AméricaIGLESIA EN MOVIMIENTOEl líder de una pandilla de Haití amenaza con matar a misioneros estadounidenses secuestrados

ACNoctubre 21, 2021

Wilson Joseph, vinculado a la pandilla 400 Mawozo, publica un video en el que promete ‘poner una bala en la cabeza’ de 17 cautivos si no se cumplen las demandas.

El líder de la banda haitiana que, según la policía, tiene detenidos a 17 miembros de un grupo misionero secuestrado, ha amenazado con matarlos si no se cumplen sus demandas.

La gente coreó consignas contra el gobierno durante una protesta organizada por amigos y familiares de Biana Velizaire, quien fue secuestrada y retenida durante varios días por pandilleros, en Puerto Príncipe, Haití, el lunes 27 de septiembre de 2021. Policía haitiana en El lunes lanzó una operación especial en respuesta al reciente aumento de secuestros realizados por pandillas. (Foto AP / Rodrigo Abd)
‘Los haitianos son secuestrados todos los días’: los secuestros misioneros arrojan luz sobre la creciente crisis
Lee mas

En un video publicado en las redes sociales el jueves, Wilson Joseph, el supuesto líder de la pandilla 400 Mawozo, dijo: “Juro por el trueno que si no obtengo lo que estoy pidiendo, pondré una bala en el jefes de estos estadounidenses “.

Joseph también amenazó al primer ministro, Ariel Henry, y al jefe de la policía nacional de Haití, Léon Charles, mientras hablaba frente a ataúdes que aparentemente contenían a varios miembros de su banda que fueron asesinados recientemente.

“Ustedes me hacen llorar. Lloro agua. Pero los voy a hacer llorar sangre ”, dijo.

A principios de esta semana, las autoridades dijeron que la pandilla estaba exigiendo $ 1 millón por persona , aunque no estaba claro de inmediato si incluía a los cinco niños en el grupo, entre ellos un bebé de ocho meses. Dieciséis estadounidenses y un canadiense fueron secuestrados, junto con su conductor haitiaMás temprano el jueves, Christian Aid Ministries, con sede en Ohio, dijo que las familias de los que habían sido secuestrados son de amish, menonitas y otras comunidades anabautistas conservadoras en Ohio, Michigan, Wisconsin, Tennessee, Pensilvania, Oregón y Ontario, Canadá.

Weston Showalter, un portavoz del grupo religioso, leyó una carta de las familias de los rehenes, en la que decían: “Dios les ha dado a nuestros seres queridos la oportunidad única de vivir el mandato de nuestro Señor de amar a sus enemigos”.

El grupo invitó a las personas a unirse a ellos en oración por los secuestradores, así como por los secuestrados, y expresó su gratitud por la ayuda de “personas que tienen conocimientos y experiencia en lidiar con” tales situaciones.

“Ore por estas familias”, dijo Showalter. “Están en una situación difícil”.

El mismo día que los misioneros fueron secuestrados, una pandilla también secuestró a un profesor universitario de Haití, según un comunicado emitido el martes por la Oficina de Protección Ciudadana, con apariencia de defensor del pueblo. También señaló que un pastor haitiano secuestrado a principios de este mes no ha sido liberado a pesar de que se pagó un rescate.

“Los criminales … operan con total impunidad, atacando a todos los miembros de la sociedad”, dijo la organización.

Mientras tanto, cientos de manifestantes bloquearon carreteras y quemaron neumáticos en la capital de Haití para condenar una grave escasez de combustible y un aumento de la inseguridad y para exigir la dimisión del primer ministro.

Un manifestante amenaza con arrojar piedras a los automovilistas que intentan pasar un bloqueo de carretera establecido por manifestantes antigubernamentales en Puerto Príncipe el jueves.
Un manifestante amenaza con arrojar piedras a los automovilistas que intentan pasar un bloqueo de carretera establecido por manifestantes antigubernamentales en Puerto Príncipe el jueves. Fotografía: Odelyn Joseph / AP

La protesta dispersa tuvo lugar en el barrio de Delmas de Puerto Príncipe.

Además de los secuestros, las pandillas también son acusadas de bloquear terminales de distribución de gas y secuestrar camiones de suministros, lo que según las autoridades ha provocado una escasez de combustible.

Muchas estaciones de servicio ahora permanecen cerradas durante días seguidos, y la falta de combustible es tan grave que el director ejecutivo de Digicel Haití anunDIANció el martes que 150 de sus 1.500 sucursales en todo el país se quedaron sin diésel.

“¡Nada funciona!” se quejó Davidson Meiuce, quien se unió a la protesta del jueves. “Estamos sufriendo mucho”.

Algunos manifestantes levantaron carteleE GUAs, incluido uno que decía: “Abajo el alto costo de vida”.

Los manifestantes se enfrentaron con la policía en algunas áreas, y los oficiales dispararon gases lacrimógenos que se mezclaron con el denso humo negro que se elevaba de los neumáticos en llamas que servían como barricadas.

Alexandre Simon, un profesor de inglés y francés de 34 años, dijo que él y otros protestaban porque los haitianos se enfrentaban a situaciones tan espantosas.

“Hay mucha gente que no puede comer”, dijo. “No hay trabajo … Hay muchas cosas que no tenemos”.

 

TheGuardian.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *