EL MUNDOIGLESIA EN MOVIMIENTOCrisis de la Iglesia: en vez de llevar la Iglesia al mundo…metieron al mundo dentro de ella, terminado el Concilio Vaticano

ACNoctubre 17, 2021

Se dice que al final de todo, al final de los tiempos, cuando todo haya caído, la Iglesia seguirá ahí, en pie, porque nació para (r) existir y prevalecer sobre las puertas del Inframundo. Es un dicho, o más bien una profecía, que deja indiferentes a los incrédulos y que claramente infunde esperanza y optimismo en los creyentes, seguidores de Cristo y fieles de su representante en la Tierra, el Papa.

En dos milenios de historia, de hecho, la Iglesia ha demostrado repetidamente su presunta naturaleza de otro mundo y sobrenatural, venciendo enemigos aparentemente invencibles y sobreviviendo a persecuciones extensas, atroces y duraderas. Y mientras Nerón , Napoleón , Adolf Hitler y la Unión Soviética fueron vencidos por el abrumador movimiento de la historia, ella, la Iglesia, el último vestigio de la Res publica christiana , sigue aquí.

La verdadera pregunta, habiendo tomado nota de los hallazgos que surgieron de la lectura de la historia, es: “¿cuánto durará ese estado de invencibilidad?”. Porque la secularización del rebaño y la corrupción moral de los pastores, en efecto, parecen estar triunfando donde los perseguidores de la Iglesia de los siglos pasados ​​no lo han logrado: transformar la religio mundi en memoria. Dos motivos, la secularización de los creyentes y el declive de los clérigos, que animaron al actual pontífice, Francisco de Buenos Aires , a bendecir la inauguración de un hecho trascendental: el momento de gran reflexión sobre el futuro de la Iglesia.

La iniciativa

El Papa Francisco ha inaugurado recientemente lo que, por muchos observadores, es considerado el intento más ambicioso de reforma de la Iglesia Católica de los últimos sesenta años. Y si este intento terminará antes o después del Concilio Vaticano II , solo se sabrá en dos años, es decir, cuando todo terminará, o mejor dicho, cuando todo tendrá un nuevo comienzo.

Lo que pasó es que el pontífice reinante, la semana pasada, bendijo el inicio de una gigantesca consulta, con fines informativos y inquisitoriales, que enganchará a los agentes del Ayuntamiento en todo el Orbe durante dos años. Los hombres del Papa llegarán a cada una de las más de doscientas veinte mil parroquias ubicadas en todo el mundo, desde Italia hasta Papúa Nueva Guinea , con el fin de recopilar información útil para la elaboración de una agenda para el futuro.

Una vez finalizada la primera fase, la de escuchar las necesidades y deseos de las diócesis y parroquias, pasará a la número dos, la continental, que verá a los obispos involucrados en una discusión sobre los resultados que surgieron en el campo y que serán preparatorio para entrar en la tercera y última etapa, la universal. Este último, que será el punto final de este largo proceso consultivo, rebautizado oficialmente como ” Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión “, se formalizará en la Ciudad Eterna en octubre de 2023.

Entre la vida y la muerte

La inauguración de las obras de construcción del intento más monumental de reforma de la Iglesia católica bimilenaria tiene lugar en un contexto de trágicos acontecimientos y estadísticas sombrías. Acontecimientos trágicos como el estallido de escándalos sexuales de inmensas proporciones, capaces de decapitar diócesis enteras de un solo golpe y empañar indeleblemente la imagen de la Iglesia, como los recientes en Francia , donde un informe de investigación reveló más de 300.000 actos de violencia contra menores por parte de pedófilos en sotana y sacristanes desde 1950 hasta hoy – y Canadá – el descubrimiento de fosas comunes en la Escuela Residencial Indígena Marieval. Y estadísticas sombrías, como las de cada una de las tierras que han surgido, que hablan del catolicismo como una religión en decadencia y retirada (casi) en todas partes.

Este proceso consultivo nació bajo los mejores auspicios y comenzó casi sesenta años después del Concilio Vaticano II (CVII), ese evento que debería haber llevado a la Iglesia al mundo y que, en cambio, condujo al mundo dentro de él, catalizando la secularización en Occidente. , Protestantización en América Latina y expansión de la corrupción (física y moral) entre los clérigos.

Quienes tienen fe en el Papa esperan que el Sínodo de Reflexión pueda cerrar definitivamente la era del CVII, consagrando el amanecer de la era de la curación, mientras que los detractores lo consideran tanto una pérdida de tiempo, atención y dinero como una herramienta útil. el frente progresista para allanar el camino para una inversión de dogmas y enseñanzas, desde la ordenación sacerdotal abierta a las mujeres hasta la aceptación de la homosexualidad.

Sin embargo, es (demasiado) pronto para formular escenarios y pronósticos, también porque la consulta acaba de comenzar. Una cosa, sin embargo, es cierta, conocida y conocida: a los agentes del obispo de Roma no se les concederá el lujo del error, porque lo que está en juego, más que una reforma estructural, es el destino mismo de la Iglesia católica, esa religión que , nacido para (r) existir hasta el fin de los tiempos, no puede ir más allá del siglo XXI.

 

Emanuel Pietrobon.
17 DE OCTUBRE DE 2021.

Buenos Aires, Argentina.

clarín.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *