EL MUNDOVIDA Y FAMILIAFracasan los catastofistas del “cambio climático”; el fiasco de la COP26 es una buena noticia…pero no demasiada

ACNnoviembre 14, 2021

Como era de esperar, la Conferencia Internacional sobre el Clima de Glasgow finaliza con una fachada de acuerdo que enmascara la imposibilidad de lograr los objetivos marcados. Esto no significa que se estén fortaleciendo políticas climáticas y ambientales contraproducentes para Occidente.

Todo como se esperaba. El circo climático que se repite todos los años, termina con un pacto de fachada que indica el rumbo pero en la imposibilidad de lograr los objetivos imposibles que desearía la propaganda ecológica. Así, el documento que saldrá de la Cop26 (la Conferencia Internacional del Clima) en Glasgow (y que en el momento de redactar este artículo aún no ha tenido la aprobación de los participantes) es lo suficientemente vago como para no comprometer a nadie y desagradar al universo ecológico.

La conferencia sobre el clima debería haber terminado ayer por la tarde , pero como ocurre ahora en estas conferencias, la dificultad de encontrar un texto que todos puedan firmar hace que las negociaciones continúen más. En cualquier caso, con el último borrador circulado ayer los puntos fundamentales están claros. A los países se les pide compromisos para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2), pero el intento de adelantar hasta 2022 en lugar de mantener hasta 2025 el compromiso de revisar su compromiso hacia arriba ha fracasado. Estamos pidiendo que se eliminen las centrales eléctricas de carbón, pero solo aquellas que no utilizan tecnología para “capturar carbono” y, de manera más general, el uso de combustibles fósiles.

Pero sobre todo, el nudo siempre sigue siendo el económico , o quién y cuánto pagar: los llamados países ricos en 2009 se comprometieron a garantizar para 2020 100 mil millones de dólares al año a los países pobres tanto para hacer frente a los daños de cambio climático y para inversiones en la economía “verde”. En 2019 (último dato disponible), por otro lado, se alcanzaron los 80 mil millones y 100 no irán bien antes de 2023, para disgusto de los países pobres (además, Italia es el más rezagado con promesas, pagando hasta ahora solo 15 % del monto establecido, que es de 4 mil millones de dólares).

Se dijo: todo como se esperabaA pesar de la gran propaganda y las expectativas infladas de la víspera, de hecho, era absurdo esperar algo diferenteEl verdadero problema es que Occidente es ahora esclavo y víctima de su propia ideología, y no sabe cómo salir de ella. Habiendo abrazado la narrativa de la inminente catástrofe climática y el CO2 como principal acusado, ahora en consecuencia tiene que afrontar una transición energética en etapas forzadas que, eso sí, es catastrófica para las distintas economías nacionales. Tanto es así que precisamente en estos días en Glasgow, la Unión Europea, para aligerar el peso, se ha asegurado de incluir el gas en el cálculo de las energías renovables, al menos “para una fase transitoria”.

Para evitar el desastre, los países occidentales intentan imponer sus reglas a los países emergentes, pero la respuesta es obviamente no.

Ningún país quiere empobrecerse voluntariamente o renunciar a los medios para su propio desarrollo:

  • Arabia Saudita es uno de los mayores productores de petróleo del mundo,
  • Australia es uno de los mayores productores de carbón, Rusia es rica en petróleo, gas y carbón,
  • China es el mayor productor y consumidor de carbón del mundo.

¿Alguien puede esperar seriamente que estos países decidan cerrar minas y pozos en nombre de una teoría científica cuyos fundamentos son muy inestables por no decir falsa? De hecho, los líderes de China e India ni siquiera se presentaron en Glasgow.

Luego están los países más pobres que buscan dinero jugando con el otro aspecto de la narrativa que se ha convertido en la cultura dominante en Occidente, que es que el cambio climático catastrófico ha sido causado por industrias occidentales y perjudica a los países más pobres. Así se puso en marcha la infernal máquina de reembolsos “históricos”, ahora imparable. En resumen, los países occidentales están destruyendo sus economías y además deben compensar a los países pobres.

Sin embargo, si las conferencias climáticas internacionales pueden considerarse un fracaso con respecto a los objetivos planteados, no obstante fortalecen la aplicación de políticas ambientales y energéticas contraproducentes. Y esta no es una buena noticia de todos modos.

 

Por RICCARDO CASCIOLI

ROMA, Italia.

Lunes 14 de noviembre de 2021.

lanuovq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *