AsiaIGLESIA EN MOVIMIENTOLIBERTAD CATÓLICATras 15 años de prisión y nunca sumiso a “religiosos” ligados al Partido Comunista, falleciò obispo emérito chino

ACNoctubre 14, 2021
  • Llevaba días hospitalizado, en estado grave. Tenía 99 años.
  • Se formó y trabajó con los Padres del PIME de Kaifeng y Weihui.
  • Durante la Revolución Cultural, fue condenado a 15 años de prisión. Obispo ordinario desde 1999, nunca se sometió fácilmente al “patriotismo” de las autoridades religiosas vinculadas al Partido Comunista Chino.

Ayer, a las 20 horas (hora local), falleció Mons. Stephen Yang Xiangtai, obispo emérito de Handan. AsiaNews había informado sobre su hospitalización y su grave estado de salud. Mons. Yang falleció en el hospital de Weixian, en el territorio de su diócesis. Tenía 99 años.

Es una pérdida dolorosa no sólo para la Iglesia en China, sino también para el Instituto Pontificio para las Misiones Extranjeras (PIME), porque Mons. Yang creció, se formó y trabajó junto a los padres del PIME de Kaifeng y Weihui (ahora Anyang) en Henan. Siempre los recordaba con alegría.

El obispo Yang nació el 3 de enero de 1923 (17 de noviembre de 1922 según el calendario lunar) en el pueblo de Gaocun, en el seno de una familia católica que lo bautizó inmediatamente después de su nacimiento. En aquella época, el pueblo formaba parte de la diócesis de Weihui (actual Handan), que estaba bajo el cuidado de los misioneros del PIME.

Tras asistir a un jardín maternal de su pueblo, a partir de 1933 el obispo Yang estudió en la escuela primaria católica de Wu’an. Dos años más tarde ingresó en el seminario menor de la diócesis de Weihui. En 1940, comenzó a estudiar filosofía y teología en el seminario regional de Kaifeng. El 27 de agosto de 1949 fue ordenado sacerdote por el arzobispo local, Mons. Gaetano Pollio, misionero del PIME. Tras su ordenación, trabajó como asistente en la Iglesia de Nanguan, en Kaifeng.

A finales de la década del ’50, otro misionero del PIME, Mons. Mario Civelli, obispo de Weihui, le asignó el distrito de Wu’an. En la primavera de 1954, la policía detuvo a Yang, pero tras su juicio pudo reanudar su ministerio. En julio de 1966, durante la Revolución Cultural, fue arrestado nuevamente. No fue juzgado sino hasta octubre de 1970: lo condenaron a 15 años de prisión. Para su “reeducación”, primero fue enviado a los campos de trabajo forzado de Quzhou, luego a la fábrica de ladrillos de Handan y finalmente a una fábrica de sal de Tangshan.

En el contexto de las reformas y la apertura promovidas por Deng Xiaoping (a finales de 1978), Yang fue rehabilitado y liberado el 15 de marzo de 1980, absuelto de todos los cargos. Ejerció su ministerio en los distritos de Handan, Cixian, Shexian y Wu’an, zonas que con la nueva división administrativa habían pasado a formar parte de la provincia de Hebei y de la diócesis oficial de Handan. En 1988, fue nombrado rector del seminario diocesano y capellán de la Congregación de la Consolación del Espíritu Santo. El obispo Chen Bailu lo nombró vicario general de la diócesis.

El 30 de noviembre de 1996, el obispo Chen ordenó a Yang como su obispo coadjutor en la iglesia de Caozhuang, distrito de Yongnian. El 17 de septiembre de 1999, tras la jubilación del obispo Chen, el obispo Yang se convirtió en obispo ordinario de la diócesis de Handan

El 21 de junio de 2011, en la iglesia de Feixiang, consagró al obispo Joseph Sun Jigen como su obispo coadjutor. Lo hizo en secreto, pocos días antes de la fecha oficial. Con ello, procuraba evitar que la ceremonia de consagración -ya aprobada tanto por la Santa Sede como por las autoridades chinas- fuera presidida por un obispo ilegítimo.

En el comunicado oficial sobre la muerte del prelado, la diócesis de Handan afirma: “El obispo Yang mostró una fuerte lealtad al Señor; fue amable con todos, sencillo en su vida y tuvo una dedicación constante a su rebaño, y esto durante 72 años. Ahora que ha concluido su viaje, invitamos al clero, a las hermanas y a los fieles a rezar para que su alma descanse en paz y a interceder por su pronta entrada en el descanso eterno.

Mons. Yang no era un obispo “clandestino”, pero nunca se sometió fácilmente al “patriotismo” de las autoridades religiosas vinculadas al Partido Comunista Chino. A modo de ejemplo, en 2015 apoyó las valientes protestas del clero de Wenzhou contra la demolición de cruces en la provincia de Zhejiang.

 

Beijing, China

AsiaNews

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *