AsiaIGLESIA EN MOVIMIENTOCatólicos rusos quieren recuperar su iglesia: acusan de corrupción a eclesiásticos que la venden

ACNoctubre 25, 2021

Protestan contra la venta de la iglesia de los Santos Pedro y Pablo. En 2017, el arzobispado consiguió la restitución parcial del complejo. Acusan a la Curia de querer vender las salas laterales para pagar sus deudas y no para recuperar el núcleo histórico del lugar de culto.

Los católicos moscovitas publicaron una carta abierta en Facebook dirigida al arzobispo Paolo Pezzi y a todas las autoridades eclesiásticas locales, incluido el nuncio apostólico Giovanni D’Aniello. En la misiva, los creyentes protestan por la venta de la iglesia de los Santos Pedro y Pablo. Es la principal iglesia católica histórica de la capital; el complejo de edificios, utilizado por particulares para actividades comerciales, había sido solicitado por los católicos desde la década de 1990, y finalmente fue devuelto parcialmente en 2017. Sin embargo, la curia moscovita puso en venta la propiedad con fines que no se han aclarado a fondo.

La iglesia de los Santos Pedro y San Pablo se encuentra en el centro de Moscú, a unos cien metros de San Luis de los Franceses, la iglesia que fue devuelta a Francia en 1992 y ahora acoge celebraciones de muchas comunidades. En una carta fechada el 20 de octubre, los católicos locales pidieron que se les permitiera volver a la histórica iglesia, construida a mediados del siglo XIX gracias a los esfuerzos de santos como el médico alemán Friedrich Haass, el fundador de los hospitales públicos de Rusia en la era moderna -y cuyo proceso de beatificación está en curso.

El proceso de restitución afecta a cuatro edificios que, según la legislación rusa, deben ser devueltos a los católicos. La decisión de 2017 se refería a las partes secundarias del complejo, que podrían venderse para obtener el antiguo edificio de la iglesia propiamente dicho, ahora de propiedad privada. La curia local estaba inmersa desde 2016 en un pleito civil para obtener el derecho de compra del edificio principal, que finalizó el 2 de abril de 2021 y otorgó a la iglesia el derecho a rescatar todo el complejo eclesiástico. Desde entonces, hay polémica en la comunidad católica y acusaciones contra las autoridades eclesiásticas de querer vender los edificios recuperados tras muchos sacrificios y oraciones de todos los feligreses.

Ahora está a punto de comenzar otro juicio en el que están implicados el arzobispado católico de Moscú, encabezado por monseñor Pezzi, otros funcionarios de la curia y la empresa contratada para llevar a cabo el procedimiento de restitución, cuyo acuerdo es impugnado por la jerarquía católica de la capital. Mientras tanto, los feligreses y los sacerdotes ya han sido admitidos en algunas instalaciones de la histórica iglesia moscovita, pero podría haber un escándalo interno entre la curia y las empresas implicadas en el asunto.

El administrador parroquial, mons. Igor Kovalevsky, dimitió inmediatamente después del decreto de restitución de los edificios, creyendo que su misión había terminado. Él también publicó su versión de los hechos en Facebook, y su desacuerdo con el arzobispo sobre las soluciones al asunto. De hecho, los católicos moscovitas se sienten abandonados, ya que las dos únicas iglesias oficialmente abiertas en Moscú son la iglesia “francesa” y la catedral “polaca” de la Inmaculada Concepción, construida en 1914 para la comunidad polaca,  cerrada inmediatamente por los soviéticos, y luego recuperada con dificultad en los años 90. Hay otras comunidades católicas en Moscú, pero como carecen de sede oficial, viven confinadas en casas y locales privados.

El arzobispado prometió tratar el asunto con máxima transparencia, pero los católicos de Moscú se quejan ahora de una grave falta de información. Se habla de una venta de las salas laterales del complejo por una suma cercana a los 5 millones de euros, con el objetivo de comprar después el edificio central de la iglesia, pero con la sospecha de que esta suma se utilizará para cubrir las deudas generales de la curia, que lleva años recibiendo poca ayuda exterior. El vicario general, monseñor Kirill Gorbunov, ha hecho declaraciones defendiendo las intenciones de la curia, señalando que “se necesitaba más discreción en este asunto”.

En realidad, el problema radica precisamente en la escasa información que brinda la curia arzobispal, lo que da lugar a suspicacias y comentarios muy resentidos por parte de los católicos locales. Los fieles desean participar en las decisiones sobre las propiedades en cuestión, plena expresión del “renacimiento religioso” de los católicos rusos, que comenzó hace 30 años con entusiasmo. Quizás este renacimiento ahora está confinado en recintos demasiado estrechos para el potencial de la comunidad católica de Moscú, y de toda Rusia.

 

Por Vladimir Rozanskij.

MOSCÚ, Rusia.

AsiaNews.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *