IGLESIA EN MOVIMIENTOLa auténtica “Sinodalidad no es admitir una pluralidad de verdades, sino aceptar que solo hay una Verdad”.

ACNnoviembre 10, 2021

Un sacerdote madrileño, Jesús Silva Castignani, al que alguna vez hemos traído a estas páginas, ha publicado una reflexión en las redes sociales, donde cuenta con miles de seguidores, en la que se pregunta qué es la sinodalidad ―o lo que debería ser― en vistas al Sínodo sobre esta temática que se está celebrando en todas las diócesis del mundo.

¿Qué es realmente la sinodalidad?”, se pregunta el sacerdote al comienzo de su publicación. “Ha estado siempre en la esencia de la Iglesia. Sínodo significa «caminar juntos». El cristianismo fue definido como «Camino» en los Hechos de los Apóstoles; los cristianos eran «seguidores del Camino». La palabra griega para «camino» es hódos”, explica Silva.

Esta palabra, aclara el clérigo, “significa camino en sentido literal: el medio por el que se avanza hacia una meta”. Y cuál es la meta, se pregunta: Cristo, responde. “Él es el Camino hacia sí mismo como meta, que es la Verdad y la Vida (s. Agustín). Sínodo es caminar juntos hacia Cristo, que es la Verdad”, indica Silva.

Hódos significa también «modo de vivir» en sentido moral, continúa el sacerdote. “Los cristianos eran seguidores del Camino porque seguían las enseñanzas morales del Evangelio. Iban por el «buen camino», por la senda estrecha que lleva a la salvación: la Ley de Dios, la ley del amor”, señala.

Sínodo, por lo tanto, “significa vivir juntos la moral evangélica, ayudándonos a cumplirla, sin rebajarla o acomodarla”. “La senda es estrecha, y por ello debemos ayudarnos a ir por ella, y llevar a otros a esa senda, para que no se pierdan”, asegura el párroco madrileño.

“¿Y a dónde lleva esa senda? A la Verdad y a la Vida. Sínodo es caminar juntos guiados por la verdad, que es Cristo. La verdad no es opinable ni mudable, el Evangelio no cambia, y la ley moral, que se desprende del amor, es inmutable”, aclara.

Solo caminando juntos conforme a la Verdad, tendremos la Vida, ya que «la verdad os hará libres». Sínodo es caminar juntos por Cristo, el Camino, viviendo conforme a la Verdad para tener Vida”, manifiesta.

A ese Camino “invitamos a los no creyentes”, para que “abandonen la senda de la perdición y se conviertan a la verdad”, sigue Silva. “Juntos, como Iglesia, damos testimonio de la verdad a los que andan descarriados para que la reconozcan y cambien de vida y así sean felices. Esto es sinodalidad”, asegura el sacerdote.

El párroco advierte entonces sobre lo que no es sinodalidad: “no es escuchar a los que andan por otros caminos para llegar a un acuerdo; es escucharles para después dialogar y tratar de persuadirles para que abandonen los caminos que no llevan a la vida y abracen la fe en Cristo, único camino al Padre”.

  • Sinodalidad no es aceptar una moral contra la del Evangelio o la enseñanza de la Iglesia por el mero hecho de que la defiendan algunos cristianos. El Camino, la moral cristiana, es la que es. Caminar juntos implica vivir juntos esta moral, no pretender cambiarla”.

 

  • Sinodalidad no es admitir una pluralidad de verdades, sino aceptar que solo hay una Verdad y solo hay un Camino para llegar a ella, e invitar a los no creyentes a que abracen está verdad única y así tengan Vida eterna”.

 

  • Sinodalidad no es decirle al mundo que lo que hace está bien y que no pasa nada; es iluminar desde la verdad lo errado de los caminos que llevan lejos de Dios y de la Verdad, para que los extraviados puedan volver al buen Camino”.

 

  • Sinodalidad no es votar democráticamente lo que la Iglesia debe hacer o enseñar, sino acercarse a cada ser humano en sus circunstancias y su lenguaje para mostrarle la única Verdad, que no está al arbitrio de las modas de los tiempos”.

 

  • Sinodalidad no es acercarse a la gente sin que nos importe su modo de vida, sino sabiendo que el único modo de vida que lleva a la salvación es la moral evangélica, el seguimiento de Cristo, la aceptación de la Verdad por la fe; y anunciándolo así a todos”.

Finalmente, Silva anima a aprovechar el sínodo para lo que es: “redescubrir a Cristo como único Camino, su palabra como única Verdad, y su moral como única Vida, y ofrecérselo así a los hombres de nuestro tiempo para que caminen junto con nosotros al cielo”.

 

Infovaticana.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *