AméricaIGLESIA EN MOVIMIENTOEl Papa se reúne con el jefe de una orden plagada de escándalos que lucha por la reforma

ACNnoviembre 1, 2021

El Papa Francisco se reunió el sábado con el líder de un grupo laico peruano plagado de escándalos; una reunión que se produce en medio de más quejas de ex miembros y mientras la comunidad está reformulando sus constituciones de gobierno.

El sábado 30 de octubre, el Papa Francisco se reunió en privado en el Vaticano con el Padre José David Correa González, Superior General del Sodalitium Christianae Vitae (SCV), conocido coloquialmente en español como los Sodalitas . Ni el Vaticano ni el grupo han confirmado aún el contenido de la reunión, pero presumiblemente se refería a la revisión en curso del SCV luego de olas de escándalos que involucran cargos de abuso sexual, físico y psicológico.

Un portavoz del SCV le dijo a Crux que próximamente se publicará una declaración sobre la naturaleza de la reunión.

La reunión de Correa González con el Papa sigue a la visita de una comisión encargada de revisar los estatutos de la SCV a Roma a principios de este mes.

El SCV es uno de los grupos religiosos más conocidos y controvertidos de América Latina. Fue establecido en Perú en la década de 1970 por el laico Luis Fernando Figari, quien está acusado de abuso físico, psicológico y sexual contra miembros, incluidos menores. En 2017, Figari fue exiliado y el Vaticano le prohibió tener más contacto con miembros del grupo.

Durante décadas, la SCV disfrutó de la reputación de ser una comunidad de rápido crecimiento con la habilidad de atraer nuevas vocaciones jóvenes y entusiastas.

Sin embargo, los escándalos estallaron públicamente por primera vez en Perú en 2015 cuando los periodistas peruanos Paola Ugaz y Pedro Salinas – él mismo ex miembro del SCV y presunta víctima de su maltrato – fueron coautores del libro Half Monks, Half Soldiers que detalla años de abuso dentro del país. SCV.

Desde que los escándalos se hicieron públicos y Figari fue sancionada, el SCV ha estado intentando una reforma interna masiva bajo la dirección de líderes externos temporales designados por el Vaticano.

Esta reforma, que ha estado en proceso durante casi cinco años, incluye la reescritura completa de sus constituciones, que guían la organización, gobierno, liderazgo y disciplina de la comunidad, y definen su propósito y carisma único.

En una declaración del 29 de octubre , la SCV explicó el proceso para la reescritura de sus constituciones, que aún se encuentra en sus etapas iniciales.

Los miembros del SCV recibieron la orden de reescribir las constituciones de las autoridades del Vaticano que supervisan la reforma durante su V Asamblea General en Aparecida, Brasil, en 2019, durante la cual se eligió un nuevo liderazgo del SCV.

Las constituciones actuales de la SCV se remontan al 8 de julio de 1997, cuando fueron aprobadas por la Santa Sede.

En noviembre de 2020, Correa González en su calidad de superior general formó una Comisión de Revisión de las Constituciones del Sodalitium Christianae Vitae , quienes se encargan de releer el documento antiguo y redactar uno nuevo.

Esa comisión está dirigida por el Vicario General de la SCV, Juan Carlos Boldt, e incluye a los miembros de la SCV Fernando Vidal, Julio Egrejas, Aldo Giachetti, el Padre Daniel Cardó y el Padre Gonzalo Len.

En su declaración, la SCV describió el trabajo de la comisión como “orientar y coordinar” la revisión de las constituciones del grupo para expresar mejor el carisma de la comunidad, diciendo que “todos los miembros del Sodalicio participarán activamente” en el proceso.

Después de que se formara la comisión en noviembre del año pasado, ese mismo mes, la Congregación Vaticana para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica (CIVCSVA), que supervisa la SCV y otras comunidades similares, nombró al Padre jesuita Gianfranco Ghirlanda como Consultor para supervisar la proceso de revisión.

Lo asiste el padre franciscano Fray Guillermo Rodríguez, el delegado designado por el Vaticano que supervisa el gobierno de la SCV mientras llevan a cabo su reforma.

Según la SCV, su objetivo es tener las nuevas constituciones listas a tiempo para su VI Asamblea General a fines de 2024 para que puedan ser aprobadas por los delegados a la reunión. En caso de ser aprobado, el borrador se enviará a la CIVCSVA para su aprobación.

Los miembros de la comisión se reunieron en Roma para las reuniones iniciales del 5 al 12 de octubre, que el SCV describió como “días muy bendecidos con tiempo para la oración, la escucha, la reflexión, el diálogo y el trabajo conjunto”.

El 6 de octubre los miembros de la comisión se reunieron con el arzobispo José Rodríguez Carballo, secretario de la CIVCSVA, quien dijo que la SCV “alentó y bendijo este trabajo y resaltó la importancia de la revisión de las Constituciones en este momento de nuestra historia”.

Según el comunicado de la SCV, Rodríguez Carballo destacó que las nuevas constituciones deben ser breves y expresar con claridad cuál es el carisma del grupo y cómo vivirlo.

Durante su estancia en Roma, los miembros de la comisión también participaron en una conferencia titulada “Sociedades de vida apostólica: naturaleza, tipos y características distintas”, que fue dirigida por el padre Leonello Liedi, quien es funcionario de la CIVCSVA.

La reunión también se produce cuando el SCV se enfrenta a una mayor presión a medida que más ex miembros de varias ramas de la comunidad presentan quejas sobre diversas formas de abuso, incluso en las ramas de mujeres.

El SCV se ha enfrentado a un severo escrutinio en los últimos años no solo por los escándalos que rodearon a Figari y otros altos miembros, sino también por lo que algunos han descrito como el acoso legal a los periodistas que expusieron los escándalos.

En 2018, el arzobispo José Antonio Eguren Anselmi de Piura, Perú, quien es miembro del SCV, abofeteó tanto a Ugaz como a Salinas con cargos penales legales de difamación agravada por varios informes que habían hecho.

(En el sistema peruano, los ciudadanos privados pueden presentar cargos penales por varios delitos, incluida la presunta difamación).

Salinas finalmente fue declarado culpable y sentenciado a un año de prisión suspendida y una multa de alrededor de $ 24,000, pero Eguren Anselmi luego retiró sus quejas contra Salinas y Ugaz después de enfrentar una reacción violenta de los medios de comunicación y de la Iglesia, incluida una condena del gobierno. Conferencia episcopal peruana.

Ugaz ha continuado investigando al grupo, y durante años se ha estado preparando para lanzar un nuevo libro que detalla los delitos financieros; sin embargo, la publicación de su trabajo se ha retrasado debido a una avalancha de quejas legales de grupos o individuos asociados con el SCV que también acusan ella de difamación y cuyas acusaciones formales han retrasado más informes.

También ha habido numerosas denuncias derivadas de antiguos miembros de otro grupo establecido por Figari y que, por tanto, está adscrito a la SCV, las Siervas del Plan de Dios , o las Siervas del Plan de Dios, conocidas simplemente como las Siervas .

A diferencia de la SCV y su rama femenina, la Fraternidad Mariana de la Reconciliación , en inglés la Comunidad Mariana de Reconciliación, que son ambas sociedades laicas consagradas de vida apostólica, las Siervas son una orden religiosa, que visten el hábito tradicional y toman votos formales. .

Varios ex miembros de las Siervas se han quejado de abusos psicológicos similares, así como abusos de poder y autoridad, dentro de la comunidad, y se están preparando para presentar una queja formal ante el Vaticano.

A medida que se presentan más ex miembros de la familia SCV, el escrutinio público ha aumentado, al igual que la presión de las autoridades eclesiales peruanas, que están presionando por la disolución del grupo.

En una entrevista con Rosa María Palacios de Radio Peruana Santa Rosa el año pasado, el cardenal peruano Pedro Barreto, quien es una estrella en ascenso en la iglesia latinoamericana y quien es cercano al Papa Francisco, dijo: “Mi opinión personal, que creo que es compartida para algunos, es que insisto en que esta organización religiosa se disuelva y que a los que están dentro se les ayude definitivamente a vivir con autenticidad de vida ”.

“Este es un tema sobre el que compartimos completamente (opiniones) como presidencia de la conferencia episcopal”, dijo.

Barreto indicó que la dirección de la conferencia episcopal peruana había estado en contacto con el Vaticano sobre la posible disolución de la SCV, pero dijo que a los funcionarios les resultaba difícil seguir adelante.

“No es que no lo quieran, pero no ven la manera de exigirlo”, dijo, y señaló que hasta hace poco, había reglas claras en el derecho canónico para tratar con el clero que abusó, pero casi nada para laicos o movimientos laicos.

A principios de este verano, el Vaticano publicó una versión recientemente revisada de su código penal, que incluía nuevas disposiciones para los religiosos y laicos no ordenados, como un catequista o el jefe de un movimiento laico, como Figari.

Si bien el futuro del SCV aún es incierto, la reciente reunión en Roma de la comisión para revisar sus constituciones parece implicar que el Vaticano aún no está listo para suprimirlo. Sin embargo, la reunión de González con el Papa este fin de semana es una clara indicación de que cualquiera que sea su estado actual, están siendo vigilados.

 

 Elise Ann Allen.

CRUXNOW.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *