigio cada vez es mayor en los pasillos vaticanos y entre los miembros de la carrera diplomática.

 

Diego Lanzas.

Infovaticana.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *