VIDA Y FAMILIAEnfrentan al gobierno por promocionar la transexualidad en las escuelas, padres de familia británicos

ACNoctubre 18, 2021

Los padres cristianos que fueron los primeros en luchar contra la ideología trans que se impartía en la escuela primaria de su hijo hace cuatro años, están emprendiendo ahora acciones legales contra el gobierno británico.

Nigel Rowe, de 48 años, y su esposa, Sally, de 46, solicitan una revisión judicial por la negativa del Departamento de Educación a intervenir en su caso y por la promoción de lo que los abogados describen como «directrices políticamente partidistas» de las escuelas transgénero de Cornualles, una escuela primaria de la Iglesia de Inglaterra. Así lo ha comunicado el Centro Jurídico Cristiano (CLC por sus siglas en inglés), que apoya a la pareja de la Isla de Wight.

El matrimonio ha acusado al gobierno británico de no proteger a sus hijos y a otros niños de las directrices transgénero que se están aplicando en las escuelas de todo el país. Estas directrices incluyen permitir a los estudiantes entrar en los baños del sexo opuesto y enseñar a los niños a una edad temprana a afirmar el travestismo y la transexualidad.

Los objetivos de las directrices, que fueron publicadas en 2015 por los defensores de la transexualidad, incluyen «garantizar que los profesores y los gobernadores traten los asuntos trans de forma inclusiva; beneficiarse del asesoramiento y la orientación profesional; promover la inclusión para todos dentro de la educación mejorando los servicios para los niños y estudiantes trans; y empoderar a los partidarios de los alumnos y estudiantes trans proporcionando una orientación práctica a sus experiencias.»

Las directrices fueron refrendadas como mejores prácticas por otras escuelas y autoridades locales, e incluso por el Departamento de Educación desde 2018.

En julio de 2017, la Iglesia de Inglaterra (ndr:comunión eclesial anglicana) escribió a los Rowes, dándoles la opción de afirmar la transexualidad, que creen que es perjudicial, o ser tachados de «transfóbicos», explica el CLC.

«Debido a que se sintieron incapaces de aprobar el enfoque de afirmación transgénero, se vieron obligados a abandonar la escuela. Como resultado, han estado educando a sus dos hijos en casa durante los últimos cuatro años y creen que han sido reivindicados a medida que el impacto perjudicial de la ideología trans en la educación se expone más claramente»

Los padres explicaron previamente que en 2015, un niño de la clase de su hijo mayor decidió que quería vestirse e identificarse como una niña, y la escuela lo trató como tal.

«No hubo ninguna consulta con otros padres. Nuestro hijo, al igual que otros, estaba al inicio de la vida escolar, y con la sugerencia de la escuela de que los niños pequeños pueden cambiar de género. Así que sentimos que no podíamos permitirle seguir asistiendo a la escuela», dijo Sally Rowe.

Y en breve se produjo una situación similar, añadió Nigel Rowe:

«Increíblemente, una situación similar volvió a ocurrir cuando nuestro hijo menor tenía 6 años. Un niño, también de 6 años, llegaba al colegio un día como niño y otro día como niña.

Como era de esperar, planteamos nuestra preocupación a la escuela cuando nuestro hijo llegó del colegio diciendo que estaba confundido sobre por qué y cómo un niño era ahora a veces una niña.

A los 6 años los niños están explorando todo tipo de ideas y sentimientos nuevos. No tienen la estabilidad emocional ni la madurez necesaria para tomar una decisión que les cambie la vida, aunque haya que tomarla. Esta vez realmente sentimos que teníamos que desafiar a la escuela».

También en 2017, la directora de la escuela primaria de la Iglesia de Inglaterra dijo a los Rowes que «si un niño quiere hacer eso [identificarse como el sexo opuesto], entonces sólo tenemos que aceptarlo.»

La directora añadió que podría perder su trabajo si no seguía las directrices.

Los padres se pusieron entonces en contacto con la diócesis anglicana de Portsmouth y con el Director de Educación de la Iglesia de Inglaterra.

Sin embargo, la escuela, tras asesorarse con la Diócesis de Portsmouth, citó las directrices para defender su comportamiento.

La escuela dijo que había adoptado políticas para hacer frente al llamado «comportamiento transfóbico», que incluía negarse a creer que alguien pueda cambiar su género. La escuela también tomó medidas contra quienes se negaran a utilizar los pronombres elegidos por alguien, o lo que consideraba «pronombres inapropiados para el género».

La escuela añadió que no «exigía ninguna evaluación e informe médico/psicológico formal cuando un alumno pretendía ser tratado como transexual».

Sally Rowe explicó:

«No es posible que los cristianos creyentes en la Biblia eduquen a sus hijos de acuerdo con sus creencias bajo este tipo de políticas y enfoques

 

CP/InfoCatólica.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *