LIBERTAD CATÓLICASi el asesinado es católico o es conservador…vale menos. Nadie protesta.

ACNoctubre 17, 2021

Una vida es siempre una vida y no se aceptan compromisos contra el terrorismo.

Hermosas palabras. De hecho, príncipes inmortales. Lástima que en los telediarios y en las páginas de los periódicos hasta la vida y la muerte, así como la indiferencia y la indignación, acaben adaptándose a la vara de lo políticamente correcto. Así, cuando el parlamentario laborista Jo Cox, un cáustico opositor del no-Brexit y valiente exponente del pensamiento progresista británico, fue asesinado por el arma y el cuchillo de un fanático nacionalista inglés, la indignación inmediatamente involucró y trastornó a los medios de comunicación de todo el mundo. Y, en el espacio de unas pocas horas, ese crimen se convirtió en una apertura obligada para los noticieros televisivos y los periódicos. Cuando en cambio, el terrorismo ha vuelto a poner un pie en Gran Bretaña golpeando a un autoritario diputado conservador y católico asesinado en la cama, ya simbólica y sacrílega, de una iglesia, el mundo mediático parecía vacilar. 

Como si, de hecho, el cuerpo destrozado de un conservador de derecha no valiera tanto como el de una mujer de izquierda y laborista. De modo que, hasta que a la noticia del asesinato de Sir David Amess se le añadió la certeza de una connotación terrorista, todo parecía permanecer sometido, casi ignorable. O, al menos, redimensionable. 

Como si, sobre la base de los principios y valores actuales, la vida de un político conservador molesto, religioso a la antigua y demasiado rápido para defender a los animales en lugar de a los migrantes, fuera ideológicamente menos relevante, humanamente menos significativa y periodísticamente menos importante. Para devolver la dignidad a esa muerte, la indignación por la sangre derramada en el cementerio y el peso en la noticia, se hizo necesario el agravante del terrorismo. 

La mano asesina fue la de un fundamentalista islámico de origen somalí, radicalizado, pero aparentemente al que Scotland Yard todavía no le había prestado atención. 

Pero en el mundo mayoritariamente “liberal” de los medios de comunicación, incluso la execración y la condena tienen su momento. Son inmediatas y casi instintivas si el asesino, empujado por impulsos trumpianos, hunde el cuchillo gritando “Inglaterra primero”Deben ser evaluados, pesados ​​y elaborados, esforzándose por no ofender al Islam, cuando el asesino grita “Alá es grande”. 

Pero cuidado, la indignación al mando, sensible solo a las luces verdes de lo políticamente correcto, es muy peligrosa. Especialmente cuando se aplica a las víctimas de un terrorismo que no hace distinciones y considera a todos los “infieles” culpables de no creer en la predicación de Mahoma para ser eliminados. También porque, como se tiende de buena gana a olvidar a quienes temen ofender al mundo musulmán, las mujeres, los homosexuales y las minorías étnicas y religiosas.

ilgiornale.
17 de octubre de 20921.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *