VIDA Y FAMILIAPor 3 años, arzobispo italiano cancela padrinos de Bautismo y Confirmación: muchos son escogidos por compromisos y no por su rectitud moral

ACNoctubre 20, 2021

En la archidiócesis siciliana de Catania no se nombrarán padrinos para el bautismo y la confirmación durante los próximos tres años, debido a un decreto del arzobispo que ha entrado en vigor este mes. El prelado cree que la figura del padrino ha perdido el sentido para la que fue creada.

El arzobispo de Catania, Mons. Salvatore Gristina, ha dicho que decidió suspender temporalmente el nombramiento de padrinos y madrinas de confirmación porque la tradición se había convertido en una «costumbre social en la que la dimensión de la fe es poco visible.»

Catania es la segunda ciudad más grande de la isla italiana de Sicilia, situada en la base del volcán activo, el Etna. La ciudad tiene una larga historia católica, y su primer obispo se remonta al siglo I, San Birilio, que según la tradición local fue ordenado por el propio San Pedro.

Pero el arzobispo dijo que en el «contexto socio-eclesial» actual de Catania, en particular con «la situación familiar irregular de tantas personas», a menudo quienes fueron seleccionados por las familias para ser los padrinos o madrinas de la Confirmación no cumplen los requisitos canónicos para el papel.

«La tradición secular de la Iglesia establece que el padrino o la madrina acompañen a la persona que se bautiza o confirma, para que puedan ayudarle en el camino de la fe», escribió Gristina en el decreto emitido «ad experimentum e ad triennium» (por un período experimental de tres años).

Gristina dijo que más importante que la presencia de los padrinos en el bautismo mismo es que cumplan su «verdadera función eclesial».

Según el Libro IV del Código de Derecho Canónico de la Iglesia Católica, los padrinos de bautismo deben ser católicos «que lleven una vida de fe acorde con la función que han de asumir.»

La función de un padrino es ayudar «al bautizado a llevar una vida cristiana acorde con el bautismo y a cumplir fielmente las obligaciones inherentes al mismo.»

La ley no estipula que se requieran padrinos para el sacramento, sólo que «en la medida de lo posible, se le dará un padrino a la persona que va a ser bautizada.»

El derecho canónico tampoco exige de forma absoluta un padrino de confirmación, pero debe darse «en la medida de lo posible» para que cumpla la función de cuidar que «el confirmado se comporte como un verdadero testigo de Cristo y cumpla fielmente las obligaciones inherentes a este sacramento.»

El decreto, que se emitió por primera vez en marzo, entró en pleno vigor el 1 de octubre, tras un periodo provisional del 25 de mayo al 30 de septiembre que permitió que se celebraran los bautizos ya programados con padrinos seleccionados, muchos de ellos aplazados debido a las restricciones de cierre anteriores del COVID-19.

Gristina dijo que su decisión de emitir el decreto fue tomada en consulta con los miembros del consejo presbiteral diocesano, la mayoría de los cuales expresó una opinión favorable en 2019.

Monseñor Salvatore Genchi, vicario general de Catania, expresó su esperanza en una entrevista con la revista italiana Famiglia Cristiana de que la suspensión temporal de tres años de los padrinos de bautismo sea una ocasión de renovación en la que los católicos lleguen a comprender mejor lo que la Iglesia espera de los padrinos.

«Esperamos que las cosas cambien, y que quien vaya a ser padrino o madrina lo haga realmente porque tiene la intención de ser testigo de un camino de fe», dijo Genchi.

El papel de la Mafia

La prohibición de los padrinos apareció en un artículo del New York Times del 16 de octubre, en el que se decía que los fiscales italianos han utilizado los bautismos como forma de medir la influencia de los jefes de la mafia. Citaba a un sacerdote de Catania que decía que en algunos casos se habían proferido «amenazas contra el párroco» para presionar al clérigo a fin de que permitiera el nombramiento de algunos «personajes espiritualmente cuestionables» como padrinos.

El Vaticano creó un grupo de trabajo a principios de este año para estudiar la mejor manera de separar las organizaciones criminales como la mafia de las tradiciones católicas.

El grupo de ocho miembros dedicado a estudiar la «excomunión de la mafia» es una iniciativa del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral del Vaticano.

Durante una visita al sur de Italia en septiembre de 2020, el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, dijo que la devoción mariana en particular debe ser salvaguardada de la explotación mafiosa.

«La piedad popular es un gran tesoro del que la Iglesia no puede prescindir precisamente porque sostiene la fe en todas las situaciones. Pero también necesita ser purificada de algunos elementos que no son apropiados, tanto más si son elementos del hampa o criminales», dijo Parolin en una misa en Calabria, la región que alberga al sindicato del crimen organizado ‘Ndrangheta, uno de los grupos mafiosos más poderosos de Italia.

«Hay mucho trabajo por hacer al que los pastores se dedican con gran atención… Debemos tener cuidado de no tirar el bebé con el agua de la bañera», dijo el cardenal.

 

InfoCatólica.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *