LIBERTAD CATÓLICALa católica Polonia desenmascara a los jacobinos europeos que la fuerzan a la sodomización infantil

ACNoctubre 19, 2021
  • Con una carta a las máximas instituciones de la UE, el Primer Ministro polaco, Morawiecki, explica que su país no pretende salir de la UE pero tampoco pretende ser aplastado por un centralismo que pisotea las competencias nacionales, ignorando los tratados.
  • El primer ministro polaco denuncia la Europa de los “dobles raseros”, recordando que las decisiones tomadas por el Tribunal Constitucional en Polonia son las mismas que las de muchos tribunales supremos en Francia, Alemania e Italia.
  • Pero Bruselas y Estrasburgo confirman sus prejuicios: la presidente de la Unión Europea, von der Leyen, declara que en cualquier caso la “Comisión actuará contra Polonia”. Macron y Merkel invitan al diálogo. ¿Qué línea prevalecerá en el Consejo Europeo?

En la carta enviada el 18 de octubre al presidente del Parlamento Europeo, a los miembros de la Comisión y a los primeros ministros del Consejo Europeo, el primer ministro polaco Mateusz Morawiecki dejó las cosas claras: somos europeos, no saldremos de la UE. , no intimidaremos a quienes están conduciendo a las instituciones comunitarias hacia un centralismo opresivo.

El debate en curso en el Parlamento Europeo contra Polonia demuestra una furia jacobina que pone a Europa en grave peligroLa carta de Morawiecki reveló el prejuicio total del Parlamento y Ursula von der Leyen. El primer ministro polaco demuestra la falta de fundamento de las razones de la Comisión para sancionar a Polonia.

Estados de Morawiecki: «Te escribo esta carta para tranquilizarte y al mismo tiempo para preocuparte. Quiero asegurarles que Polonia sigue siendo un miembro fiel de la Unión Europea (…) que es una organización basada en tratados comunes, establecida por todos los Estados miembros que han confiado un cierto número de competencias a instituciones comunes y han regulado conjuntamente muchas sectores de la vida a través de la legislación europea. Polonia respeta este derecho y reconoce su primacía sobre las leyes nacionales, de conformidad con todas nuestras obligaciones en virtud del Tratado de la Unión Europea. Sin embargo, al mismo tiempo, quiero que te preocupes (…). Deberíamos preocuparnos por la transformación gradual de la Unión en una entidad que dejaría de ser una alianza de Estados libres, iguales y soberanos para convertirse en un único organismo gestionado centralmente. gestionado por instituciones privadas de control democrático por parte de los ciudadanos de los países europeos. Si no detenemos este fenómeno, todos sentirán los efectos negativos. Hoy sólo puede afectar a un país, mañana, con otro pretexto, otro. Por eso les pido que escuchen los argumentos polacos, se refieran a ellos y estén abiertos al diálogo ”.

No hubo diálogo durante el extenso debate que comenzó ayer en el Parlamento , solo insultos y acusaciones totalmente infundadas. Morawiecki, por su parte, pide un debate sobre el fondo de las acusaciones contra su país y recuerda en su carta cómo las decisiones tomadas por el Tribunal Constitucional polaco son las mismas que en muchos tribunales supremos de Alemania, Francia, Italia, España. , Dinamarca, Rumania, República Checa. Y que el propio Tribunal polaco y el Gobierno de Polonia nunca habían sido impugnados con decisiones similares en 2005, 2006, 2010 o 2011, cuando otros gobiernos y otros jueces estaban en funciones.

Según las pretensiones de la Corte y la Comisión Europea, explica Morawiecki, «Los jueces de los tribunales polacos estarían obligados a aplicar el principio de la primacía del derecho europeo no solo a las leyes nacionales de rango ordinario, lo que no suscita ninguna duda, sino también a violar su propia Constitución y las propias sentencias. Tribunal Constitucional … [esto] llevaría a la conclusión de que millones de sentencias dictadas en los últimos años por los tribunales polacos podrían ser impugnadas arbitrariamente y miles de jueces destituidos. Esto no solo sería una violación directa de los principios de independencia, inmovilidad, así como de estabilidad y certeza del derecho a la justicia, que se derivan directamente de la Constitución polaca, pero también conduciría a una rebaja del estándar constitucional de protección judicial de los ciudadanos polacos y, en consecuencia, a un caos legal inimaginable con graves consecuencias para todos. Ningún estado soberano puede aceptar tal interpretación. Aceptarlo se traduciría efectivamente en que la Unión Europea dejaría de ser una unión de países libres, iguales y soberanos “y se transformaría en un estado centralista donde los estados actuales se convertirían en meras provincias sobre las que imponer toda la voluntad”.

Ayer en Estrasburgo, el primer ministro polaco reafirmó entonces toda la dignidad y firmeza de su país, acusando a Europa de un doble rasero … Polonia es atacada de manera parcial e injustificada. Las reglas del juego deben ser las mismas para todos. No está permitido hablar de sanciones ”,“ matar de hambre ”a los estados no subordinados. Polonia no tiene intención de renunciar a sus competencias nacionales. La presidente von der Leyen, que habló en el debate parlamentario, mostró en cambio una inigualable insolencia e irresponsabilidad, diciendo que en cualquier caso la “Comisión actuará contra Polonia”, sólo tiene que decidir qué instrumento utilizar. El debate parlamentario, en la que participan muchos diputados, continuará hasta el jueves cuando se votará otro documento más que, presumiblemente, pedirá a la Comisión que bloquee los fondos de Recuperación a Polonia.

La situación es incandescente . La última ‘vergüenza’ para la Comisión fue el veto de Varsovia a la adopción de las conclusiones del “Consejo sobre la estrategia de la UE sobre los derechos del niño” el pasado 7 de octubre, que podría haber llevado, entre otras cosas, a la imposición del legalización obligatoria de los “matrimonios” entre personas del mismo sexo y adopción de niños por parejas LGBT. El Parlamento Europeo fue desenmascarado por el presidente del Consejo de la UE, el esloveno Janez Janša, quien con un tuit del 14 de octubre acusó a muchos miembros de ser “títeres de Soros”.

El 15 de octubre, el Parlamento Europeo amenazó con denunciar a la Comisión ante el Tribunal de Justicia si no actúa rápidamente contra Polonia y Hungría. El mismo día, Merkel y Macron pidieron públicamente al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que no incluyera ningún punto sobre el “estado de derecho” en Polonia y Hungría, o sobre el recorte de fondos para los dos países, invitando a una reanudación. de diálogo. El 21 y 22 de octubreSe celebrará el Consejo Europeo: veremos si el sentido común franco-alemán o la furia jacobina de la Comisión y el Parlamento Europeo prevalecen en la reunión de los jefes de gobierno europeos. Dos visiones opuestas, la respetuosa de las identidades y la subsidiariedad versus la del neocentralismo democrático y soviético.

 

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *