FORMACIÓN RELIGIOSAEl abuso sexual de menores y discapacitados no es una historia dolorosa del pasado, sino una realidad presente. Nunca olvidar lo advertido por Benedicto XVl

ACNnoviembre 13, 2021
Benedicto XVI: la pedofilia en el clero “oscureció la luz del Evangelio hasta un punto en el que ni siquiera se había alcanzado durante siglos de persecución”. 
En los últimos meses, el tema de la pedofilia en la Iglesia católica ha vuelto, tras un largo silencio mediático, a ocupar los titulares de los informes de diversos periódicos. 
El Informe Sauvé en Francia (CIASE, Comisión independiente sobre el abuso sexual en la Iglesia), buscado por la Iglesia católica local, una investigación realizada con estrictos criterios de independencia, libertad y autonomía, también dio un fuerte impulso a las discusiones sobre el tema, siempre útil y relevante, especialmente cuando estos hechos muy graves a menudo se minimizan o incluso se ocultan. El Papa Francisco, hace unos días, en uno de sus mensajes a la Iglesia italiana subrayó la cuestión del “silencio cómplice” en el contexto de abusos, algo no menos grave que el encubrimiento. Concretamente, el Santo Padre subrayó: “La protección de los menores es cada vez más concretamente una prioridad ordinaria en la acción educativa de la Iglesia; es la promoción de un servicio abierto, confiable y autoritario, en firme contraste con cualquier forma de dominación, desfiguración de la intimidad y silencio cómplice “. [1]
Durante más de 30 años, con vacilaciones, grandes saltos hacia adelante y, a veces, incluso retrocesos o lentitud excesiva, la Iglesia ha tomado el camino irreversible de la lucha contra la pedofilia clerical aunque sea parte de la jerarquía católica, en la Santa Sede y en los episcopados, Sigue creyendo que es una cuestión del pasado y lo que llega a gala hoy son eventos minoritarios. Hemos recibido e-mails en los que eclesiásticos, molestos por la información enlazada por nosotros, nos escribían por ejemplo “Estas son noticias del pasado” … “hechos antiguos” … “los protagonistas o responsables ya están muertos”. 
Pero, lamentablemente, este no es el caso y las noticias recientes lo demuestran. No se necesita una especial capacidad de investigación para comprender que el fenómeno “sistémico”, como escribió el cardenal alemán Reinhard Marx al Papa Francisco, no ha sido erradicado en muchos círculos eclesiales y eclesiásticos.
El abuso sexual por parte de miembros del clero y de laicos de instituciones católicas sigue siendo una realidad hoy. Y no son pocas o simples excepciones. Negar, reducir u ocultar esta verdad, que en particular los obispos al frente de miles de diócesis en el mundo, así como los superiores de institutos religiosos o congregaciones, tanto hombres como mujeres, conocen muy bien, es el penúltimo error que se puede cometer. hacerse en este desafío. Después, para la Iglesia, para su jerarquía, para sus instituciones y para su personal pastoral, podrían llegar el rechazo y el abandono, la distancia y la indiferencia, así como el resentimiento. Ya se ha visto en varios países del mundo donde los católicos se han convertido en minoría tras los escándalos de pedofilia.
Además de las investigaciones, los informes, las quejas y las condenas de todo tipo, debemos actuar con prontitud para detener los abusos que están ocurriendo ahora, ahora y no hace décadas. En este desafío, hay dos necesidades inmediatas y prioritarias: claridad cristalina y urgencia apremiante. No hay tiempo que perder. No hay excusas. El argumento ampliamente utilizado en el pasado, pero también hoy, “es mejor estar en silencio para no dañar la imagen de la Iglesia” es un “terrible sofisma”, dijo el arzobispo irlandés, Mons. Diarmuid Martin.
Si la prensa es sincera, puede hacer un gran aporte abandonando la hipocresía con la que se ha comportado una parte importante de los medios, en muchos países, durante años. No se puede aceptar hoy que, cuando el caso Marcial Maciel se convirtió en un bubón en toda regla y ya no es posible esconderlo, numerosos periodistas usaron y siguen usando como defensa: ‘Nunca he escuchado nada al respecto’. Sin embargo, hubo quejas sobre los crímenes del fundador mexicano de los Legionarios de Cristo en el Vaticano ya en 1942 y luego una segunda ola en 1956.
La prensa es un aliado de la Iglesia en esta lucha y, por tanto, la Iglesia debe aceptar la ayuda que los medios de comunicación puedan brindar para apoyar su compromiso. Para los periodistas, la ética los obliga a decir la verdad y el uso de la definición ‘católico o católico’ para justificar la manipulación de la verdad no está éticamente permitido. Quienes luchan contra la pedofilia deben recordar siempre que los pedófilos temen a la prensa más que al infierno.
Al monitorear decenas y decenas de periódicos y sitios de noticias todos los días, en diferentes idiomas, de todos los continentes y países, “Il sismografo” registra varios casos, denuncias, relatos, juicios, en los que periódicamente hay un sacerdote, con nombre y apellido, involucrado en actos graves de pedofilia y pornografía infantil. No abordar esta realidad con prontitud, transparencia, severidad y valentía causará más daño a la Iglesia. 
Las reflexiones de Benedicto XVI sobre los católicos de Irlanda no deben olvidarse nunca:
Ciertamente, entre los factores contribuyentes podemos enumerar:
* procedimientos inadecuados para determinar la idoneidad de los candidatos al sacerdocio y la vida religiosa; 
* insuficiente formación humana, moral, intelectual y espiritual en seminarios y noviciados; 
* una tendencia en la sociedad a favorecer al clero y a otras figuras de autoridad
* y una preocupación inapropiada por el buen nombre de la Iglesia y a evitar los escándalos,
que han resultado en la falta de aplicación de las penas canónicas vigentes y la falta de protección de la dignidad de la Iglesia de cada persona.
Es necesaria una acción urgente para abordar estos factores, que han tenido consecuencias tan trágicas para la vida de las víctimas y sus familias y han oscurecido la luz del Evangelio hasta un punto en el que ni siquiera siglos de persecución les han llegado
(Carta – 19 de marzo de 2010)
LB/RC/ilseismografo”.
sábado 13 de noviembre de 2021.
ROMA, Italia.
[1] Mensaje del Papa Francisco en la Conferencia “Promoción de la protección de los niños en el momento del Covid-19 y más allá”

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *