FORMACIÓN RELIGIOSA«Políticos católicos que violan la ley moral y comulgan cometen sacrilegio»: Cardenal Burke

ACNoctubre 29, 2021

En la próxima reunión de noviembre, los obispos de los Estados Unidos considerarán la aplicación del Canon 915 del Código de Derecho Canónico: “Aquellos que hayan sido excomulgados o interceptados después de la imposición o declaración de la pena, y otros que perseveren obstinadamente en manifiesta grave el pecado, no debe ser admitido en la Sagrada Comunión ”.

Por este motivo, el cardenal Burke ha publicado una carta para compartir algunas reflexiones «como una ayuda para todos nosotros para abordar ahora y en el futuro un asunto tan crítico, un asunto de vida o muerte para los no nacidos y de salvación eterna para los políticos católicos involucrados, en mi tierra natal, como en otras naciones.

A continuación, la carta completa del cardenal Burke:

¡Alabado sea Jesucristo!

Queridos hermanos y hermanas en Cristo,

Durante los últimos meses, la intención de la Iglesia en los Estados Unidos de América ha estado muy presente en mis oraciones. En su próxima reunión de noviembre, los obispos de los Estados Unidos considerarán la aplicación del Canon 915 del Código de Derecho Canónico: “Aquellos que hayan sido excomulgados o interceptados después de la imposición o declaración de la pena y otros que perseveren obstinadamente en manifiesta grave el pecado no debe ser admitido en la Sagrada Comunión ”. [1] Sus deliberaciones abordarán, en particular, la situación a largo plazo y gravemente escandalosa de los políticos católicos que persisten en apoyar y promover programas, políticas y leyes en grave violación de la mayoría preceptos fundamentales de la ley moral, mientras que, al mismo tiempo, pretenden ser católicos devotos, especialmente presentándose para recibir la Sagrada Comunión. Al orar por los obispos y por mi patria, los Estados Unidos de América, he pensado cada vez más en la experiencia de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos hace más de 17 años, en su reunión de verano en Denver en junio de 2004, al abordar el mismo problema. Es una experiencia que viví intensamente.

He considerado importante ofrecer las siguientes reflexiones como una ayuda para todos nosotros para abordar ahora y en el futuro un asunto tan crítico, un asunto de vida o muerte para los no nacidos y de salvación eterna para los políticos católicos involucrados, en mi tierra natal. , como en otras naciones. Había querido ofrecer estas reflexiones mucho antes, pero la recuperación de las recientes dificultades de salud impidió la redacción de estas reflexiones hasta ahora.

El contexto de la reunión de junio de 2004 de los obispos de los Estados Unidos fue la campaña del senador John Kerry a la presidencia de los Estados Unidos. El senador Kerry afirmó ser católico y, al mismo tiempo, apoyaba y promovía el aborto a pedido en la nación. En ese momento, yo era Arzobispo de Saint Louis (nombrado el 2 de diciembre de 2003 e instalado el 26 de enero de 2004). Como había sido mi práctica como obispo de La Crosse (nombrado el 10 de diciembre de 1994 e instalado el 22 de febrero de 1995), amonesté al senador Kerry a no presentarse a recibir la Sagrada Comunión porque, después de haber sido debidamente amonestado, persistió en el pecado objetivamente grave de promover el aborto obtenido directamente. No fui el único obispo que lo amonestó así.

Desde el momento de mi primer ministerio episcopal en la Diócesis de La Crosse, había enfrentado la situación de los políticos que se presentaban como católicos practicantes y, al mismo tiempo, apoyaban y avanzaban programas, políticas y leyes en violación de la ley moral. Como obispo nuevo y relativamente joven, hablé con los hermanos obispos, especialmente uno de los sufragáneos mayores de mi provincia eclesiástica, sobre varios legisladores católicos de la diócesis de La Crosse que se encontraban en esta situación. La respuesta común de los hermanos obispos fue la expectativa de que la Conferencia de Obispos finalmente abordaría la cuestión.

Conociendo mi obligación moral en un asunto de tan graves consecuencias, definido en el can. 915, comencé a contactar a los legisladores de la Diócesis de La Crosse, pidiendo reunirme con ellos para discutir la total incoherencia de su posición con respecto al aborto provocado con la fe católica que profesaban. Lamentablemente, ninguno de ellos estaba dispuesto a reunirse conmigo. Uno mantuvo cierta correspondencia conmigo, insistiendo en que su posición respecto al aborto era coherente con la fe católica, siguiendo el consejo erróneo presentado por ciertos profesores disidentes de teología moral, adherentes a la escuela herética del proporcionalismo, en una cumbre celebrada en el Hyannisport. compuesto de la familia Kennedy en el verano de 1964. La documentación de la reunión se encuentra en un libro de Albert R.

En cuanto a la negativa de los legisladores a reunirse conmigo, debo señalar que encuentro, en el mejor de los casos, ingenuo el estribillo común de que lo que se necesita es más diálogo con los políticos y legisladores católicos en cuestión. En mi experiencia, no están dispuestos a discutir el asunto porque la enseñanza de la ley natural, que necesariamente es también la enseñanza de la Iglesia, está fuera de discusión. En algunos casos, también he tenido la fuerte impresión de que no estaban dispuestos a discutir el asunto porque simplemente no estaban dispuestos a que sus mentes y corazones cambiaran. La verdad es que el aborto provocado es la destrucción consciente y voluntaria de una vida humana.

Cuando era arzobispo de Saint Louis, un legislador católico accedió a reunirse conmigo, aunque, como también lo atestigua su párroco, no se presentaba para recibir la Sagrada Comunión. Comenzó la reunión mostrándome una foto de su familia. Según recuerdo, su esposa y él tuvieron cuatro hijos. A medida que avanzaba nuestra conversación, le pregunté cómo, habiéndome mostrado con tanto orgullo la foto de sus hijos, podía votar regularmente a favor de matar bebés en el útero. Inmediatamente bajó la cabeza y dijo: “Está mal. Sé que está mal «. Si bien lo urgía a actuar de acuerdo con su conciencia, que acababa de expresar, tuve que admirar el hecho de que, al menos, admitiera el mal en el que estaba involucrado y no trató de presentarse ante mí como un católico devoto. . En cuanto a la realidad objetiva de la práctica del aborto como la más grave violación del primer precepto de la ley natural, que salvaguarda la inviolabilidad de la vida humana inocente e indefensa, no hay de qué dialogar. El tema del diálogo debe ser la mejor manera de prevenir tal mal en la sociedad. Tal prevención nunca puede implicar la promoción real del mal.

Con el anuncio de mi traslado de la Diócesis de La Crosse a la Arquidiócesis de Saint Louis el 2 de diciembre de 2003, la prensa secular viajó a la Diócesis de La Crosse, con el fin de encontrar material para la creación de una imagen negativa del nuevo Arzobispo antes de su llegada a la Arquidiócesis. Mientras que, antes de mi traslado, no hubo discusión pública de mis intervenciones pastorales con los legisladores en cuestión, como es del todo apropiado, el asunto se hizo público ahora en diciembre de 2003 y enero de 2004. Al plantear la cuestión de la aplicación del can. 915 ante el cuerpo de obispos en su reunión de junio de 2004, la acción pastoral que había emprendido en la Diócesis de La Crosse y que estaba comenzando a tomar en la Arquidiócesis de San Luis fue puesta en grave duda. Para ilustrar el hecho, durante una pausa en la reunión, Encontré, en una escalera, a uno de los miembros eminentes de la Conferencia de Obispos, que me señaló con el dedo y me dijo: No se puede hacer lo que ha estado haciendo sin la aprobación de la Conferencia de Obispos. Para ser claros, otros obispos estaban siguiendo una acción pastoral similar. Respondí a su declaración señalando que, cuando muera, compareceré ante el Señor para dar cuenta de mi servicio como obispo, no ante la Conferencia de Obispos.

Aquí, debo señalar que la acción pastoral emprendida no tuvo nada que ver con interferir en la política. Estaba dirigido a salvaguardar la santidad de la Sagrada Eucaristía, a la salvación de las almas de los políticos católicos en cuestión, que estaban pecando gravemente no solo contra el Quinto Mandamiento, sino que también estaban cometiendo sacrilegio al recibir indignamente la Sagrada Comunión, y a la prevención del grave escándalo causado por ellos. Cuando intervine pastoralmente con los políticos católicos, lo hice de una manera apropiadamente confidencial. Ciertamente, no le di publicidad al asunto. Fueron más bien los políticos quienes encontraron útil presentarse como católicos practicantes, con la esperanza de atraer los votos de los católicos, quienes publicitaron el asunto con un fin político.

La discusión durante la reunión de junio de 2004 fue difícil e intensa. Sin entrar en los detalles de la discusión, aparentemente no hubo consenso entre los obispos, aunque sí entre algunos de los obispos más influyentes el deseo de evitar cualquier intervención con políticos católicos que, según la disciplina del can. 915, no debe ser admitido para recibir la Sagrada Comunión. En última instancia, el presidente, el entonces obispo Wilton Gregory de la diócesis de Belleville, remitió el asunto a un grupo de trabajo sobre obispos católicos y políticos católicos bajo la presidencia del entonces cardenal Theodore McCarrick, quien se opuso claramente a la aplicación del can. 915 en el caso de políticos católicos que apoyan el aborto provocado y otras prácticas que violan gravemente la ley moral. El Grupo de Trabajo estaba compuesto por un grupo de obispos con opiniones encontradas sobre el tema. En cualquier caso, con el tiempo, el Grupo de Trabajo fue olvidado y la Conferencia de Obispos dejó sin abordar el tema crítico. Cuando el obispo Gregory anunció el grupo de trabajo, el obispo sentado a mi lado observó que ahora podíamos estar seguros de que no se abordaría el problema.

En el contexto de recordar la reunión de Denver de la Conferencia de Obispos de los Estados Unidos en junio de 2004, es importante para mí relatar otras dos experiencias personales relacionadas.

Primero, en la primavera de 2004, mientras estaba en Washington, DC, para actividades pro-vida, me reuní en privado durante cuarenta y cinco minutos con uno de los funcionarios de más alto rango en el gobierno federal, un cristiano no católico que manifestó gran respeto por la Iglesia Católica. En el curso de nuestra conversación, me preguntó si, en vista de las graves dificultades de salud del Papa San Juan Pablo II, la elección de un nuevo Papa podría significar un cambio en la enseñanza de la Iglesia sobre el aborto provocado. Expresé cierta sorpresa por su pregunta, explicando que la Iglesia nunca puede cambiar su enseñanza sobre el mal intrínseco del aborto provocado porque es un precepto de la ley natural, la ley escrita por Dios en cada corazón humano.

La conversación en cuestión fue un testimonio elocuente del grave escándalo causado por tales políticos católicos. De hecho, han contribuido de manera significativa a la consolidación de una cultura de la muerte en los Estados Unidos, en la que el aborto provocado es simplemente un hecho de la vida diaria. El testimonio de la Iglesia Católica de la belleza y la bondad de la vida humana, desde su primer momento de existencia, y la verdad de su inviolabilidad se ha visto gravemente comprometida hasta el punto de que los no católicos creen que la Iglesia ha cambiado o cambiará lo que es, en de hecho, una enseñanza inmutable. Mientras que la Iglesia, cumpliendo la misión de Cristo, su Cabeza, para la salvación del mundo, se opone totalmente al ataque a la vida humana inocente e indefensa, la Iglesia católica en los Estados Unidos parece aceptar la práctica aborrecible,

En este sentido, me han dicho que el argumento de la verdad sobre la vida humana es a menudo ineficaz, ya que la cultura no tiene en cuenta la verdad objetiva, exaltando las opiniones del individuo, sin importar cuán contrarios a la razón correcta puedan ser. Quizás, el enfoque adoptado para ayudar a las madres y los padres a contemplar el aborto debería adoptarse en una escala más amplia, es decir, la visualización de una ecografía de la diminuta vida humana al principio. En mi experiencia, cuando las madres y los padres que piensan en procurar un aborto ven, en primer lugar, tal ultrasonido, la gran mayoría de ellos no procede al aborto. La imagen visible de la belleza y la bondad de la vida humana los convence de la maldad del aborto. Estos ultrasonidos deben ser fácilmente visibles,

El segundo evento tuvo lugar durante mi visita a Roma a finales de junio y principios de julio de 2004, para recibir de manos del Papa Juan Pablo II el palio del Arzobispo Metropolitano de San Luis. Dada la difícil experiencia del encuentro en Denver, a principios del mes de junio, se me aconsejó que visitara la Congregación para la Doctrina de la Fe, para estar seguro de que mi práctica pastoral era coherente con la enseñanza y la práctica de la Iglesia. Fui recibido en audiencia por el entonces Prefecto de la Congregación, Su Eminencia, el Cardenal Joseph Ratzinger, y el entonces Secretario de la Congregación, el Arzobispo, ahora Cardenal, Angelo Amato, y un funcionario de habla inglesa de la Congregación. El cardenal Ratzinger me aseguró que la Congregación había estudiado mi práctica y no encontró nada objetable en ella. Solo me advirtió que no apoyara públicamente a los candidatos a cargos públicos, algo que, de hecho, nunca había hecho. Expresó cierta sorpresa ante mis dudas al respecto, dado uncarta que había escrito a los obispos de los Estados Unidos, que había abordado la cuestión a fondo. Me preguntó si había leído su carta. Le dije que no había recibido la carta y le pregunté si podía proporcionarme una copia. Él sonrió y me sugirió que lo leyera en un blog popular, pidiéndole al funcionario de habla inglesa que hiciera una fotocopia del texto tal como aparecía en su totalidad en el blog. [3]

La carta en cuestión expone de manera autorizada la enseñanza y la práctica constantes de la Iglesia. El hecho de no distribuirlo a los obispos de los Estados Unidos ciertamente contribuyó a que los obispos en junio de 2004 no tomaran las medidas adecuadas en la implementación del can. 915. Ahora, me dicen que se sostiene que la carta era confidencial y, por tanto, no puede ser publicada. Lo cierto es que se publicó, ya a principios de julio de 2004, y que claramente al Prefecto de la Congregación, autor de la misma, no le molestó en absoluto el hecho.

Han pasado diecisiete años desde la reunión de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos en Denver durante el mes de junio de 2004. La cuestión más grave de la aplicación del can. 915 del Código de Derecho Canónico a los políticos católicos que apoyan y promueven programas, políticas y legislación en grave violación de la ley natural, aparentemente sigue siendo una cuestión para la Conferencia de Obispos. De hecho, la obligación del obispo individual es una cuestión de disciplina universal de la Iglesia, en lo que respecta a la fe y la moral, sobre la cual la Conferencia de Obispos no tiene autoridad. De hecho, varios obispos han entendido su deber sagrado en este asunto y están tomando las medidas adecuadas. Una Conferencia Episcopal cumple un importante papel de apoyo al Obispo Diocesano, pero no puede reemplazar la autoridad que le corresponde propiamente.

El trabajo de la Conferencia de Obispos es ayudar a los Obispos individuales en el cumplimiento de su deber sagrado, de acuerdo con el can. 447 del Código de Derecho Canónico: “Una conferencia de obispos, una institución permanente, es un grupo de obispos de alguna nación o territorio que ejercen conjuntamente determinadas funciones para los fieles cristianos de su territorio con el fin de promover el bien mayor que el La Iglesia ofrece a la humanidad, especialmente a través de formas y programas de apostolado convenientemente adaptados a las circunstancias del tiempo y del lugar, según la norma del derecho ”. [5] Lo que corresponde más a la promoción del“ bien mayor que la Iglesia ofrece a humanidad ”que la salvaguarda y promoción de la vida humana creada a imagen y semejanza de Dios, [6] y redimida por la Preciosísima Sangre de Cristo, Dios Hijo Encarnado,

Los invito a orar conmigo por la Iglesia en los Estados Unidos de América y en todas las naciones, para que, fiel a la misión de Cristo, su Esposo, sea fiel, límpida e intransigente en la aplicación del can. 915, defendiendo la santidad de la Sagrada Eucaristía, salvaguardando las almas de los políticos católicos que violarían gravemente la ley moral y aún se presentarían para recibir la Sagrada Comunión, cometiendo sacrilegio y previniendo el más grave escándalo causado por el incumplimiento de la norma

Que Dios los bendiga a ustedes y a sus hogares. Oren por mí y especialmente por la recuperación de mi salud.

Suyo en el Sagrado Corazón de Jesús y en el Inmaculado Corazón de María,
y en el Purísimo Corazón de San José,

 

Raymond Leo Cardenal Burke

28 de octubre de 2021
Fiesta de los Santos Simón y Judas, Apóstoles

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *