COVID-19FORMACIÓN RELIGIOSACOVID: Estamos sumergidos en el miedo, olvidando que la fe nos libera de la esclavitud

ACNoctubre 23, 2021
La cultura occidental vive con miedo porque ha desarraigado la fe
” Covid nos hizo descubrir que “el rey está desnudo” y el hombre, después de haber abandonado a Dios, se encuentra sin referentes y mira al futuro con miedo.
” En esta fragilidad, el hombre siente que su corazón necesita ir más allá porque el don de la vida biológica no es suficiente para satisfacer el deseo de plenitud.
La fe es el secreto que nos libera del sinsentido al hacernos descubrir el sentido último de nuestra existencia y la del mundo, abriéndonos a un futuro de eternidad ”.

Nota: discurso de apertura del obispo Cavina en el Compass Day celebrado ayer, sábado 23 de octubre de 2021).

Publicamos a continuación la lectio magistralis pronunciada por el obispo emérito de Carpi, monseñor Francesco Cavina, en el Compass Day celebrado ayer en Palazzolo sull’Oglio en la Comunidad Shalom. En los próximos días publicaremos informes de invitados en el canal de Youtube de Compass. 

… No recibiste un espíritu esclavo para volver a caer en el miedo …

El miedo y la confianza son las formas en que nos relacionamos con la realidad. El miedo nos lleva a ver en la realidad, y por tanto también en Dios, una amenaza, algo o alguien que puede dañarnos o disminuirnos en nuestra humanidad, como por ejemplo, un enemigo, una enfermedad, hechos desfavorables. La confianza, por el contrario, ve en la realidad un regalo que es bueno para nuestra vida y, por tanto, que nos hace crecer.

La cultura occidental, en la que estamos inmersos, vive con miedo porque ha desarraigado la fe del corazón humano. Para lograr este objetivo siguió el camino del ateísmo práctico, proponiendo una concepción del hombre y una visión de la vida desprovista de toda referencia a la trascendencia. El hombre -este es el mensaje transmitido obsesivamente en las últimas décadas- se ha convertido ahora en un adulto porque la medicina, la ciencia, la tecnología, la economía pueden explicarlo todo y responder a las necesidades humanas. Dios, por tanto, ya no sirve para nada y, si alguna vez existiera, su presencia es irrelevante en la vida de las personas y de la sociedad en su conjunto. De esta forma el hombre quedó convencido – a pesar de las constantes negaciones – de que podía construir su paraíso en la tierra.

 

EL COVID HA REVELADO LA FRAGILIDAD

 

Esta visión del hombre, único defensor de su propio destino , fue puesta en crisis por un imprevisto que arrasó a toda la humanidad y, admitámoslo, incluso a la propia Iglesia: el covid. Este virus invisible nos hizo descubrir que “el rey está desnudo”. Es decir, el hombre, después de haber abandonado a Dios, se encontró aún más solo por su confianza en la ciencia – aunque los medios nos han alimentado hasta la saciedad: ” Yo creo en la ciencia”- ha entrado en una gran crisis debido a la diversidad de posiciones entre los llamados expertos. Cada científico tiene su propia teoría sobre cómo salir de la pandemia; cada médico su cura … ¿A quién creer? En quien confiar ¿A quién escuchar, ya que todos gritan su propia verdad y se burlan de los que piensan diferente? Y así la humanidad se encontró desprovista de puntos de referencia y mirando con temor su futuro. Y si nos detenemos un momento para reflexionar con honestidad, solo una persona ciega no puede reconocer que vivimos en una cultura dominada en gran parte por la muerte. Esta cultura de la muerte se manifiesta, por ejemplo, en la difusión de las drogas, la mentira, la injusticia, el desprecio por los demás y la solidaridad; se expresa en una sexualidad reducida a pura búsqueda del placer y que ha reducido al hombre a una cosa y un objeto.

Además, la falta de puntos de referencia, la privación de relaciones significativas ha provocado dolencias del alma y formas de depresión que, en la historia – en opinión de los estudiosos – nunca se habían registrado, y llevaron al hombre a escapar de la realidad, refugiándose en mundos ilusorios y ficticios. Una investigación llevada a cabo en Gran Bretaña revela que, como resultado del cierre y otras restricciones, alrededor de 1,5 millones de niños y jóvenes necesitan atención psiquiátrica. Italia es la nación europea donde se hace el mayor uso de psicofármacos. Los especialistas hablan de niños de cinco años que sufren ataques de ansiedad, incluso cuando juegan con sus compañeros, y de un aumento del acceso de los menores a urgencias por autolesiones. Esta dramática situación debe llevarnos a redescubrir el camino de la humildad y reconocer que es el hombre que no existe,una pasión inútil “(Sartre). Y estamos abandonados, solos, somos puntitos del tamaño de los espacios, a merced de un destino casi siempre cruel y despiadado.

La vida biológica, por tanto, se caracteriza por la fragilidad , la debilidad, la inconstancia, la contradicción. Pero el hombre siente que su corazón necesita ir más allá porque el don de la vida biológica no es suficiente para satisfacer el deseo de plenitud, de realización, de verdadera felicidad. Necesita saber que la vida, a pesar de los fracasos y la experiencia de la muerte, vale la pena vivirla. Este anhelo de sentido nos lleva a reconocer que en el corazón humano hay un deseo que nada ni nadie puede hacer desaparecer: el deseo de Dios. Por eso, lo que dice San Agustín es simplemente cierto, que los hombres estamos inquietos hasta que no hemos encontrado Dios.

El capítulo octavo de la Carta a los Romanos , del que se toma el tema de nuestra reflexión, es un himno a la tercera Persona de la Santísima Trinidad, el Espíritu Santo, ya su misión hacia nosotros. En el centro de esta canción está la afirmación: « Y no recibiste un espíritu de esclavo para volver a caer en el miedo, sino que recibiste el Espíritu que hace hijos adoptivos, por medio del cual gritamos: ‘¡Abba! ¡Padre!”“(Rom 8:15). Estas palabras del apóstol Pablo nos llevan a reconocer ante todo que el cristianismo no es una religión de miedo, sino de confianza y amor en Dios Padre que nos ama. Además, nos revelan que esta confianza filial, que es más fuerte que el miedo, no es fruto de un esfuerzo, de una decisión voluntaria, sino de una gracia, es decir, un don de Dios, que provoca en nosotros la los textos sagrados dicen, un nuevo nacimiento, una regeneración.

En efecto, el Espíritu Santo, don de Cristo resucitado , para liberarnos de la esclavitud del miedo, no se limita a darnos la virtud de la fortaleza, con la que es posible afrontar con valentía la adversidad y las pruebas de la vida, pero hace algo mucho más profundo. Su presencia en nosotros cambia nuestra naturaleza, nuestra identidad, nos establece en una nueva condición. Cuando el hombre está habitado por la presencia y acción salvífica divina, experimenta un cambio no psicológico sino real, se convierte en una nueva criatura en Cristo. De esclavos, dice San Pablo, nos convertimos en hijos e hijas de Dios.

LA ESCLAVITUD DEL MALIGNO
Pero, ¿de quién éramos esclavos?Del Maligno que, queriendo convertirse en dios de este mundo, se presenta con aparente belleza mientras en realidad es cruel y malvado porque su único propósito es la destrucción del hombre, como dice el evangelista san Juan. En el diablo no hay vida, solo muerte, vanidad, pobreza, ilusión y vacío. Pues nosotros, pobres criaturas, sometidos al pecado y a la muerte, con el don del Espíritu, somos elevados a la dignidad de hijos de Dios y puestos en una relación filial con Él, análoga a la de Jesús. Análogo porque somos hijos de Dios no tiene la plenitud de Jesús, pues nuestra filiación es diferente en origen y profundidad. Jesús es el Hijo eterno de Dios que se hizo carne, mientras que nosotros nos convertimos en hijos adoptados en Cristo. Este privilegio no está reservado a unos pocos, sino a todos, como enseña san Pablo en la Carta a los Efesios: Dios,nos escogió antes de la creación del mundo para ser santos e inmaculados ante él en amor, predestinándonos a ser hijos adoptivos para él por medio de Jesucristo ”(Ef 1, 4).

Esta “mutación” de nuestra identidad y nuestra condición, fruto del don del Espíritu Santo, se hace operativo por la fe y el sacramento del Bautismo, que son inseparables. El bautismo, de hecho, es el sacramento de la fe y la fe es un acto profundamente personal, que se caracteriza por un crecimiento, cada día, en la amistad de Jesús En los Evangelios encontramos muchos ejemplos de personas que creyeron en Cristo. Pensemos en la mujer que tuvo pérdida de sangre y con la esperanza de salvarse toca el manto del Señor (cf. Mt 9, 20-21); ella se confía totalmente a él y él le dice: “Tú eres salva, porque creíste” (cf. Mt 9, 22). Incluso al leproso dice: “Tu fe te ha salvado” (cf. Lc 17,19). Así que la fe, en un principio, es un encuentro personal, un tocar el manto de Cristo y dejarse tocar por él. La fe es vivir en relación con el Señor (Eucaristía, Confesión) para disfrutar de su amor y descubrir que la amistad con él hace la vida hermosa. Además, el conocimiento de Jesús, la confianza depositada en él, la comunión con él, nos permiten entrar en una relación vital con Dios Padre. De hecho, Dios puede ser visto, ha manifestado su rostro, se hace visible en Jesucristo. Solo en él vemos y encontramos al Creador y podemos invocarlo con el nombre de “Abbà, Padre ”.

La fe, por lo tanto, no es solo un acto personal de confianza., pero también un acto que tiene un contenido. En el Bautismo este contenido se manifiesta cuando el ministro del sacramento acompaña la infusión de agua al bautizado con las palabras: “Yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”. La fórmula trinitaria es el elemento esencial de la fe cristiana porque me lleva a reconocer que Cristo, a quien doy la vida, vive como Hijo del Padre en la unidad del Espíritu Santo y en la comunión de la gran familia de Dios, que es la Iglesia., de la cual muchos de sus miembros ya participan en la bienaventuranza del Paraíso. Un cristiano, por tanto, nunca está solo en la vida, no vive como un solitario, sino que siempre es necesariamente un hermano que vive unido a muchos otros hermanos, un ser que vive en unidad y solidaridad con todos los miembros del Cuerpo de Cristo. ,

Ahora bien, para que este fruto de la gracia , que llega inmerecidamente a mi vida, dé frutos de bien y de salvación, debe ser acogido en mi corazón por un camino de conversión. De hecho, Dios obra solo con nuestra libertad. El bautismo permanecerá de por vida, porque Dios ha puesto su sello en nuestras almas. Pero entonces es necesaria nuestra cooperación, la disponibilidad de nuestra libertad para decir ese “sí” que hace efectiva la acción divina. Dios es tan respetuoso con nuestra persona que desafía nuestra libertad, nos invita a cooperar con el fuego del Espíritu Santo. No podemos renunciar a esta libertad.

Nuestra filiación divina trae consigo dos efectos extraordinarios . La primera está expresada con estas palabras del Apóstol Pablo: habéis recibido un espíritu de hijos adoptivos a través del cual clamamos: «¡ Abba, Padre! “(Rom 8,16).

 

NO UN TIRANO, SINO UN PAPA

El cristiano, después de haber conocido a Cristo y habiendo escuchado su palabra, casi sufre una transferencia del mundo de Jesús a su propio corazón. Por lo tanto, puede dirigirse al Creador llamándolo “Abbà”. Este título, aunque lo pronunciemos en nuestros labios, no es una palabra humana, sino un grito que el Espíritu despierta en nosotros. Es la fuerza del Espíritu de Dios que, viviendo en nosotros, nos hace dignos y nos impulsa a llamar a Dios como “Abbà”. Dios ya no es un tirano al que temer, al que temer, sino que es “Abbà”. Esta palabra va mucho más allá del término “Padre” con el que se traduce. Indica una relación mucho más íntima y conmovedora que surge de la confianza. Esta es la razón que llevó a algunos a proponer traducir la palabra aramea “Abbà”, utilizada por el mismo Jesús, con “papá” o “papá”. Ahora bien, estas expresiones nos remontan a la época de la infancia. Nos recuerdan la imagen de un niño completamente envuelto en el abrazo de un padre que siente una ternura infinita por él. Por tanto, es una invitación a tener una relación con Dios similar a la de un niño en los brazos de su padre, de su padre.

Entendemos por qué Jesús coloca la infancia espiritual como condición para entrar al Reino de los Cielos, es decir, la confianza incondicional en nuestro “Padre” celestial. Sólo así nuestro corazón se liberará de esa suficiencia que muchas veces lo lleva a decir: “ Dios te ha abandonado. Dios se olvidó de ti ”. ¡No! Dios nunca nos olvida, incluso cuando nos encontramos en la más terrible oscuridad existencial. De hecho, justo cuando no podemos entender nada sobre nuestra vida y la vida del mundo, es el momento de confiarlo todo en Sus manos e invocar con sinceridad y confianza a “¡Papá!”. Y luego espera tu intervención.

Vivimos en una época donde la figura paternaprivado de su positividad, se ha vuelto casi ausente en la vida de un niño. Ahora bien, la ausencia del padre, el problema de un padre que no está presente en la vida del hijo dificulta la comprensión en su profundidad de la paternidad de Dios. La revelación bíblica, especialmente la vida de Cristo en su relación filial con Dios, nos ayuda a descubrir su significado e importancia. De Jesús aprendemos que cada uno de nosotros, cada hombre y cada mujer que viene al mundo es un milagro de Dios, es querido por Él y conocido personalmente por Él. Para Él no hay seres anónimos e impersonales, pero todos tenemos un nombre y Él nos conoce por nuestro nombre. Precisamente por eso se preocupa por nosotros. Se preocupa por ella hasta el punto de haber asumido nuestra carne y haber instituido la Iglesia que es su Cuerpo, en la que puede asumir, por así decirlo,

Hay una expresión conmovedora en los salmos. El salmista dice en su oración: ” Tus manos me han moldeado ” (Sal 119,73). Cada uno de nosotros puede usar esta hermosa imagen para recordarle al Señor que somos suyos. Podemos decirle: «Me pensaste y me quisiste y tus manos me crearon, me moldearon». Porque somos su obra, podemos aferrarnos a sus manos fuertes y todopoderosas con la certeza de que nos sujetan con firmeza. Incluso cuando nuestra confianza y fe se debilitan. Pase lo que pase o cualquier peligro que se nos presente, nos acercamos para darle al Señor la oportunidad de agarrarnos, sostenernos y retenernos firmemente a Él.

 

VIDA ETERNA EN PATRIMONIO

El segundo efecto de nuestra filiación se expresasiempre de San Pablo con esta afirmación: Y si somos niños, también somos herederos: herederos de Dios, coherederos de Cristo (Rm 8,17). La herencia que Dios reserva para sus hijos es la vida eterna, la inmortalidad en su Reino. Al respecto es bueno hacer una aclaración. La vida eterna y la resurrección son realidades que nos esperan no solo después de la muerte, sino que comienzan ahora, ya están en su lugar porque con el Bautismo morimos al pecado y resucitamos con Cristo. La realidad de la vida divina presente en nosotros se manifiesta en una vida libre de pecado y animada por la caridad de Cristo, para tener los mismos sentimientos de Cristo y sostenerse en la esperanza gozosa (cf. 12.12). En un texto de los primeros siglos de la era cristiana encontramos esta significativa afirmación: ” Quien dice primero muere y luego resucita, se equivoca”.”(Evangelio apócrifo de Felipe). Está equivocado, porque nuestra resurrección final será la manifestación plena de la vida divina que ya poseemos ahora mismo y que no se desvanece con nuestra muerte física.

Jesús no elimina la muerte física , también deja morir a sus amigos, pero los que permanecen unidos a él no tienen nada que temer. ¡En él está la fuente de la vida! Afirma: De cierto os digo la verdad: el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no va a juicio, sino que ha pasado de muerte a vida (5.24).

Estas palabras nos llevan a reconocer que para Jesús la supervivencia biológica pura no es el primer valor. El primer valor es estar con Él. Vivir con Cristo es la gran ganancia, porque aunque perdamos esta vida biológica, no perdemos la vida verdadera (cf. Hch, 20. 17-38). En resumen, el Señor nos invita a tener las prioridades correctas.

Ciertamente debemos estar atentos a nuestra salud , debemos salvaguardar nuestra vida natural, pero también saber que el valor último es la comunión con Cristo. Unida a él, la muerte ya no es el fin de todo, no es la disolución total, sino una puerta, un tránsito, un verdadero pasaje a la vida eterna. En la primera Plegaria Eucarística o “Canon Romano”, la Iglesia nos hace orar con estas palabras: Recuerda, Señor, a tus fieles que nos han precedido con el signo de la fe y duerme el sueño de la paz . Nuestros muertos son recordados con palabras llenas de dulzura y cariño, de veneración y de una atención reflexiva. Parece que escuchamos lo que dice el Libro de Apocalipsis: Bienaventurados los muertos que mueren en el Señor .Sí – dice el Espíritu – descansarán de sus labores, porque sus obras los siguen (Ap 14.13). Pero al mismo tiempo, los recomendamos al Señor, dando un buen informe, porque les dará la bienvenida a su Reino de paz, luz y alegría.: E ‘como si dijéramos: ” Los conocemos bien: eran buenos , lucharon en su camino para alcanzarte; dales la bienvenida, pues, porque son tuyos “. Los muertos, aunque ya no viven en el cuerpo, permanecen siempre unidos, aunque de manera misteriosa, a Cristo y al cuerpo de la Iglesia. Entre ellos y nosotros continúa habiendo un maravilloso intercambio de amor y verdadero bien.

 

CONCLUSIÓN

Si el hombre no es consciente de su destino, la vida pierde lentamente su sentido . Nietzsche lo dice incisivamente: “¿Qué significa nihilismo? Falta el objetivo; falta la respuesta al por qué… y en consecuencia se devalúan los valores supremos ”(Crepúsculo de los dioses). La fe es el secreto que nos libera del sinsentido porque a través de la fe descubrimos no solo el sentido último de nuestra existencia y la del mundo, sino también el sentido de todo lo que vivo hoy porque Cristo, que está presente ahora y obra y actúa en mi vida, me abre a un futuro de eternidad.

Pascal dijo que, sin Cristo, ni siquiera podríamos conocernos a nosotros mismos. Mucho menos conoceríamos a Dios, el significado de la vida, nuestra muerte y todo sería oscuridad y confusión. Cristo, por tanto, es necesario para que seamos humanos. El Papa San Pablo VI expresó la necesidad de Cristo con estas palabras: “Él está en la cima, es el término, es el punto focal, es el centro, da sentido, da valor, da forma, es la fuente, es la luz, es la palabra, redime, da fuerza… ¡Basta con Jesús! ”

 

Por MONSEÑOR FRANCESCO CAVINA.

ROMA, Italia.

DOMINGO 24 DE OCTUBRE DE 2021.

LANUOVB.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *