EL MUNDOIGLESIA EN MOVIMIENTOOponerse por todos los medios a las tentaciones de seducir e inducir, pide el papa para evitar el abuso infantil

ACNnoviembre 4, 2021
Publicamos a continuación el Mensaje que el Santo Padre Francisco envió a los participantes en la Conferencia “Promover la protección de la infancia en el momento del Covid-19 y más allá”, organizada por la Comunidad Papa Juan XXIII con la Acción Católica Italiana y el Centro Deportivo Italiano, en colaboración con el Centro de Victimología y Seguridad de la Universidad de Bolonia, que tiene lugar hoy en Roma, en la Sala San Pio X:

Mensaje del Santo Padre

¡Queridos hermanos y hermanas!

Dirijo mi saludo a todos los que participan – presenciales y a distancia – en la Conferencia “Promoción de la protección de la infancia en el momento del Covid-19 y más allá”, organizada por la Comunidad Papa Juan XXIII con la Acción Católica Italiana y el Deporte Italiano. Center, en colaboración con el Centro de Victimología y Seguridad de la Universidad de Bolonia. Saludo con gratitud a los representantes del Parlamento Europeo e Italiano y de otras instituciones, en particular la Policía Postal.

Como decía en la Carta al Pueblo de Dios (20 de agosto de 2018), “mirando al futuro, todo lo que se hace para dar vida a una cultura capaz de evitar que tales situaciones no sólo vuelvan a ocurrir, sino que no encuentre espacio para estar”. cubierto y perpetuado ». Ustedes se encuentran hoy reflexionando juntos y cosechando los frutos de dos años de escucha, investigación y capacitación. Este trabajo partió “desde abajo”, como expresión de la participación activa del pueblo de Dios en el camino de conversión personal y comunitaria. Un camino que como Iglesia estamos llamados a emprender todos juntos, urgidos por el dolor y la vergüenza por no haber sido siempre buenos guardianes protegiendo a los menores que nos fueron confiados en nuestras actividades educativas y sociales.

Este proceso de conversión requiere urgentemente una formación renovada de todos aquellos que tienen responsabilidades educativas y trabajan en ambientes con menores, en la Iglesia, en la sociedad, en la familia. Sólo así, con una acción sistemática de alianza preventiva, será posible erradicar la cultura de la muerte de la que son portadoras todas las formas de abuso, sexual, de conciencia, de poder.

Si el abuso es un acto de traición a la confianza, que condena a muerte a quienes lo padecen y genera profundas grietas en el contexto en el que ocurre, la prevención debe ser un camino permanente para promover una confiabilidad siempre renovada y cierta hacia la vida y la vida. futuro, en el que los menores deben poder contar. Y esto nosotros, como adultos, estamos llamados a garantizarlos, redescubriendo la vocación de “artesanos de la educación” y esforzándonos por ser fieles a ella. Esto significa fomentar la expresión de los talentos de quienes acompañamos; respetar los tiempos, la libertad y la dignidad; oponerse por todos los medios a las tentaciones de seducir e inducir, que sólo aparentemente pueden facilitar las relaciones con las generaciones más jóvenes.

Miro con confianza y esperanza, en particular, a los muchos jóvenes que se han formado en este Proyecto suyo. Son sobre todo ellos quienes nos piden un paso decisivo de renovación ante las heridas del abuso encontradas en sus compañeros. Recuerdo la expresión de san Pablo VI: “jóvenes apóstoles de los jóvenes” (cf. Exhortación Apostólica Evangelii Nuntiandi , 72), y creo que también se puede implementar en este sentido, como cercanía fraterna y solidaria. El aporte de los jóvenes, entonces, será precioso para reconocer situaciones de riesgo y para recordar con valentía a toda la comunidad su responsabilidad de salvaguardar a los menores, de revisar la forma de relacionarse con las generaciones más jóvenes, para que puedan volver a velar por su belleza. .para encontrarse, hablar, jugar y soñar.

A los adultos que han compartido este camino con los jóvenes, deseo seguir siendo creíbles, es decir, responsables en su cuidado y coherentes en su testimonio. Que sean promotores y custodios de una renovada alianza educativa entre generaciones y entre los diferentes contextos de crecimiento de los menores, capaz de estimular una conexión generativa y protectora entre ellos, especialmente en este complejo momento de pandemia.

Finalmente, como asociaciones de laicos, os exhorto a perseverar en esta acción de formación para la corresponsabilidad, el diálogo y la transparencia. La protección de los menores es cada vez más concretamente una prioridad ordinaria en la acción educativa de la Iglesia; es la promoción de un servicio abierto, confiable y autoritario, en firme contraste con cualquier forma de dominación, desfiguración de la intimidad y silencio cómplice.

Queridos hermanos y hermanas, os deseo un fructífero encuentro, que será una base sólida para seguir juntos al servicio de la infancia y la juventud, las familias y toda la comunidad eclesial y civil. Les aseguro mis oraciones y los bendigo de corazón.

Roma, San Giovanni in Laterano, 21 de octubre de 2021

FRANCIS

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *