ÁfricaAsiaEuropaIGLESIA EN MOVIMIENTOLIBERTAD CATÓLICAEncubren y solapan gobiernos europeos los ataques islámicos contra cristianos en Nigeria

ACNnoviembre 19, 2021

Nigeria sigue siendo uno de los lugares más peligrosos del mundo para ser cristiano, pero uno no tendría esa impresión si los niveles de interés occidentales son algo por lo que pasar.

Un promedio de 17 cristianos son asesinados por yihadistas todos los días en Nigeria, lo que representará más de 6.000 muertes solo este año. Más cristianos fueron asesinados allí en 2020 que en cualquier otro país .

Es difícil determinar qué porcentaje muere como resultado de los ataques de Boko Haram, la provincia del Estado Islámico de África Occidental (ISWAP), o los igualmente despiadados musulmanes fulani que deambulan por vastas extensiones del país como pastores.

Independientemente, la violencia solo ha empeorado en los últimos años, sobre todo debido a la aparente indiferencia de su presidente musulmán hacia la difícil situación de la población cristiana, criticada como lo es su ejército por su constante fracaso en proteger a los aldeanos cristianos inocentes de los yihadistas.

El presidente Muhammadu Buhari, que fue elegido en 2015, es él mismo parte de la tribu Fulani responsable de decenas de miles de muertes durante su reinado. Buhari, sin embargo, ha tenido poco de qué preocuparse en términos de repercusiones globales por el actual derramamiento de sangre.

Los sucesivos presidentes estadounidenses, aunque felices de condenar el terrorismo en el Medio Oriente, continúan pareciendo indiferentes a los actos bárbaros de ISWAP, Boko Haram o los islamistas fulani.

Quizás desconozcan dada la escasa cobertura mediática de las masacres que ocurren cada semana.

¿Cuántos adictos a las noticias se enteraron de la decapitación de toda una fiesta nupcial en el estado de Borno la Navidad pasada por Boko Haram, o del asesinato de otros 11 cristianos el mismo día, 26 de diciembre, en venganza por el asesinato de los principales terroristas del ISIS en Siria?

Miles de creyentes inocentes han muerto desde entonces. El destino de 66 cristianos secuestrados de su iglesia en el estado de Kaduna, en el norte de Nigeria, el 31 de octubre aún está en juego, con dos muertos a tiros por sus captores y muchos más heridos. Pero estas historias han dejado de causar incluso una onda en nuestros principales medios de comunicación.

Quizás Nigeria alcanzó el cenit de la cobertura internacional en 2014 con el secuestro yihadista de más de 270 niñas de la escuela de Chibok, pero el país de África occidental no ha tardado mucho en volver a la periferia de la imaginación occidental.

Las noticias de las masacres de ISIS contra cristianos, yazidíes y musulmanes moderados se consideraron más dignas de noticias entre los jefes de los medios de comunicación que cualquier cosa similar que sucediera entonces o ahora en Nigeria.

En este punto, un comentarista progresista podría afirmar que el racismo tiene un papel que desempeñar en la indiferencia de Occidente hacia el derramamiento de sangre nigeriano, pero para este escritor, la verdadera respuesta de por qué no hay urgencia para detener la persecución de los cristianos en África occidental es porque los EE. UU. Y otras potencias occidentales carecen de un interés personal (financiero) en tomar medidas, a diferencia de Oriente Medio.

El gran acuerdo del petrodólar de 1974 entre Estados Unidos y Arabia Saudita ha establecido una alianza aparentemente inquebrantable entre las sucesivas administraciones estadounidenses y la Casa Wahabi de Saud, a pesar de sus visiones del mundo profundamente diferentes.

La medida aseguró que las naciones productoras de petróleo utilizaran el dólar estadounidense como moneda de cambio, mientras que los petrodólares de Arabia Saudita compraron bonos del Tesoro estadounidense como parte del acuerdo, financiando así gastos sustanciales durante años.

El acuerdo también vio años de inflación y embargos de petróleo repentinamente resueltos en los EE. UU., Con otro aliado creado, además de Israel, en el Medio Oriente.

Puede ser o no una coincidencia que dictadores como Saddam Hussein y Muammar Gaddafi fueran derrocados cuando amenazaron con el uso del petrodólar entre las naciones productoras de petróleo, con el líder iraquí cambiando al euro en 2000, y la administración de reemplazo respaldada por Estados Unidos rápidamente. devolviendo Irak al petrodólar.

La OTAN no le dio tiempo a Gadafi para lanzar su tan cacareada moneda en dinares de oro para África.

Es incierto si esta fue o no la razón principal de su respectiva expulsión del poder, pero EE. UU. Sabe que el flujo de petróleo y su cambio en dólares es un ingrediente vital en su condición de superpotencia económica, lo que proporciona más motivación para erradicar grupos. como ISIS que estaban desestabilizando la región, tomando campos petroleros y acercándose preocupantemente a Bagdad.

Quizás Estados Unidos podría aumentar su interés en los cristianos nigerianos si el presidente Buhari se alejara del petrodólar.

El arzobispo de Kaduna ha descrito anteriormente a los cristianos como “sitiados” en su propio país, mientras que el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Nigeria, el arzobispo Augustine Obiora Akubeze de la Arquidiócesis de Benin, suplicó el año pasado a la gente de todo el mundo que “Dar a conocer las atrocidades”.

El arzobispo dijo a los periodistas en enero de 2020 que el gobierno nigeriano “puede sentir presión y actuar” si los gobiernos y los medios occidentales “dan a conocer las atrocidades” que se están perpetrando contra los cristianos.

“Nuestra esperanza es que las naciones de la Unión Europea y los Estados Unidos sientan la obligación moral de proteger las vidas de los cristianos y de todos los nigerianos que son constantemente atacados y asesinados por Boko Haram y los pastores fulani”.

El arzobispo, cuyas palabras parecen haber caído en oídos sordos, también lamentó la escasa representación de los cristianos en la administración de Buhari, insistiendo en que el presidente no debería estar “escandalizado” por la violencia.

“El 95 por ciento de los representantes del gobierno son musulmanes, en un país donde hay alrededor del 50 por ciento de cristianos y quienes deben garantizar nuestra seguridad pertenecen a una secta de una religión, a un solo grupo étnico, a una multirreligiosa, multirreligiosa. nación étnica “.

“¿Entonces Buhari está conmocionado por el asesinato de Lawan Andima?” preguntó el obispo por el asesinato del pastor. “Muchos nigerianos se preguntan si el presidente vive en un universo paralelo. ¿Cómo puede sorprenderse después de que algunos de nosotros hemos asistido a numerosos entierros masivos de cristianos asesinados por Boko Haram? ”

“La falta de procesamientos importantes contra ellos (islamistas fulani) alimenta aún más la creencia de que cuentan con el apoyo del gobierno federal”, concluyó el arzobispo.

Los cristianos de Occidente deben hacer de las masacres islamistas en curso un asunto político y presidencial, no sea que olvidemos que el Cuerpo de Cristo continúa sufriendo de las formas más crueles imaginables.

 

Por TIM JACKSON.

LAGOS, Nigeria.

LifeSiteNews.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *